Despliega el menú
Huesca

sucesos

La investigación del crimen de Barbastro, pendiente de pruebas biológicas y del informe ocular

Después de dos meses, no hay detenidos y siguen abiertas todas las hipótesis sobre la muerte del matrimonio de ancianos

Un matrimonio de ancianos muertos en Barbastro / Foto Pano [[[FOTOGRAFOS]]]
La Guardia Civil en el domicilio de los ancianos muertos en Barbastro.
José Luis Pano

Más de dos meses después de encontrar muertos en Barbastro a un hombre de 89 años, Felipe Moreno, y su esposa de 83, Lidia Salinas, con cortes en el cuello, la investigación de la Guardia Civil no ha podido determinar aún las causas de este violento suceso que conmocionó a la ciudad del Vero. Y es que faltan por recibir los resultados de laboratorio de unas pruebas biológicas que recogieron en el domicilio de las víctimas especialistas de la Policía Judicial llegados de Madrid. También está por llegar el informe del equipo central de inspección ocular, que apoyó durante una semana a la Comandancia de Huesca.

Fuentes judiciales explicaron que confían en que en función de lo que dictaminen los análisis de esos restos biológicos se pueda ya encauzar definitivamente la investigación ya que, de momento, continúan abiertas todas las hipótesis. El caso está instruido por el Juzgado número 2 de Barbastro, que decretó el silencio de actuaciones.

En la tarde del domingo 16 de diciembre de 2018, el único hijo de este matrimonio residente en Barbastro se encontró a sus padres tirados en el suelo de la cocina con cortes de arma blanca en el cuello que les causaron las muertes. El hijo de éste vio a sus abuelos con vida por última vez el viernes, dos días antes de que aparecieran los cadáveres en la cocina.

El hijo se encontró tirados a sus padres en la cocina con cortes de arma blanca

Felipe Moreno había sido teniente coronel del Ejército de Tierra en el cuartel de Barbastro y a su cierre en el de Lérida, donde residía uno de sus hijos. Su mujer, Lidia Salinas, procedía de una familia muy arraigada en la ciudad del Vero.#

De momento siguen abiertas todas las líneas de investigación. Entre ellas, que la pareja decidiera quitarse la vida de mutuo acuerdo o que uno de los dos atacara al otro y luego optara por el suicidio. El Ayuntamiento decidió en su día aplazar cualquier concentración mientras no se aclarase si era o no un caso de violencia de género.

La Benemérita también mantenía la posibilidad de que una tercera persona fuera el autor de las muertes, posiblemente alguien conocido ya que la puerta no se encontraba forzada ni el piso desordenado. El robo sí que pareció descartarse al asegurar uno de los hijos que no echaron nada en falta. La Guardia Civil tomó declaración a varios familiares pero solo en calidad de testigos. Hasta ahora no hay ninguna persona investigada ni detenida, según confirmaron ayer fuentes judiciales.

Etiquetas
Comentarios