Huesca

Patrimonio

Limpiar las pintadas de Montearagón será complicado porque la piedra es arenisca

Los expertos apuestan por el láser como el método más inocuo para eliminar la decena de dibujos realizados por los vándalos en los muros del castillo románico.

Eliminar las pintadas realizadas en los muros y torres del castillo de Montearagón no será fácil. Los dibujos se han hecho con espray sobre roca arenisca, que es muy porosa, de manera que habrá entrado en los intersticios de los sillares y también en los morteros, que datan de finales del siglo XI. El alcalde de Quicena (donde está la fortaleza) Javier Belenguer, mostró su rechazo hacia esta acción vandálica, descubierta por una mujer que el lunes subió hasta el recinto y que al ver los grafiti acudió a la Guardia Civil.

El Ayuntamiento, en nombre del Ministerio de Cultura, ha denunciado lo ocurrido y está dispuesto "a llegar hasta el final" para que los autores reciban un "castigo ejemplar" por atentar contra el patrimonio. El castillo de Montearagón, muy cerca de Huesca, es monumento nacional (hoy BIC) desde 1931 y tuvo un papel clave en la formación del Reino de Aragón.

La aparición de las pintadas ha provocado gran indignación no solo en Quicena sino también entre las personas que valoran la importancia de este enclave. Entre ellas está Ignacio Mustienes, director de la Escuela Superior de Conservación y Restauración de Bienes Culturales de Aragón, ubicada en Huesca. "No es un monumento cualquiera", apuntó. "Fue uno de los panteones reales de Aragón, ya que ahí se enterró a Sancho Ramírez en 1096, cuando murió, y Alfonso I el Batallador", apostilló.

Mustienes insistió en que la limpieza de estas pintadas será "difícil" porque, aparte de que son más extensas en dimensiones están hechas con espray, habrá profundizado en las rocas. "Se pueden emplear varios métodos, pero lo típico de frotar con un disolvente está descartado porque se extendería más la mancha y eso supondría agravar el problema", afirma.

El director de la Escuela de Restauración tiene, desafortunadamente, experiencia en eliminar pintadas indeseadas. Especialistas de este centro limpiaron el Monumento al Siglo XX, ubicado en Abiego y obra del alemán Ulrich Rükriem. Sobre él, el pasado octubre, apareció estampado un lazo amarillo, símbolo de los independentistas catalanes.

"Siempre que interviene un restaurador hay consecuencias por los métodos y productos empleados", apunta. En su opinión, lo más "venial" sería trabajar con tecnología láser. "Físicamente no ataca a la piedra, no hay un contacto directo. Es un haz de luz que elimina unos colores y otros no y que permite actuar sobre la finísima película de pintura salida del espray", señala.

Precisamente, la Escuela, con el apoyo de la administración, está proceso de adquisición de un equipo láser que sería el primero en Aragón. "Si llega rápido sería una oportunidad", comentó. Aunque una pronta intervención no minimizará los daño causados en Montearagón, Mustienes es partidario de eliminar la pintada enseguida. "Esa pintura lleva pigmentos y resinas que ya han hecho su efecto, pero aunque solo sea por pundonor, habría que actuar cuanto antes", afirma.

El Ayuntamiento de Quicena está a la espera de las decisiones que tome el Instituto de Patrimonio Cultural de España, propietario del monumento románico.

Etiquetas
Comentarios