Despliega el menú
Huesca

UGT apunta al hacinamiento de los trabajadores de Litera Meat en sus viviendas como un foco de contagio 

El sindicato valora positivamente el protocolo de seguridad dispuesto por la empresa.  

Imagen del dispositivo para hacer test a la plantilla del matadero de Litera Meat que ha desatado la polémica.
Imagen del dispositivo para hacer test a la plantilla del matadero de Litera Meat que desató la polémica.
Rafael Gobantes

El sindicato UGT cree la razón del elevado número de contagios en el matadero Litera Meat de Binéfar hay que buscarla no dentro sino fuera de la empresa, sobre todo en los domicilios de los trabajadores, la mayoría inmigrantes que viven en condiciones de hacinamiento. Representantes de la Federación de Industria, Construcción y Afines visitaron el martes la industria cárnica para supervisar el protocolo de seguridad que la dirección y el sindicato han implementado y en el que, asegura UGT, llevan trabajando desde el estallido de la crisis sanitaria. Este sindicato alerta de que las medidas son necesarias "dentro y fuera de las empresas" y muchos trabajadores "no pueden mantenerlas en sus domicilios, por problemas de vivienda".    

La visita se produce después de que 284 trabajadores dieran positivo en los más de 900 test rápidos realizados en este matadero (en el caso de la otra gran industria cárnica de Binéfar, Fribin, fueron 196 de 657). Posteriormente, las empresas realizaron nuevos análisis para detectar la presencia activa del virus (PCR), y el porcentaje se rebajo al 1,6 y el 3,8%, respectivamente.  

UGT difundió este miércoles un comunicado con un mensaje de tranquilidad a los empleados y los ciudadanos "tras la repercusión mediática de los casos de contagios detectados entre la plantilla, que pudieran hacer pensar que no existía ningún tipo de control ni administrativo, ni sanitario, ni laboral". Aseguró que ha trabajado desde el primer día en un protocolo de seguridad, "que se ha aplicado desde el primer día y que reunión tras reunión se ha ido mejorando con nuevas medidas". 

Cabe recordar que los sindicatos, en los primeros días en que se conocieron los contagios, cuestionaron que las condiciones laborales fueran las adecuadas para prevenir los contagios. CNT presentó una denuncia ante el juzgado de Monzón, por si los hechos pudieran constituir un delito contra la seguridad de los trabajadores, mientras UGT y CC. OO. llevaron el asunto ante la Inspección de Trabajo.

Tras la visita del secretario general de la Federación de Industria de UGT, José Juan Arceiz, y el secretario de Acción Sindical, Javier Ibáñez, a Litera Meat, aseguraron que el protocolo firmado no tiene nada que envidiar al de otros sectores como el metal, o la automoción. "Incluye medidas de distanciamiento de dos metros y si no es posible, el uso Equipos de Protección Individual adecuados más allá de mascarillas y guantes; soluciones hidroalcohólicas, así como máscaras o mamparas. También se han ordenado las entradas y salidas de los diferentes turnos, con nuevos horarios de arranque por zonas; se han ampliado las áreas comunes que tienen una limpieza constante y se toma la temperatura a la entrada en el centro de trabajo". 

José Juan Arceiz reconoció que si bien las imágenes de las aglomeraciones en la realización de los test fueron preocupantes, el resultado de los PCR ha resultado tranquilizador respecto a las condiciones laborales dentro de la empresa, y puso el énfasis en la situación en los domicilios. "El perfil de las plantillas donde las personas de origen extranjero son mayoría y con problemas de vivienda acuciantes, hace a estos trabajadores y trabajadoras más vulnerables frente a la covid-19". 

Para el sindicato, "mantener los protocolos de seguridad una vez abandonado el centro de trabajo es para muchos de ellos una tarea imposible, al convivir con otros trabajadores de otros sectores en viviendas no siempre dignas y a veces con exceso de ocupación". Un problema en el que piden que se impliquen las diferentes administraciones.

Etiquetas
Comentarios