Huesca

El senderista desaparecido en Vió falleció de un paro cardiaco

Así lo revela la autopsia de Jesús Ríos, que fue encontrado muerto once días después de su desaparición.

Jesús Río González lleva desaparecido desde este sábado.
Jesús Río González.
HA

 Jesús Ríos, el senderista mexicano de 71 años desaparecido en Vió (Fanlo) el 3 de agosto y hallado sin vida 11 días después, falleció de un paro cardiaco sufrido el mismo día de su desaparición, según ha revelado la autopsia practicada al cadáver. El cuerpo del hombre fue encontrado el martes en las faldas del monte Nabaín, entre Morillo de Sampietro (donde fue visto por última vez) y Yeba.

Fue su yerno, Daniel Benito, quien localizó el cuerpo. El joven, que es guía de montaña, llevaba varios días buscándolo en esa zona porque "tenía la corazonada de que podría haber ido por una senda que sube desde Morillo de Sampietro por la ladera de Nabaín". El martes fue por ahí con un vecino, Javier, y lo encontró.

Jesús Ríos vivía en México y, junto con su esposa, había llegado a Vió hace algo más de un mes para visitar a su hija, que vive aquí hace siete años. Se acostumbró a salir a caminar por las mañanas, pero el 3 de agosto no volvió a casa.

En su búsqueda, comandada por la Guardia Civil, participaron alrededor de 500 personas, seis de ellas llegadas desde México

La autopsia señala que la causa de la muerte de Jesús Ríos fue un paro cardiaco que provocó que cayera bajo unos arbustos, que impedían que lo viera el helicóptero de la Guardia Civil. La familia señala que después de conocer los resultados han podido descansar sabiendo que Jesús falleció el mismo día en que se perdió. Ahora se encuentran mejor porque ya ha terminado la incertidumbre, que es lo que más les angustiaba.

Daniel Benito, tenía la corazonada de que su suegro podría haber transitado por el monte Nabaín, por eso comenzó a buscar por su propia cuenta por esa zona, siempre en colaboración con la Guardia Civil. Daniel ya había rastreado tres áreas del monte Nabaín, y el martes recorrió la cuarta que le quedaba por explorar y en esa zona lo encontró.

La familia va a despedir a Jesús Ríos en la más estricta intimidad en la naturaleza. No van a hacer un funeral, sino una despedida como a él le habría gustado, en familia y con amigos.

Sus allegados se ha sentido en todo momento muy arropados y se sienten muy agradecidos a todos los que han ayudado.

Quieren agradecer a todos los medios que difundieron profesionalmente la noticia y apoyaron invitando a voluntarios rescatadores, etc. y en especial a Ana Mancho “quien nos demostró toda su profesionalidad y cariño aún sin conocernos, e hizo ese enlace con la prensa que nos dio tanta esperanza”.

Etiquetas
Comentarios