Aragón
Suscríbete por 1€

congreso mundial de medios

Ging Reyes, periodista de Filipinas premiada: "Las mujeres trabajan el doble de duro que los hombres"

La galardonada con el WAN-IFRA Women in News en el Sureste de Asia espera contribuir con su ejemplo a que haya más liderazgo femenino en el sector de los medios de comunicación.  

Acto en el que Fernando de Yarza ha anunciado a las ganadoras del premio WAN-IFRA Women in News.
Ging Reyes recogió este jueves el premio Women in News del Sudeste de Asia, en Zaragoza.
José Miguel Marco

La periodista filipina Regina 'Ging' Reyes recibió ayer el galardón Women in News correspondiente a la zona del sureste de Asia en el marco del Congreso Mundial de Medios que celebró este jueves su segunda jornada en Zaragoza. Suma 36 años de experiencia en los medios y actualmente ocupa el puesto de vicepresidenta de la Corporación audiovisual ABS-CBN de Filipinas.

¿Es difícil para una mujer en su país trabajar como periodista o directiva de un medio de comunicación?

En mi país no es difícil, creo que somos más afortunados que otros países, porque hay muchas mujeres en Filipinas que se encuentran en puestos directivos, incluso en los medios de comunicación. No estoy yo sola. La jefa de nuestra competencia es también una mujer y hay muchas otras en cadenas de televisión que están dirigidas por mujeres.

¿Por qué cree que a las mujeres les cuesta más que a los hombres llegar a puestos directivos, en este y otros sectores?

En mi experiencia las mujeres trabajan más duro, siento decirlo por los hombres, pero en mi experiencia las mujeres son más concienzudas, no pasan la noche fuera socializando, somos más comprometidas. Además, encuentro que son más enérgicas. En mis equipos liderados por mujeres son más decididas y con más coraje.

¿Tienen que demostrar su valía más que los hombres?

Sí. Tienen que trabajar el doble de duro. Creo que eso es lo que hace que se motiven más porque las mujeres son siempre conscientes de que tienen que demostrarse a sí mismas, tienen que ser las mejores, por lo que también exigen más a sus trabajadores. He escuchado historias terribles de mujeres a las que les ha resultado muy complicado ascender en compañías de comunicación. Espero poder ayudar a cambiar eso y ayudar a que la voz de las mujeres sea escuchada. Tienen la disciplina, la pasión y la creatividad para hacer que las redacciones funcionen con éxito.

¿Cómo fueron sus primeros pasos en esta profesión?

Empecé como asistente de producción en 1986, después de la ‘revolucion del pueblo’ en el país. Era muy joven así que hice de todo, documentación, grabar vídeo, producir. Después terminé siendo productora ejecutiva de un programa durante mucho tiempo, recibiendo algunos premios, y me convertí en jefe de la oficina de la cadena en los Estados Unidos.

¿Qué reportajes recuerda de esa época?

Cubrí informaciones sobre veteranos filipinos, ciudadanos de mi país en el extranjero y también elecciones como la campaña electoral de Barack Obama, que fue histórica. Después fui llamada en 2010 para mi puesto actual.

¿Y el principal reto al que se ha enfrentado?

Creo que el mayor reto de mi carrera lo afronté en 2020 cuando las emisiones de la cadena fueron clausuradas porque el Gobierno no quiso renovar la licencia de emisión.

¿A qué se debió la decisión del Gobierno?

El principal motivo fue que estaba enfadado con la compañía y no permitió que renovaran nuestra licencia. Cuando esto ocurrió tuvimos que dejar marchar a cientos de empleados.

¿Cuántas personas trabajaban en la compañía?

Solíamos ser 7.000 porque éramos también una compañía de entretenimiento y teníamos otros negocios. Después del cierre, nos quedamos con unos 5.000 y en la redacción de noticas fue también afectada. Ese fue el mayor reto que mi equipo y yo tuvimos que afrontar.

¿Cómo consiguió mantener la actividad de la cadena?

Estamos sobreviviendo en el área digital, televisión por cable y algunas acuerdos de emisión de programas en canales más pequeños, pero estamos a flote. Nos ayuda a continuar con el aspecto más importante de este trabajo, que es el servicio al público. Recientemente tuvimos un tifón en Filipinas que tuvimos que cubrir con muchas limitaciones, que nos hicieron depender de los móviles. Lo que me reconforma más es ver que nuestro equipo continúa haciendo su trabajo, con todo su corazón. No quieren rendirse.

¿Es un trabajo vocacional?

Sí, porque es un trabajo muy vocacional, una llamada y es muy difícil dejar este trabajo. En mi discurso he dicho que quiero ver a más jóvenes reforzar su fe en nuestra industria, en lo que hacemos, porque si no a dónde va el periodismo. Necesitamos a los jóvenes y generaciones de jóvenes periodistas. 

¿Con las redes sociales se llega a pensar que cualquiera puede hacer el trabajo de un periodista?

Sí. Se piensa que todo el mundo puede hacerlo, pero lo que tiene que entender el público es que nosotros somos responsables. Cuando cometemos un error debemos ser responsables. Un tuit no es responsable ni tiene que pedir perdón. Por supuesto que hay mucha gente joven que está en las redes sociales y no leen los medios de comunicación. El reto es seguir reinventarnos a nosotros mismos, no tener miedo de innovar pero manteniendo nuestros valores fundacionales. No puedes distorsionar los hechos, revisar la historia y si esto sucede tenemos que decir que sucede. También es un negocio, no podemos perder dinero, porque si no todos perderíamos nuestros trabajos, pero tiene que haber un punto medio entre los propietarios de medios y los periodistas para que sea lo que sea que se persiga en el nombre de la reinvención, no tiene que dañar lo que somos. Cuales quiera que sean los cambios que se quieren hacer para mejorar nuestras finanzas, no debemos sacrificar la calidad y la integridad. Esta tiene que ser nuestra motivación.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión