Despliega el menú
Huesca

CONTAMINACIÓN DE LOS RÍOS

El plan de depuración del Pirineo se desbloquea con obras en Sallent, Hecho y Ansó

Más de 60 localidades siguen vertiendo sus aguas residuales a los ríos, lo que les ha costado importantes sanciones. 

Una de las depuradoras se construirá en Sallent de Gállego, uno de los municipios que sigue vertiendo al río.
Una de las depuradoras se construirá en Sallent de Gállego, uno de los municipios que sigue vertiendo al río.
Laura Uranga

A las puertas de las elecciones autonómicas y municipales, el Gobierno de Aragón ha anunciado este martes una inversión de 12 millones de euros para desbloquear definitivamente el Plan Integral de Depuración del Pirineo. Las primeras obras que se van a ejecutar serán las de Ansó, Hecho-Siresa y Sallent de Gállego-Formigal, cuya licitación se publicará este mismo mes. Luego seguirá Benasque, y más adelante otras 19.   

Han pasado 26 años desde que el ambicioso plan para acabar con la contaminación de los ríos en sus cabeceras fue declarado de interés general y 11 desde la firma del convenio entre el Ministerio de Medio Ambiente y la DGA para ejecutarlo. Sin embargo, en la última década solo se han construido un 10% de las instalaciones previstas. Actualmente sigue habiendo 66 localidades, incluyendo focos turísticos tan importantes como Benasque y Sallent de Gállego, que arrojan directamente al río sus aguas residuales. Cabe recordar además, que los ayuntamientos están teniendo que afrontar sanciones económicas de la Confederación Hidrográfica del Ebro por verter las aguas sin depurar, pese a que la competencia de la construcción de las depuradoras está cedida al Gobierno de Aragón.  

El consejero de Presidencia, Vicente Guillén, ha anunciado, tras la celebración del Consejo de Gobierno, la aprobación del gasto plurianual de 12 millones para la construcción y puesta en funcionamiento de las depuradoras de Ansó, Hecho-Siresa y Sallent-Formigal. Las obras se contratarán directamente, en vista del fracaso del modelo concesional, que las ha retrasado más de una década. 

Las depuradoras se dimensionan teniendo en cuenta la población estacional. Así, la de Ansó se hace para una carga contaminante de 1.900 habitantes equivalentes. Según la DGA, es un proyecto complejo por el elevado número de puntos de vertido. La instalación irá alojada en un edificio para minimizar el impacto visual, el presupuesto de las obras y mantenimiento del primer año es de 3 millones de euros.

La depuradora de Hecho-Siresa se sitúa aguas abajo de Hecho y se construye un colector de dos kilómetros que trae las aguas residuales del núcleo de Siresa. Está pensada para una carga máxima de 3.000 habitantes equivalentes en temporada alta. Igualmente, la instalación estará dentro de un edificio integrado en el entorno. El presupuesto es también de 3 millones de euros.

Por su parte, la de Sallent de Gállego dará servicio a esta localidad y a la estación de Formigal. La depuradora conjunta se sitúa junto al embalse de Lanuza y contará con un colector de cuatro kilómetros que baja de la urbanización de Formigal. El presupuesto se duplica en este caso, hasta los 6 millones de euros. Las tres tienen un plazo de construcción previsto de 24 meses, que podría reducirse en función de la climatología.

La de Sallent de Gállego, diseñada para 7.500 habitantes equivalentes, es la tercera en cuanto a carga contaminante, por detrás de las de Benasque (9.000) y Panticosa (9.900), ya que esta la utilizarán además a El Pueyo de Jaca, Sandiniés, Escarrilla y Tramacastilla de Tena.

Recientemente, el Tribunal Superior de Justicia ha ratificado las sanciones a Sallent y Benasque por verter al río sus aguas residuales. Esta última depuradora será la siguiente en ejecutar. Los trámites ya están muy avanzados. Se sometió en febrero y marzo a información pública y está pendiente la aprobación del proyecto constructivo. Su presupuesto es de 6.607.923 euros. El día 14, representantes del Instituto Aragonés del Agua se reunirán con el Ayuntamiento de Benasque para analizar el estado de tramitación, cuya ejecución "es prioritaria", según la DGA. "El asunto está encarrilado", ha dicho el alcalde, José Ignacio Abadías, para quien la obra es "de gran urgencia" contando con el flujo turístico y por la existencia de media docena de puntos de vertido.

El Ejecutivo autonómico considera que ha conseguido desbloquear el Plan Integral de Depuración del Pirineo Aragonés, tras la resolución de los cuatro contratos de concesión y la puesta en marcha de un programa de actuaciones directas. Serán necesarios 74,3 millones de euros para las 19 depuradoras pendientes en localidades con más de 1.000 habitantes equivalentes, a ejecutar entre 2019 y 2024. Se abordarán también mediante contratos de obra con un año de pruebas de funcionamiento.

Los núcleos beneficiados son Astún, Candanchú, Canfranc estación, Canfranc pueblos, Castiello de Jaca, Villanua, El Pueyo de Jaca-Escarrilla-Tramacastilla-Sandinies-Panticosa, Piedrafita de Jaca, Aínsa, Boltaña, Broto-Oto, Torla, Fiscal, Bielsa, Cerler y Benasque-Anciles. Asimismo, habrá un programa de subvenciones dotado con 46,3 millones de euros para financiar el 100% del coste del resto de las depuradoras previstas. De esta forma, se acabará con la imagen de las alcantarillas vertiendo directamente a los ríos.

Etiquetas
Comentarios