Huesca

comarca de la ribagorza

La osa Sarousse ataca un rebaño en Campo

El Gobierno de Aragón ha confirmado la muerte de una oveja, que atribuye a Sarousse, una hembra reintroducida por Francia en 2006.

La osa Sarousse en una imagen tomada por una cámara de vigilancia de la DGA
DGA

El Gobierno de Aragón ha informado de un ataque de un oso ocurrido la madrugada del 12 de junio al norte de la localidad de Campo, que atribuye a la hembra Sarousse, el único ejemplar que tiene su área de campeo en la comarca de la Ribagorza, en torno al macizo de las Vilas del Turbón.  El ganadero afectado ha perdido una oveja.

Tras el aviso del ganadero, la patrulla de vigilantes del oso ha confirmado los hechos, y basándose en el sistema  de plantillas que utilizan para identificar las huellas de los osos pardos han apuntado a Sarousse, reintroducida por Francia en 2006. Aunque en la zona solo permanece de manera estable esta hembra, el verano pasado se  produjeron varios ataques de osos pardos procedentes de Cataluña.

El último atribuido a Sarousse ocurrió a principios de julio de 2018 junto al pueblo de Abella, en el municipio de Laspaúles. Según explicó el ganadero afectado, el animal no se mueve de la zona. En 2017 se confirmaron tres ataques de Sarousse. 

El Gobierno de Aragón ha recordado que la patrulla del oso está en constante contacto con los ganaderos y apela a la necesidad de extremar la precaución en la zonas donde está confirmada la presencia de este animal. En un comunicado menciona expresamente que el programa de reintroducción obedece a una decisión "unilateral" de Francia, que ha obligado a Aragón a tomar medidas para mitigar los daños derivados de la presencia del oso y el lobo en la Comunidad Autónoma.

El pasado domingo, la Plataforma contra el Oso y el Lobo de Aragón se manifestó en Huesca, con un rebaño de 150 chotos, para protestar por la falta de apoyo de la administración a la ganadería extensiva, que se siente amenazada por la presencia de esas especies.    

La DGA alaba el sistema de ayudas pionero que compensa a los ganaderos por los costes adicionales derivados de la presencia de este tipo de fauna silvestre. Las subvenciones se aplican con independencia de los ataques e incluyen, además, la implantación de medidas de autoprotección en sus explotaciones ganaderas. La convocatoria del año pasado estuvo dotada con 500.000 euros y 80 ganaderos se beneficiaron de ella. Actualmente, el Departamento de Desarrollo Rural y Sostenibilidad trabaja en una segunda convocatoria que hará publica próximamente. "De igual forma, se ha duplicado el esfuerzo en las cámaras de fototrampeo pasando de 15 a 30 dispositivos operativos", señala.

Etiquetas
Comentarios