Despliega el menú
Huesca

Huesca

El coronavirus se propaga por la provincia sin certeza del origen del primer contagio

Biescas, Laspaúles y Sariñena son tres focos detectados en Huesca, con 174 casos positivos y 9 fallecidos

Foto de archivo del acceso a las Urgencias del hospital San Jorge de Huesca.
Foto de archivo del acceso a las Urgencias del hospital San Jorge de Huesca.
Rafael Gobantes

La expansión del coronavirus sigue imparable en la provincia de Huesca. La dirección general de Salud Pública informó ayer de que eran 174 los casos confirmados (entre ellos 12 sanitarios) y nueve las personas fallecidas. Biescas, Laspaúles y Sariñena son los focos más destacados de contagio, pero la pandemia alcanza a muchas otras poblaciones del Alto Aragón sin que haya podido establecerse con certeza dónde está el kilómetro cero de esta letal enfermedad que se propaga por el territorio.

Biescas, en el valle de Tena, suma ya más de una veintena de casos positivos. La mayoría de las personas infectadas están ingresadas en el hospital San Jorge de Huesca y hay dos vecinos fallecidos. Además, una mujer que murió en Sariñena, que estaba en la residencia de mayores aunque falleció en su domicilio, era hermana del primer caso confirmado y hospitalizado de Biescas, la anciana de 100 años que vive en su casa con una hija que la cuida, que también resultó contagiada.

A estos datos hay que sumar los de muchas más personas con síntomas y que están en sus casas, a los que no se les han realizado las pruebas, pero que están controlados por el centro de salud de esta localidad. Esta situación ha provocado que exista gran preocupación entre los vecinos y que desde el Ayuntamiento de Biescas se están llevando a cabo todas las medidas posibles para evitar más contagios.

En el caso de esta localidad del valle de Tena, parece que los focos de contagio fueron dos: un funeral y un viaje del Imserso a Benidorm. Ambos se celebraron unos días antes de la declaración del estado de alarma. Tanto al acto religioso como al desplazamiento no solo acudieron vecinos de Biescas sino también de Jaca y Sabiñánigo, donde también hay casos de ambos focos.

La mujer de 100 años, que no acudió al funeral pero recibió visitas en su domicilio fue el primer caso de contagio. Posteriormente salieron muchos más, pero no solo en Biescas, aunque sí que es una de las localidades de la provincia de Huesca donde más casos se están registrando.

La residencia La Conchada, en esta misma población también se ha visto afectada. Pocos días después del inicio del estado de alarma, comenzaron a surgir los primeros casos de residentes con síntomas, que se elevan ya siete, ingresados en San Jorge o trasladados al centro de Yéqueda. Se está a la espera de otras 13 pruebas que se realizaron el viernes, seis a usuarios de la residencia, a cuatro trabajadoras de ésta, y a vecinos y particulares.

En esta localidad, dadas las circunstancias, existe preocupación, como ha reconocido la alcaldesa, Nuria Pargada. Y se están tomando todas las medidas posibles de protección. La Unidad Militar de Emergencias desinfectó el martes la residencia de la tercera edad y la brigada municipal desinfecta a diario calles y espacios públicos.

El carnaval

El pequeño municipio de Laspaúles tiene el dudoso honor de ser el primero en Ribagorza donde se detectó el coronavirus. La pesadilla se confirmó el 16 de marzo. Tres días antes, varios vecinos se sometieron a un test de la enfermedad tras saber que una residente ocasional que estuvo en el pueblo el anterior fin de semana participando en el Carnaval estaba hospitalizada en Barcelona a causa de la epidemia. Los resultados fueron concluyentes. 

Tres de las personas que se los hicieron, entre ellos la médica titular, dieron positivo. No se descartaba que el contagio estuviera mucho más extendido, como el tiempo ha confirmado.

Desde entonces, el temor acompaña la vida cotidiana de los 150 residentes en Laspaúles y en sus núcleos de Suils, Neril y Abella que han visto que, hasta ahora, nueve de sus convecinos están o han estado infectados y que hay otros 15 casos de enfermos con síntomas a los que no se les ha realizado el test. El alcalde, José Ignacio Espot, señala que «hay una bastantes personas con indicios que, al no haber sido diagnosticadas, siguen saliendo de sus domicilios para ir a comprar o hacer alguna de las actividades permitidas».

La situación se agrava porque buena parte de estos vecinos son mayores de 65 años, la población de riesgo. El Ayuntamiento ha solicitado al Gobierno de Aragón que se efectúen test rápidos del Covid 19 a toda la población del municipio «para no propagar la enfermedad más allá de lo inevitable». La petición se remitió el lunes y, ante la falta de respuesta, se reiteró el jueves.

Sobre el origen de la infección, Espot no se muestra concluyente aunque reconoce que la alarma se activó al conocerse el positivo tras la celebración del Carnaval. «Pero el virus podía estar aquí antes, por los tiempos de incubación, y es muy difícil determinarlo», apunta el alcalde recalcando que «no se puede ni se debe» estigmatizar a nadie como portador primero «porque no sabemos quién ha podido serlo y, aunque lo supiéramos, nadie tiene la culpa de estar infectado».

Etiquetas
Comentarios