Aragón
Suscríbete por 1€

ejército

Santiago Ibarreta: “Está previsto que sigamos trayendo víctimas de la guerra de Ucrania”

El general jefe de la Base de Zaragoza destaca que los componentes del Ala 31 y del Ala 15 están entrenados para cualquier misión de la OTAN, en Ucrania o en otro lugar.

Santiago Ibarreta, general jefe de la Base Aérea de Zaragoza, ante el monumento de las unidades que tiene frente a la oficina.
Santiago Ibarreta, general jefe de la Base Aérea de Zaragoza, ante el monumento de las unidades que tiene frente a la oficina.
Francisco Jiménez

El general Santiago Ibarreta (San Javier, Murcia, 1966) conoce bien la Base Aérea de Zaragoza porque fue piloto de los aviones Hércules del Ala 31 (entre 2005 y 2008). Ha participado en misiones en Afganistán, Kirguizistán, Mali o Senegal. Su anterior destino fue la Base de Getafe y destaca la respuesta de España a la guerra de Ucrania desde el Ejército del Aire con el traslado de víctimas, refugiados y armamento.

Regresa a la Base como general. Desde que estuvo como piloto del Hércules (de 2005 a 2008)  el Ala 31 ha modernizado toda su flota con once aviones A400M, aunque aún le faltan tres. ¿Cómo contempla ese gran cambio?

El cambio del Ala 31 es el de toda la Base porque ha aportado un valor añadido y lo que implica más responsabilidades. El A400M es táctico y con una capacidad que convierte la Base en un centro estratégico y neurálgico. Salen muchas operaciones hacia el exterior y eso hay que apoyarlo. Además, ha habido un cambio fundamental en el transporte aéreo civil en al aeropuerto (de Zaragoza) porque en mi época era diurno, de 8 a 20.00, pero ahora es de 24 horas y es el segundo de tráfico en toda España por detrás de Barcelona. Ese incremento de tráfico nos obliga a actuar 24 horas, que ya teníamos, pero ahora con un tráfico continuado. La Base es de operación conjunta con el aeropuerto en lo que se refiere al espacio aéreo y las pistas, con la salvedad de que el control lo hacen los militares.

El control aéreo es militar desde que se cambió en mayo de 1990 por el despliegue de aviones de Estados Unidos hacia la guerra del Golfo. ¿Cree que puede pasar a civil o hay mucho tráfico militar?

Este área tiene mucho tráfico militar, una intensidad fuera de lo normal porque confluyen áreas de maniobras en el aire, el Cenad de San Gregorio y el campo de Ablitas. Por eso es mejor que aquí el control sea militar, porque estamos más acostumbrados y porque en Madrid no se hace. No sé si se cambiará a civil; es cierto que ha crecido respecto a otros años, pero el tráfico militar se mantiene y es complejo, con la salida de los cazas (F-18) del Ala 15 y los del Ala 31, además de las zonas de entrenamiento que hay alrededor y se utilizan para cursos de alta especialización, como el EATC, porque vienen aviones de países aliados. Esa complejidad es mejor que la controlen los militares.

La guerra de Ucrania les ha obligado a activar los aviones A400M para trasladar refugiados, armamento y a los primeros tres heridos ucranianos al Hospital Militar. ¿Van a traer más víctimas?

Está previsto que vengan más víctimas aquí y seguiremos trayéndolas. No nos ha supuesto más trabajo, aunque se ha enfocado hacia el conflicto de Ucrania. Tener aviones como el A400m supone operaciones como la de Kabul, y nos da más visibilidad hacia el público. Los procedimientos están más ensayados y ya hemos recibido gente herida de conflictos en África o Afganistán.

¿Qué supuso el cambio de los aviones Hércules por los A400M que se cerró en 2020?

Es un salto cualitativo, aparte de cuantitativo, porque el A400M es un avión táctico con capacidades estratégicas. No solo para las cargas sino por su mayor alcance y velocidad. Con los Hércules había que planificar varios saltos, pero en el A400M se puede hacer directamente y quita mucha problemática con los sobrevuelos y los descansos de los pilotos. Aun así, le tengo cariño al Hércules.

¿Dónde van a instalar en la Base el último Hércules de recuerdo?

Pretendemos que sea parte del acervo histórico de Zaragoza y del Ejército del Aire y que esté en el Ala 31. Tenemos que disponerlo para que pueda verse y, como es grande, habrá que ver el lugar y acondicionarlo. Tendrá que darnos pautas el Museo del Ejército del Aire.

Los F-18 no han ido a los países del Báltico durante el conflicto en Ucrania pero pueden sustituir a los ocho enviados de la Base de Torrejón. ¿Cuándo sucederá? 

Los F-18 del Ala 15 se relevan con los de Torrejón y seguro que los de Zaragoza volverán a los países del Báltico porque están dentro de las unidades de la OTAN, aunque no sé todavía cuándo será el cambio. También se ha realizado otro despliegue en Rumanía. La Base tiene que garantizar que el Ala 15 y el Ala 31 estén operativas si tienen que actuar y se les permita su entrenamiento para que actúen lo que haga falta, según la OTAN.

¿Cree que Zaragoza tiene el espacio aéreo más efectivo de toda España con unas pistas de 3,7 kilómetros, que llegó a servirle hasta a la NASA como base de emergencia al lanzar el Discovery?

Para la NASA lo mejor era la pista aérea de la Base de Zaragoza, como la de Morón, ante la posibilidad de abortar el despliegue. Nuestro espacio aéreo, dentro de las aerovías, está suficientemente descongestionado para las misiones tácticas de caza y de transporte.

Defensa condecoró a los militares del Ala 31 y EADA por el rescate de 2.200 afganos en el aeropuerto de Kabul en agosto de 2021, en una operación muy peligrosa y exigente. ¿Tienen efectivos suficientes en estas unidades para cubrir estos operativos o es que son muy buenos?

Primero son muy buenos y están preparados. Todas las misiones tienen un riesgo, que se asumen y superan con el equipamiento de los aviones y el personal, así como su entrenamiento. Lo que se mandó fue suficiente porque en el aeropuerto de Kabul había militares españoles y de otros países, que debían coordinarlos y espaciarlos.

Un oficial del Ala 31 dijo a HERALDO que además de esas condecoraciones debería notarse en los presupuestos para la unidad…

Los presupuestos de Defensa es un tema de política que están ahora en boca de todo el mundo. Ahora que se va a celebrar el 40 aniversario del ingreso de España en la OTAN, que va a reunirse aquí (28 y 29 de junio en Madrid), se habla de que todos los países tengan sus presupuestos de acuerdo con la necesidad. Pero eso supera mi decisión.

¿Es cierto que dos F-18 de la Base pudieron interceptar a unos aviones extranjeros la semana pasada en Castellón?

No conozco los detalles de esa misión. La Base está activada las 24 horas, los siete días de la semana y los 365 de todo el año; y participa activamente en la defensa y el control aéreo de la Península y de las islas Canarias de manera integrada. El Ala 15 mantiene los aviones en alerta o alarma para comprobar si una traza coincide con su plan de vuelo y por eso se sacan los F-18. Eso pasa de manera común.

Como les pasaba en Letonia, cuando comprobaron decenas de vuelos de aviones rusos… Ahora han enviado ocho F-18 para el control de los países del Báltico.

Sí, pero allí el ambiente es otro con aviones rusos. Aquí suelen ser comerciales. La alerta de los F-18 puede crecer y tienen que estar listos.

Estuvo destinado en la Base de Zaragoza unos años después del accidente del Yak-42. ¿Qué recuerdos tiene de esa tragedia en la que murieron 62 militares?

Siempre me he acordado de los compañeros del Yak. En aquel momento estaba en Manás (Kirguizistan) y se les recordaba allí porque es un deber de los militares con los compañeros que has perdido en un accidente o en una acción de combate. Hay que tenerlos siempre en cuenta porque las misiones nunca están exentas de riesgo. Fue una tragedia con la gente que vuelve de una misión.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión