Despliega el menú
Huesca

El primer pleno de Huesca evidencia las tensas relaciones de PP y Cs por el voto en blanco

Los populares reiteran su voluntad de colaborar con el gobierno en minoría del socialista Luis Felipe para que no se tenga que apoyar en Ciudadanos.

Pleno del Ayuntamiento de Huesca / 28-6-19/ Foto Rafael Gobantes [[[FOTOGRAFOS]]]
Los nuevos concejales recibieron un broche con el logo del Ayuntamiento y una agenda
Rafael Gobantes

Con un pleno de 8 minutos y unanimidad en todos los puntos del orden del día. Así arrancó este viernes el nuevo mandato en el Ayuntamiento de Huesca. Pero el acuerdo respecto a las primeras decisiones sobre la composición y las retribuciones de la corporación no debe llamar a engaño, ya que los 25 concejales afrontan cuatro años con un gobierno en minoría del PSOE y profundas discrepancias entre los dos principales grupos de la oposición, PP y Ciudadanos, que se volvieron a evidenciar por el voto en blanco del pleno de investidura que dio la alcaldía a Luis Felipe.

Los concejales pactaron la periocidad de las sesiones, las retribuciones, el número de concejales liberados (ocho incluyendo al alcalde), las asignaciones económicas a los grupos o la composición de las comisiones informativas y otros órganos como la Mesa de Contratación.

También se designó al primer teniente de alcalde, José María Romance, la mano derecha de Luis Felipe en un gobierno en el que parte únicamente con 10 concejales. Esto ha obligado a variar la composición de las comisiones informativas, reduciéndolas y unificando algunas, como las de Hacienda y Fondos Europeos o las de Cultura y Fiestas. El resto son: Tecnología y Administración Electrónica; Personal y Organización; Relaciones Institucionales y Participación Ciudadana; Urbanismo; Servicios Generales y Medio Ambiente; Derechos Sociales e Igualdad; Desarrollo, Comercio y Turismo; Seguridad Ciudadana y Movilidad. Cada una tendrá 7 miembros: 2 PSOE, 2 PP, 1 Cs, 1 Con Huesca y 1 Vox.

Pese a la unanimidad, tras la sesión, se puso de manifiesto que los populares no pasan página respecto al voto en blanco, según ellos obra de un edil de Ciudadanos. En declaraciones a los periodistas, el portavoz del PP, Gerardo Oliván, se refirió a la "esperpéntica" sesión de investidura para reiterar su voluntad de "intentar dar estabilidad al gobierno socialista" en cuestiones tan importantes como las ordenanzas fiscales o los presupuestos.

Recordó que el PSOE consiguió la Alcaldía "por un voto que aún no ha sido explicado" y le tendió la mano "para que no se tenga que apoyar en un partido que no ha explicado a los ciudadanos, a sus votantes, cuál ha sido el sentido de su voto", en alusión a Ciudadanos.

El portavoz de Cs, José Luis Cadena, replicó: "Si el PP en todo el mandato lo único que va a hacer es atacar y seguir vertiendo mentiras, será su problema y tendrá que explicar por qué no quieren trabajar por la ciudad de Huesca". Aseguró que él luchará por la estabilidad, pero desde la oposición. "No vamos a poner palos en las ruedas", dijo, en asuntos de interés general, "ni ningún veto". Y apeló a la responsabilidad frente a "todas las mentiras que se han vertido sobre nosotros".

Por su parte, la portavoz del PSOE, María Rodrigo, explicó que será un mandato para continuar proyectos ya iniciados, como la reurbanización del paseo de Ramón y Cajal y el Coso. Consciente de que lo afrontan en minoría, precisó, "basaremos la legislatura en el diálogo y en llegar a acuerdos".

Pilar Novales, de Con Huesca, se ha situado en las filas de la oposición criticando al PSOE por su "giro a la derecha para suscitar otro tipo de apoyos". Como ejemplo citó que Igualdad ya no tiene concejalía propia y se integra con Derechos Sociales. Mientras, el concejal de Vox, Antonio Laborda, espera que los cuatro años sean más tranquilos "que este inicio tan convulso".

Etiquetas
Comentarios