Despliega el menú
Huesca

Se aceleran los traslados a la residencia para contagiados de Yéqueda

Han llegado internos de Sariñena o Épila, al agravarse la situación sanitaria en estos centros. 

Traslado de los primeros residentes el pasado lunes por la noche.
Traslado de los primeros residentes el pasado lunes por la noche.
Rafael Gobantes

La residencia La Abubilla de Yéqueda para ancianos con coronavirus, habilitada por el Gobierno de Aragón con el objetivo de frenar los contagios en los centros geriátricos, ha registrado en las últimas horas nuevos ingresos. Los traslados se han acelerado en las últimas horas, sobre todo por la difícil situación que se vive en centros como los de Épila, Castejón de Sos o Sariñena, esta última cerrada y con todo el personal y los internos en cuarentena. La nueva instalación prevé ocupar un tercio de sus 47 plazas a lo largo de este miércoles con infectados procedentes de las provincias de Huesca y Zaragoza, mientras se ponen en marcha otras de las mismas características en la Comunidad Autónoma. 

Los dos primeros enfermos llegaron la noche del lunes procedentes de Castejón de Sos, donde se han registrado tres positivos entre los residentes y seis entre el personal. A estos se han unido al menos cuatro de la residencia del municipio zaragozano de Épila, que acumula dos fallecidos y 17 positivos. 

También ha habido una decena de traslados desde la de Sariñena, donde la situación es tan grave que se ha decidido cerrarla y poner en cuarentena, tanto a residentes como a trabajadores. Es una medida urgente y extrema para intentar mitigar al máximo la propagación. Aquí se dieron cuatro positivos de mayores que están en el hospital San Jorge. El miércoles se hicieron 10 tests a los internos más cercanos a estos o con síntomas y todos dieron positivo.   

A lo largo de la jornada se realizaron diversos desplazamientos con apoyo de la Cruz Roja. Aquí se trabaja "con la máxima seguridad", en palabras de su director, Mateo Ferrer. En el turno de la mañana había 25 empleados. Además del personal sociosanitario, la consejería ha proporcionado médicos y enfermeras. "Cuando los ves entrar te dan fuerzas para seguir con esta misión. Algunos vienen incluso alegres, pese a tener síntomas", ha dicho, asegurando que en general su estado es bueno. "Esperamos que llegue el día de que podamos dar altas".  

El centro dispone de suficientes equipos de protección, a diferencia de otras residencias. Se ha aplicado un estricto protocolo con unas zonas limpias, dos plantas, y otras donde está restringido el acceso. "Se ha compartimentado el espacio, incluso las zonas de circulación, de manera que se evite cualquier contagio", según su responsable. "Nos ha venido bien empezar paulatinamente para prepararnos para cuando ya empecemos a tener ingresos seguidos”, una situación que se ha precipitado a lo largo de la tarde de este miércoles por lo ocurrido en Sariñena. 

“El problema de las residencias es que hay un gran déficit de material, obviamente no han podido acceder a ese material porque se ha saturado el mercado, pero nuestro caso no es así. Tenemos el mismo nivel que un hospital. Nadie tiene miedo porque es como si trabajara en San Jorge o en el Clínico. Eso da mucha tranquilidad”, aclara. 

Mensajes de solidaridad

La residencia ha iniciado una campaña para levantar la moral del colectivo de los mayores, el más vulnerable a la pandemia. A través de su página web y de las redes sociales invita a todo el mundo a mandar “un mensaje de ánimo a nuestros residentes con Covid-19", y poner así “un granito de arena en esta lucha colectiva para frenar la curva”. 

Se ha habilitado una cuenta de correo (todosaldrabien@residencialaabubilla.com) a la que se pueden remitir “cartas, dibujos, audios, vídeos, poemas...”, dirigidos tanto a los pacientes como al personal. Este se encarga de recoger los mensajes y hacerlos llegar a sus destinatarios. También se puede hacer a través de la web y de Imstagran, Facebook o Twitter. Los mensajes ya han empezado a llegar. “Ánimo abuelos! Habéis pasado por cosas peores: hambre, necesidad, años de trabajo duro… aquí os van a cuidar”, decía uno de los enviados este miércoles.

Etiquetas
Comentarios