Despliega el menú
Huesca

Amazon abrirá en Huesca a finales de 2021 pero supedita las otras dos fases a la "demanda del mercado"

El Inaga aprueba la declaración de impacto ambiental. El gigante tecnológico creará hasta 60 empleos en un horizonte de cinco a diez años.

Zanjas excavadas para el tendido de redes en las parcelas compradas por Amazón en Plhus.
Zanjas excavadas para el tendido de redes en las parcelas compradas por Amazón en Plhus.
Pablo Segura

El centro de almacenamiento de datos que instalará Amazon Data Services Spain en la plataforma logística de Huesca (Plhus), uno de los tres que construirá en Aragón junto a los de Villanueva de Gállego y El Burgo de Ebro para garantizar sus servicios en la nube y que estarán conectados entre sí mediante una red de fibra, se desarrollará en tres fases. La primera se ejecutará en un período de 12 meses con el objetivo de que esté completa en el último trimestre de 2021. Y las otras dos fases se programarán "en base al crecimiento de la demanda del mercado" dentro de un horizonte de 5 a 10 años.

Así lo detalla el gigante tecnológico en la memoria de la solicitud de declaración de impacto ambiental que acaba de resolver positivamente el Instituto Aragonés de Gestión Ambiental (Inaga) para esta planta de almacenamiento de datos y procesos asociados. En ella se incluye la producción de energía eléctrica con instalaciones de combustión por motores diésel, con una potencia térmica nominal de 294,4 MWt.

3 turnos para cubrir las 24 horas

El régimen de funcionamiento del centro está previsto que vaya aumentando con el avance de las fases de implementación hasta alcanzar un total de 60 trabajadores (30 por edificio), que se distribuirán en tres turnos de trabajo 24 horas al día y 365 días al año.

El proyecto de Amazon en Plhus ocupará una superficie de 157.727 metros cuadrados y prevé levantar dos edificios de almacenamiento de datos (46.088 m2). Ambos dispondrán de la misma tecnología, equipos e instalaciones aunque en número diferente.

Se dividirán en un área central para uso administrativo y a los lados tendrán dos salas donde se localizarán los ‘racks’ o servidores que deberán estar en todo momento alimentados de energía y a una temperatura óptima.

El centro se alimentará de energía eléctrica de la red pero para asegurar en todo momento el suministro se ha proyectado un sistema doble de baterías y generadores de energía de gasoil para emergencias que darían soporte en caso de una caída de la red. En total, contará con 46 grupos electrógenos de reserva (27 en el edificio A y 19 en el B) que consumirán 1.779 toneladas de gasóleo durante un máximo de 72 horas.

La planta se abastecerá de la red de agua municipal que suministra al polígono y tendrá un consumo anual de electricidad de 739.900 MWh. Además, un sistema de refrigeración de agua tratará el aire para mantener la temperatura ideal.

En una primera fase se construirá aproximadamente la mitad del primer edificio, con el acondicionamiento de la zona de administración, los cuartos eléctricos y los generadores. Así mismo, se llevarán a cabo las principales infraestructuras en la acometida eléctrica y el sistema de prevención contra incendios. También se instalarán 15 generadores de reserva. En la segunda fase se completará la otra mitad del edificio y se colocarán 12 generadores más. Y en la tercera y última fase se llevará a cabo el segundo edificio con 19 generadores.

Para el tratamiento de las aguas pluviales de todas las zonas pavimentadas se construirán además cuatro separadores de hidrocarburos. También habrá tanques de almacenamiento de agua y combustible, una caseta de bombeo para sistemas de protección contra incendios y muelles de carga.

Medidas correctoras

El Inaga ha dado el visto bueno a la declaración de impacto ambiental, aunque obligará a Amazon a implementar una serie de medidas correctoras y a desarrollar un programa de vigilancia ambiental para comprobar su eficiencia y que no se degraden la masa de agua, el medio ambiente atmosférico y el suelo y las aguas subterráneas. Esta resolución caducará si pasan cuatro años sin haberse iniciado la ejecución del proyecto, al menos la fase 1, o si la compañía no arranca la actividad en cinco años.

Recientemente, ha comenzado con las primera obras en Plhus donde empresas auxiliares trabajan ya en la instalación de las redes de suministro eléctrico y de telecomunicaciones.

Indemnización para el Consistorio si Amazon abandona el suelo cedido

Por otra parte, el último pleno del Ayuntamiento de Huesca aprobó con los votos a favor de PSOE, Cs y Vox y la abstención de PP y Podemos Huesca una modificación del contrato de cesión gratuita a Aragón Plataforma Logística de unos viales para la implantación del centro de datos de Amazon. Ahora, si no se mantiene el destino de los suelos durante 30 años, la concesionaria no revertirá los terrenos sino que indemnizará al Consistorio por el valor de la superficie cedida.

El edil de Hacienda, José María Romance, aseguró que este cambio "mejora las condiciones sustancialmente para el Ayuntamiento". El PP defendió su abstención por la gratuidad de la cesión "ya que es discriminatorio con otros empresarios". Cs espera que este proyecto ponga a Huesca "en el mapa mundial de ciudades tecnológicas y no sea relegada una vez más por el centralismo de Zaragoza". Podemos Equo expresó su "inquietud" por el número y tipo de empleos que creará y la energía que gastará. Y en Vox se mostraron "orgullosos" de que Amazon llegue a Huesca.

Etiquetas
Comentarios