Huesca

boltaña

Los ganaderos quieren tener información del oso y el lobo "en tiempo real" para protegerse

Crece la preocupación, tras los últimos ataques de estos animales en Monegros y el Pirineo.

Representantes de Adelpa y de las organizaciones agrarias.
Representantes de Adelpa y de las organizaciones agrarias.
Heraldo

Los ganaderos, con el apoyo de los ayuntamiento del Pirineo, agrupados en la organización Adelpa, han reclamado a la administración tener acceso "en tiempo real" a la información sobre la presencia de ejemplares de oso o lobo en las proximidades de sus explotaciones. Así lo manifestaron el martes en una reunión en Boltaña, justo el mismo día que se conoció el primer ataque de un oso en el Pirineo aragonés desde que salieron de su letargo invernal y cuando están recientes los tres protagonizados por un lobo en Tardienta, en la comarca de Monegros. 

 

El oso Neré, que dejó sus huellas el pasado fin de semana en Hecho, mató al menos una cabra en Embún, localidad perteneciente al mismo municipio, después de perseguir un rebaño, la noche del domingo al lunes, por una pista próxima al casco urbano. La cercanía de este ejemplar a los núcleos ha causado mucha preocupación. 

 

Los ganaderos estuvieron reunidos en Boltaña en la presentación de la propuesta de Adelpa para la reestructuración del sector. Entre sus reivindicaciones está conocer cuántos ejemplares de oso y lobo hay localizados y articular un sistema para el acceso a esta información en tiempo real. "Los osos están geolocalizados y exigimos que si aparecen en un valle se dé información para extremar las precauciones, porque de lo contrario están todos pendientes en todo momento", declaró el presidente de Adelpa, Pablo Castán.

En referencia a los lobos, que no han sido capturados y no llevan GPS, añadió que "lo normal sería que fueran estos carnívoros los que estuvieran localizados, y no el ganado, que es lo que hacen ahora algunos ganaderos para poder detectar los movimientos de sus reses ante los ataques".

La Asociación de Entidades Locales del Pirineo Aragonés, en un comunicado, se preguntó "si la reintroducción de osos eslovenos y lobos italianos es realmente un factor clave de la biodiversidad en el Pirineo". Acordó pedir responsabilidades económicas y de todo tipo a las administraciones que han llevado a cabo la reintroducción de grandes carnívoros y solicitar medidas de gestión y control por parte de la Comunidad Autónoma de Aragón ante la presencia del lobo, cuyos ataques son cada vez más habituales. 

Tras la aparición de las huellas en Hecho, los ganaderos ya mostraron su malestar por la falta de información. "Los animales han salido del letargo invernal y ahora van a ser más activos", advirtió el veterinario de la Asociación de Defensa Sanitaria de ovino de la zona. "Neré llegó a un sitio donde era impensable", dijo Julio Bóscolo, en referencia a la cercanía al caso urbano.

"Queremos que nos tengan informados y no lo hacen", afirmó. La semana pasada, representantes de la DGA se reunieron con los de la ADS, que reclama estar al tanto de por dónde va el oso para prevenir los ataques. Francia tiene un sistema de comunicación entre la administración y los ganaderos a través de una página web, informó Bóscolo. "Nos han dicho que aquí no la implantarán, que si queremos saber algo llamemos a la patrulla del oso (que preguntemos a los guardas). Pero de hecho nos enteramos por los medios de comunicación cuando una osa pasa al valle del Roncal", dijo.   

Un sector "agonizante" que necesita una reestructuración

En la reunión de ganaderos y ayuntamientos se habló el martes de esta y otras preocupaciones de la ganadería de montaña. Hace falta una reestructuración urgente en la que se tenga en cuenta que esta actividad económica es clave para el mantenimiento del medio ambiente. Esta fue la voz unánime escuchada en Boltaña, donde Adelpa reunió a los representantes del sector para presentar sus propuestas de actuación y celebró una mesa redonda con sindicatos y organizaciones agrarias.

El objetivo de la reunión era "visibilizar la situación agonizante de la ganadería en muchas zonas del Pirineo", ya que se ve abocada a la desaparición si no se implantan medidas de inmediato. Denunciaron la falta de políticas agrarias para la protección de los ecosistemas de montaña y sus gentes. El modelo que plantean los ayuntamientos se basa en hacer rentables pequeñas explotaciones de 40-50 vacas o 300 ovejas.

Para ello sugieren el Contrato Territorial de la Explotación, que permitiría dar una renta fija a los titulares asumiendo estos servicios medioambientales y prestaciones de carácter público, que redundarían en frenar la despoblación o prevenir los incendios forestales. Como avance reconocen la modificación legal, publicada ayer en el BOA, sobre distancias entre instalaciones ganaderas. 

Etiquetas
Comentarios