Despliega el menú
Huesca

Personal y usuarios, confinados tras el cierre de la residencia de Sariñena

Así se desencadenó el contagio que obligó a cerrar el centro de mayores.

Alguna empleadas están confinadas con los usuarios
Alguna empleadas están confinadas con los usuarios
HA

La atención ha estado puesta estos días en la residencia de Sariñena, cerrada el miércoles con el personal y los ancianos en cuarentena. Para saber por qué se tomó esta decisión tan drástica hay que remontarse hasta el 10 de marzo. Ese día empezaron las primeras medidas de prevención. El 12, se cerró el centro social y se restringieron las visitas a dos horas diarias y un solo un familiar. Pero esto solo duró 24 horas, pues en la jornada del 15 se prohibió el paso a toda persona ajena.

El primer caso conocido en la provincia de una hospitalización por coronavirus se produjo el 16. La centenaria de Biescas es hermana de una de las residentes de Sariñena y esta acudió al funeral donde al parecer se pudieron producir algunos contagios. Su hijo se la llevó al domicilio familiar, donde estuvo confinada y donde murió. A partir de entonces se extremaron todos los protocolos en el centro geriátrico.

El sábado, día 21, un residente presentó síntomas, fue trasladado al hospital de Huesca y dio positivo. Lo mismo ocurrió con otros tres usuarios de este centro. En vista del elevado número de casos, las autoridades sanitarias decidieron hacer una muestra aleatoria a 10 ancianos. Todos estaban contagiados, lo que equivalía a decir que todo el centro.

Los resultados se conocieron el 25, pero ya antes se separó a los internos, se aumentó la plantilla y se incorporó parte del equipo de limpieza del Ayuntamiento de Sariñena. Nueve fueron trasladados a la residencia habilitada para mayores enfermos de coronavirus en Yéqueda y el décimo murió a las pocas horas.

En base a estas circunstancias, consideradas de "extrema gravedad", se tomó la decisión de confinamiento el mismo día 25, para evitar expandir el virus por todo el municipio, dado el alarmante número de casos y teniendo en cuenta que la plantilla tiene tres turnos de trabajo y eso supone la entrada y salida de 15 personas diarias. Un grupo de 20 trabajadoras hacen cuarentena junto con los residentes, mientras el resto permanecen confinadas en sus casas. Pasada la cuarentena sustituirán a sus compañeras. "En nuestras manos está parar este virus", ha dicho el Ayuntamiento.

>> Leer más noticias sobre el coronavirus

Etiquetas
Comentarios