Huesca

huesca

Renfe devuelve 3,38 euros a una viajera que llegó a Canfranc a pie por avería del tren tras 5 horas de viaje sin aire acondicionado

La compañía dice que solo tiene derecho a ser indemnizada por los 600 metros que caminó por las vías, pero no por el calor que soportó ni por el retraso de una hora que acumularon. La afectada volverá a reclamar.

Los viajeros que cogieron el tren el viernes en Zaragoza hicieron el trayecto sin aire acondicionado, cambiaron de convoy en Sabiñánigo y por otra avería tuvieron que bajarse a pocos metros de la estación Canfranc e ir caminando por la vía.

Renfe ha devuelto 3,38 euros a una de las pasajeras del canfranero que el pasado 28 de junio llegó caminando por la vía a la estación internacional por una avería del tren después de cinco horas de viaje soportando un sofocante calor por la falta de aire acondicionado en el convoy y habiendo cambiado de convoy en Sabiñánigo. Después de toda esa odisea, llegaron a su destino con una hora de retraso

Paloma Laporta presentó una reclamación por los 16,90 euros que pagó por su billete y por el de su hijo de 6 años, un poco más barato, al que tuvo que ir refrescando mojándolo con agua en el baño durante el viaje por el insoportable calor que hacía dentro del vagón. En el escrito, pedía la devolución íntegra de los dos billetes por la falta de aire acondicionado en el vagón, por el retraso de una hora que acumularon y por tener que caminar 600 metros por las vías para llegar a la estación al averiarse el tren.

En su respuesta, el Centro de Atención Posventa de Renfe reitera "antes que nada" sus disculpas por las "incomodidades ocasionadas", así como por no haberle podido ofrecer el servicio "con los niveles de calidad que usted esperaba". Justifica, no obstante, que "una incidencia inesperada (avería)" que les impidió disponer de los medios oportunos "y contamos con su comprensión en ese sentido", añaden. 

Desde la compañía le informan de que en situaciones como esta, de acuerdo con el Reglamento de la Ley del Sector Ferroviario, Renfe intenta adoptar las medidas necesarias para ofrecer un transporte alternativo que asegure que los clientes afectados lleguen de la manera "más rápida y confortable posible". 

En este sentido, el coordinador del Centro Posventa le contesta a la viajera que "dado que usted realizó el viaje en los medios alternativos que se dispusieron, tienen derecho a la devolución por la diferencia de acomodación del billete y el trayecto no utilizado". Es decir, solo por los 600 metros que tuvo que caminar por la vías. Una cantidad que Renfe cuantifica en 3,38 euros de los 16,90 que le costó su billete y 2,05 euros de su hijo

La pasajera también presentó una reclamación por la falta de aire acondicionado en el vagón. Sin embargo, Renfe niega esta circunstancia asegurando que "en relación al tema de la climatización, no hemos encontrado reflejada esta incidencia". Por ello, "sienten" comunicarle que sobre este asunto "no se puede establecer indemnización compensatoria alguna". "Le reiteramos nuestras disculpas y esperamos comprenda las razones expuestas", se despide. 

Paloma Laporta considera que la respuesta de Renfe "es una broma o es que no han entendido la queja". Y asegura que se ha quedado "sin palabras" al leer las justificaciones de la compañía. Por ello, anuncia que no está dispuesta a tirar la toalla y volverá a reclamar para intentar recuperar los 27 euros de los dos billetes. 

Esta última semana, dos trenes de la misma línea del Canfranc han sufrido sendas incidencias similares que provocaron retrasos de tres horas. El domingo, un convoy se averió cerca de Zuera con 15 de pasajeros a bordo y tuvo que ser remolcado a Tardienta  para que los afectados siguieran viaje a Huesca en bus. Y al día siguiente, otro tren dejó tirados durante 3 horas a 21 pasajeros cerca de Riglos por otra avería y en plena ola de calor. También fueron empujados por otro convoy hasta Ayerbe y allí se subieron a autobuses para continuar hasta sus destinos.

Etiquetas
Comentarios