Aragón
Suscríbete por 1€

defensa 

El general Ibarreta, experimentado como piloto del Ala 31, se hace cargo de la Base de Zaragoza

Toma posesión del mando en un acto dirigido por el general Juan Angel Treceño, jefe del Mando Aéreo General, quien ha recordado su experiencia en misiones en Kirguizistán, Afganistán, Bosnia y Mali.

El general Santiago Alfonso Ibarretxe (derecha), jefe de la Base de Zaragoza, junto al general jefe del Mandfo Aéreo General, Juan Ángel Treceño.
El general Santiago Alfonso Ibarreta (derecha), jefe de la Base de Zaragoza, junto al general jefe del Mandfo Aéreo General, Juan Ángel Treceño.
Francisco Jiménez

El general Santiago Alfonso Ibarreta Ruiz, un experimentado piloto de los aviones Hércules en el Ala 31, se ha hecho cargo este miércoles por la mañana de la jefatura de Base Aérea de Zaragoza, en sustitución del coronel Ignacio Asensi Catalán, que llevaba un año al frente del cargo de manera coyuntural y le entregó el bastón de mando.

En un acto muy simbólico, al que ha acudido la delegada del Gobierno, Rosa Serrano, entre otras autoridades (el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Aragón, Manuel Bellido, y el concejal del Ayuntamiento de Zaragoza, Alfonso Mendoza) , el general jefe del Mando Aéreo General, Juan Ángel Treceño García, ha destacado al “flamante” nuevo jefe de la Base de Zaragoza, como un militar que tiene “una amplia experiencia como piloto de transporte”.

De hecho, ha destacado que estuvo destinado como piloto del Ala 31, “una unidad emblemática de esta Base”, y llegó a ser jefe del destacamento de aviones C-130 Hércules en Kirguizistán, en el apoyo de las operaciones en Afganistán (en esta misión fallecieron 62 militares, la mitad de ellos procedentes de la Base de Zaragoza, en el regreso desde Kabul a España en un accidente ocurrido en Turquía a bordo de un Yak-42 en 2003).

Asimismo, el general ha resaltado que Ibarreta tiene experiencia en operaciones en Bosnia-Herzegovina, Mali y como jefe del destacamento Orion en Yibuti, y además fue profesor en la Academia General del Aire. Respecto de su recorrido como oficial del Estado Mayor le ha llevado al Estado Mayor Conjunto, al Mando de Operaciones, al Estado Mayor del Aire y al Cuartel General del Mando Supremo Aliado en Bélgica.

Procede de su último destino como jefe de la Base Aérea de Getafe y además estuvo destinado como jefe de los Programas de las Aeronaves Tripuladas Remotamente en la DGAM (Dirección General de Armamento y Material).

Recordar la historia de la Base desde 1937

En su discurso, el general Treceño ha recordado que la historia de la Base de Zaragoza nació en 1937 como aeródromo de Garrapinillos, con dos campos de vuelo separados 4 kilómetros entre sí, hasta la creación del Aeropuerto Nacional en 1946, que abrió la posibilidad del tráfico internacional en 1948 y de los vuelos nocturnos.

Ha recordado la gran conversión de la Base Aérea de Valenzuela (que se bautizó así en 1946) con la firma del Tratado de Amistad y Cooperación con los EE.UU en 1956, que lo convirtió en “una de las mejores bases de Europa”, que contó con el primer avión de combate F-86, hasta que en 1992 se marcharon los norteamericanos.

Asimismo, el general recordó que en 1999 se creó la Agrupación de la Base Aérea de Zaragoza para dar seguridad al personal, a los medios y a las instalaciones, que desde 2002 depende del Mando Aéreo General. “Esta Base y su Agrupación es una unidad muy compleja, grande y con una entidad de instalaciones que no da lugar al descanso”, ha destacado al referirse al grupo de unidades fundamentales para las misiones de España en el extranjero que lo convierte en “un pequeño Ejército del Aire”.

“El general Ibarrete tendrá que afrontar el desafío con la profesionalidad, el ánimo y la determinación que le caracterizan y para ello contará con la inestimable ayuda sde todas las personas que estarán a su cargo”, ha recalcado Treceño. “Mi general, transmíteles ilusión y optimismo. Estamos orgullosos de lo que somos y se tiene que notar en el día a día. Los tiempos no son cómodos, pero para eso estamos y, no solo trabajo y profesionalidad, sino con ilusión, con optimismo, la vida será más fácil y la misión saldrá adelante”.

Último avión Hércules de la Base guardado en una nave antes de que se instale como un monumento en las próximjs semanas.
Último avión Hércules de la Base guardado en una nave antes de que se instale como un monumento en las próximjs semanas.
Francisco Jiménez

Después del discurso del general Treceño, la banda de la Base de Zaragoza interpretó el himno del Ejército del Aire, se hicieron la entrega de la corona a la Virgen de Loreto en recuerdo de los fallecidos, y se realizó un desfile de parte de las unidades, mientras un avión A400M y dos cazabombarderos F-18 pasaron sobre la sede del Ala 31, donde se realizó el acto.

Durante la celebración se podía ver la cola del último avión Hércules C-130 aparcado en una nave de esta unidad porque todos los demás acabaron vendidos a varios destinatarios al ser sustituidos por los A400M (ahora hay once). Fuentes militares señalaron que el plan de esta aeronave es que se instale al lado de la carretera de entrada a la Base como recfuerdo a todos sus miembros del Ala 31.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión