Despliega el menú
Huesca

huesca

Huesca recupera la gestión pública de la limpieza viaria con sueldos de 1.300 euros, el doble que cuando se privatizó

El pleno del Ayuntamiento aprueba la encomienda a Grhusa que validó el TSJA. Ha sido apoyado por PSOE, Ciudadanos, Con Huesca-Podemos Equo y Vox mientras que el PP ha votado en contra.

Un trabajador del servicio de limpieza viaria de Huesca.
Un trabajador del servicio de limpieza viaria de Huesca.
Verónica Lacasa

El Ayuntamiento de Huesca ha aprobado definitivamente la recuperación de la gestión pública de la limpieza viaria, que entre 2013 y 2017 pasó a manos de la empresa FCC tras la privatización impulsada por el PP. El anterior equipo de gobierno que lideraba el PSOE se comprometió a remunicipalizar el servicio, a iniciativa de Cambiar, pero un recurso de los populares logró paralizar el proceso durante tres años, hasta que el TSJA validó el acuerdo

El pleno municipal ha dado el visto bueno a esta encomienda al Consorcio de la Agrupación Nº 1 de Huesca, de quien depende la empresa pública Grhusa, garantizando con ello unos salarios mínimos para los trabajadores de 1.300 euros al mes aproximadamente, el doble que cuando se privatizó. También supondrá un ahorro para las arcas municipales, que destinarán 2,5 millones de euros al año para su financiación frente a los 2,75 previstos en la licitación del contrato a una empresa externa que se convocó en su día (más de 22 millones de euros para 8 años) y que se anuló tras la resolución judicial. 

El dictamen final ha contado con el apoyo de PSOE, Ciudadanos y Con Huesca-Podemos Equo, mientras que el PP ha variado su habitual abstención en este asunto desde que se conoció la sentencia del TSJA y ha realizando "un voto técnico en contra".

El concejal de Servicios Generales, Roberto Cacho, se ha felicitado por "poner fin a tres años de proceso judicial basado en la obsesión del PP por la privatización con lo que Huesca ya no será noticia por el hecho de que hombres y mujeres de esta ciudad que desempeñen un trabajo directo o indirecto para el Ayuntamiento puedan verse frente a salarios de 650 euros al mes por una jornada completa, algo más propio de la España feudal". 

También su compañero de equipo de gobierno José María Romance, como portavoz del PSOE, ha calificado de "vergüenza" la privatización que impulsaron los populares en su día "con salarios de miseria", y ha criticado las "trabas" que han puesto en estos últimos. "No les importa la eficiencia del servicio, ni el ahorro de dinero, ni las condiciones laborales de los trabajadores. Porque ustedes no creen en lo público y nosotros sí", ha manifestado, al tiempo que les ha pedido que se disculpen "como mínimo".

Ciudadanos ha votado a favor porque esta fórmula ofrece "unas condiciones laborables justas y un coste menor que la privatización", ha señalado Enrique Novella, quien ha advertido también de que también están vigilantes para que estas mejoras, incluida la próxima adquisición de maquinaria más eficiente, se vea reflejada en la limpieza de la ciudad.

Desde el grupo de Con Huesca, Guillemo Boix ha valorado el trabajo que realizaron en el pasado mandato los miembros de Cambiar para hacer posible la remunicipalización. Y también ha coincidido en que con esta solución Grhusa asegura "una calidad en las condiciones laborales y en la prestación de servicio y unas contrataciones transparentes".

Desde Vox, Antonio Laborda ha pedido pasar página y ha defendido la solución acordada "porque nosotros siempre vamos a defender los trabajos dignos y ahora los empleados de Grhusa van a tenerlos para poder sacar adelante a sus familias", ha recalcado. Y ha criticado al PP por "seguir poniendo palos en las ruedas".

Mientras, desde el PP, Gerardo Oliván ha defendido su actuación en este asunto recordando que el Tribunal de Contratos Administrativos de Aragón les dio en su día la razón y ha acusado al resto de grupos de validar con esta encomienda el "clientelismo político". También ha valorado que después de más de tres años "ya es hora de poner en marcha un servicio con todas las garantías legales".

Los populares han presentado una enmienda solicitando que Grhusa convoque un proceso para cubrir los puestos subrogados siguiendo criterios de igualdad, mérito y capacidad como en otras plazas de empleo público. Sin embargo, el resto de grupos han votado en contra. Desde el equipo de gobierno socialista han replicado que esta subrogación es "obligatoria" según el Estatuto de los Trabajadores.

El CDAN llega también al pleno

La reciente polémica sobre la gestión del CDAN, que ha acabado con el cese de su director, también ha ocupado una parte del debate con un cruce de acusaciones entre el PP y el PSOE. La concejala popular Teresa Moreno, considera que "es imposible gestionar tan mal" y tras enumerar las deficiencias y averías que presenta el centro, ha reclamado la destitución de la secretaria. 

La propuesta del PP ha tenido el único apoyo de Con Huesca. Para su portavoz, Óscar Sipán, "el CDAN es la historia de un fracaso político" y ha denunciado la destitución de Juan Guardiola y que el centro pase ahora a depender de la directora del Museo de Huesca "porque no es lo mismo pilotar un helicóptero que una avioneta", ha dicho.

Desde el PSOE, Ramón Lasaosa ha acusado a los populares de utilizar el CDAN como "arma de enfrentamiento político" y de "herir de muerte" el proyecto con los recortes que aplicaron cuando gobernaban en el Ayuntamiento y el Gobierno de Aragón. Además, ha criticado duramente al exdirector por su "megalomanía incoherente" al presentar en su día un ambicioso plan estratégico "sin ninguna memoria económica".

José Luis Cadena, de Ciudadanos, también ha votado en contra porque, a su juicio, "no busca soluciones a un fracaso político colectivo". Mientras, Antonio Laborda, de Vox, ha calificado de "despropósito" la gestión "porque cualquier museo de pueblo tiene más visitantes".

Siete mociones más a debate

Durante el pleno se han debatido otras siete propuestas de resolución. De ellas, han salido adelante por unanimidad una de Con Huesca sobre la elaboración y puesta en marcha de un plan de eliminación de las conducciones de fibrocemento de la red de agua potable de la ciudad de Huesca; y otras dos de Ciudadanos sobre la asunción del compromiso ético de pedir la dimisión o cesar de manera inmediata a cualesquier cargo público que se salte el plan de vacunación (el alcalde, Luis Felipe, ha asegurado que no se ha vacunado ninguno de los 25 concejales); y para reformar y acondicionar la anterior sede de Servicios Municipales para convertirlo en un espacio multidisciplinar.

También ha aprobado por una amplia mayoría una propuesta del PP que insta al Gobierno de Aragón a que lleve a cabo diversas actuaciones en el proceso de vacunación; y otra de Con Huesca relativa al apoyo al pueblo saharaui en su derecho a la autodeterminación.

Etiquetas
Comentarios