Huesca

Ataque en hecho 

"Si me hubieran dicho que el oso bajaba tanto no habría dejado ahí las cabras"

El ganadero José Ramón Marraco lamenta que nadie le hubiera informado de que el plantígrado baja con frecuencia hasta la zona donde atacó a sus cabras. Cuatro han muerto y once siguen desaparecidas. 

Cuatro cabras muertas y 11 desaparecidas. Este es el saldo, de momento, que deja el ataque del oso Neré a un rebaño en la zona conocida como cuevas de Susuei, en la sierra de los Ríos, entre Embún y Hecho. Aunque la pérdida es importante, al ganadero y propietario de las cabras José Ramón Marraco le indigna más que el Gobierno de Aragón “no diga las cosas claras”. Aunque las reses muertas aparecieron el martes, todo apunta a que el primer ataque se produjo el sábado por la noche. La última cabra muerta ha aparecido este miércoles por la mañana y Marraco ya cuenta con no encontrar a las otras 11 desaparecidas.

El domingo, tras conocerse la existencia de las huellas del oso a un kilómetro de Hecho “subimos a ver a las cabras, por si acaso y estaban tranquilas”, explica. Estaban en dos grupos, porque se suelen dividir, las contaron y salían 115 animales, de los 155 que forman el rebaño. “Pero como había unas cuantas un poco más allá, pensamos que el resto estaban ahí”, explica. Las dejaron a las 19.30. El lunes no fueron al lugar donde se encontraba el rebaño y el martes la patrulla del seguimiento del oso “vino a casa a las 15.00 para decirnos que había habido un ataque, y fuimos”. El ganadero explica que la patrulla “encontró las cabras muertas gracias a los buitres, porque el domingo pasé a 4 metros de una muerta y no la ví”. José Ramón pensaba llevar más animales esta semana a esa zona, “pero hemos tenido que llevarlas todas a casa (en Hecho) y ahora soltarlas todos los días, porque no nos podemos fiar de dejarlas ahí”. Precisamente este miércoles por la mañana “hemos notado dónde ha estado el oso y dónde ha dormido, así que sigue ahí”, asegura Marraco.

Los ganaderos del valle de Hecho se han llevado una sorpresa estos días al ver que el oso ha llegado tan cerca de una población, en lugar de subir a puerto. Pero tal y como ha explicado José Ramón, “el oso hace este recorrido todos los años, según me han dicho los Agentes Forestales”. Y precisamente esto es lo que más indigna a los ganaderos, que reclaman saber dónde se encuentra el animal y qué zonas frecuenta. “Si a mí me hubieran dicho que el oso hace esta ruta, no hubiera dejado las cabras ahí”, subraya. De hecho, los Agentes pensaban “que ya había llegado hasta la zona de Aragüés del Puerto”, pero parece ser que todavía sigue por Hecho. Es más, “el sábado cuando se encontraron las huellas fueron hasta Aragüés para ver si había pasado”, relata.

“No sabíamos nada hasta ahora, pensábamos que no había bajado nunca tan abajo, porque jamás habíamos visto huellas ni nada que hiciera pensar que estaba por la zona”, asegura el ganadero. Él lleva soltando a sus cabras en ese lugar unos 27 años “y nunca ha pasado nada”. Por todo esto, Marraco critica la actitud de la administración hacia los ganaderos. “No se hacen las cosas bien, tienen que ser más consecuentes con las personas que viven de la ganadería”. Que el oso haya matado a 4 animales “a mí me supone poco, el problema viene ahora, porque no sabemos dónde está el oso y no podemos dejar sueltos a los animales teniéndolos que sacar y recoger todos los días”.

Etiquetas
Comentarios