Despliega el menú
Huesca

Rescates en montaña

Hallado muerto el senderista de 71 años desaparecido hace 11 días cerca de Vió

El hombre, de nacionalidad mexicana, salió de casa de su hija a primera hora del sábado 3 de agosto para dar su habitual paseo por los alrededores y no regresó. En su búsqueda ha participado un amplio operativo. 

Jesús Río González lleva desaparecido desde este sábado.
Jesús Ríos González lleva desaparecido desde este sábado.
HA

Jesús Ríos, el senderista de 71 años y nacionalidad mexicana desaparecido desde hace 11 días en los alrededores de Vió (Fanlo) ha sido hallado muerto.

El cuerpo se ha localizado sobre las 15.00 de este martes 13 de agosto,  en la vertiente norte del pico Nabaín, en el término municipal de Fanlo, y ha sido evacuado por personal de los Greim de Boltaña y Huesca junto con helicóptero de la Unidad Aérea de la Guardia Civil con base en la capital oscense, hasta el depósito de cadáveres de Boltaña donde se le realizará la autopsia. 

Daniel Benito, su yerno, ha sido quien, junto con un vecino, ha encontrado el cadáver. Daniel llevaba varios días buscándolo en esa montaña porque tenía la corazonada de que podría haber ido por una senda que sube desde Morillo de Sampietro por las faldas de Nabaín, donde finalmente lo encontró", según han comentado fuentes cercanas a la familia. 

El hombre salió de casa de su hija el sábado 3 de agosto para dar su habitual caminata matutina poco antes de las 8.00. Solía regresar una hora y media o dos horas después. La familia dio la alerta hacia las 12.00. 

Su búsqueda comenzó ese mismo sábado. Desde entonces, un amplio operativo comandado por la Guardia Civil ha rastreado la zona, incluso con la ayuda de drones. La última pista era la de un pastor que habló con él hacia las  11.00 en Morillo de Sampietro. Jesús Ríos, que estaba en buena forma física, le preguntó cómo volver a Vió y él le indicó que, además de la que había recorrido, existía otra senda más corta, pero más complicada. Otros dos vecinos de la zona también lo vieron hacia  esa hora por la pista hacia Boltaña. 

En la búsqueda han participado más de 500 personas, entre personal de la Guardia Civil pertenecientes a los Grupos de Rescate en Montaña de Boltaña, Jaca, Panticosa, Benasque, Huesca, Viella, Roncal y Pamplona, con perros de rastreo de personas desaparecidas de los Greim de Benasque, Ereim de Huesca y de la zona de Zaragoza así como de los Bomberos del Ayuntamiento y Diputación de Zaragoza y las unidades caninas de las comarcas de Ribagorza y el Alto Gallego. 

El operativo ha contado también con agentes de los puestos de Seguridad Ciudadana (Graus, Boltaña, Fiscal, Benasque, Torla, Bielsa, Ainsa, Seira), la patrulla de Seprona de la Guardia Civil de Fiscal y personal de la Compañía de Graus, lo helicópteros con base en Benasque y Huesca. 

Asimismo, en los últimos días se han sumado al amplio dispositivo especialistas con drones de Huesca y Madrid, con colaboración de bomberos del Alto Gallego, Ribagorza, Ayuntamiento de Zaragoza y Diputación Provincial de Zaragoza; personal del parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido; agentes de Protección de la Naturaleza (APNs) del Gobierno de Aragón; Protección Civil del Sobrarbe, guías de montaña y voluntarios, apoyados en las últimas jornadas por rescatistas mexicanos a petición de la familia.

A lo largo de estos once días se ha reconocido un amplia área de terreno escarpado y  boscoso, barrancos y zonas de alta dificultad técnica, en terreno abrupto y con vegetación muy frondosa, según informan desde la Guardia Civil. 

Con los todoterrenos y motocicletas se han batido pistas, caminos, cortafuegos y sendas transitables en un área aproximada de 300 km2 y por parte del helicóptero se han realizado vuelos a baja altura reconociendo un área de unos 1000 km2. Todo ello, apoyado con 17 perros de búsqueda de personas desaparecidas, 2 helicópteros, 8 drones de alta tecnología y más de 100 vehículos.  

Jesús Ríos no iba equipado para realizar una ruta, larga según reconoció su hija, Katya. Aunque portaba un teléfono móvil, lo llevaba sin tarjeta SIM, lo que impidió que pudiera rastrearse la señal. 

El senderista había  llegado a Vió, en la comarca de Sobrabre, hacía aproximadamente un mes , junto a su mujer, para pasar un tiempo con su hija, que vive en esta población desde hace siete años.    

Etiquetas
Comentarios