Aragón
Suscríbete por 1€

periodismo

El centenario de una periodista pionera

El próximo miércoles se cumplen 100 años del nacimiento de Pilar Narvión en Alcañiz (Teruel). Recibió el premio Antonio Mompeón de HERALDO en 2009.  

La periodista alcañizana Pilar Narvión, en Medinaceli (Soria) en septiembre de 2009, poco antes de recibir el premio Antonio Mompeón de HERALDO.
La periodista alcañizana Pilar Narvión, en Medinaceli (Soria) en septiembre de 2009, poco antes de recibir el premio Antonio Mompeón de HERALDO.
Victor Baena

Cuando se entra en Wikipedia, Pilar Narvión Royo es descrita como "una periodista y comentarista española" y "la iniciadora del periodismo político en España". El próximo miércoles se cumple su centenario, ya que nació en Alcañiz el 30 de marzo de 1922 y falleció, con 91 años, en Madrid el 7 de julio de 2013.

Un periodista turolense que la conoce como casi nadie es Juan Carlos Soriano, redactor de Radio Nacional de España, y recuerda este aniversario porque siempre ha querido evitar que se perdiera la estela de una compañera que le marcó a él y a España. Dejó para la historia sus artículos sobre el Mayo del 68 en París, donde fue corresponsal hasta que regresó a España y contó cómo se vivió la Transición y el golpe de Estado del 23-F.

De hecho, Pilar Narvión recibió al joven estudiante Soriano en el diario ‘Pueblo’ (editado entre 1940 y 1984), en la calle de Huertas de Madrid, cuando ella era directora adjunta, la primera periodista que llegó a ese puesto. "Estuve conviviendo con ella, trabajando en la sección de Radio y Televisión, donde me metió cuando yo estudiaba Periodismo en la Complutense. Pilar me recomendaba que había que leer a Larra y a Baroja, y además logró que me pagaran las colaboraciones durante ocho meses", apunta Juan Carlos Soriano. 

La periodista Pilar Narvión en una fotografía de archivo.
La periodista Pilar Narvión en una fotografía de archivo.
Heraldo

Su estrecha colaboración y paisanaje (ella, de Alcañiz y él, de Royuela) llevó al redactor a proponer, muchos años después, que se hiciera un libro de memorias; fue publicado en 2008 bajo el título ‘Pilar Narvión. Memorias de una mujer de acción’. "Conseguimos que se presentara en la salas de columnas del Congreso de los Diputados por Javier Capitán, su sobrino y periodista, y su compañera Julia Navarro, después de que lo autorizaran los diputados de la Mesa de la Cámara", agrega Soriano. Consiguieron que intervinieran políticos como Manuel Fraga y Santiago Carrillo (en esa etapa Adolfo Suárez sufría ya alzhéimer) o periodistas históricos como Iñaki Gabilondo. "Carrillo explicó que Pilar Narvión fue la primera periodista que le nombró como lo que era, un exiliado político, con Franco todavía vivo, y sin denigrarle en la prensa del Régimen. Se conocieron en París", agregó.

En una entrevista publicada en HERALDO (20 de septiembre de 2009), la periodista aragonesa reconoció que incluso ayudó a Carrillo en París, en relación con el servicio militar de sus hijos en Francia y sus pasaportes, para lo que pidió ayuda al embajador de España, Pedro Cortina, padre de uno de los ‘Albertos’. Había conocido a Carrillo en el estudio del pintor Pepe Ortega, también comunista, y luego lo veía a menudo en el restaurante Madrid. Tras dejar la capital francesa, se tomaban cafés en el Congreso de los Diputados, donde se reencontraron con un abrazo.

En un artículo que sacará la revista ‘Turia’ el próximo 6 de abril, Soriano rememora que Narvión era la única mujer que estaba en la redacción del diario vespertino ‘Pueblo’, editado por la Organización Sindical. El fundador de la Escuela Oficial de Periodismo, Juan Aparicio, reunió a todos los trabajadores para advertirles de que, por respeto a la nueva compañera, se prohibían los tacos y los chistes verdes en aquella España. A su llegada como director, Emilio Romero se convirtió en su mentor. Narvión pasó por las crónicas de sociedad y la ciudad de Madrid de los años 50, hasta que en 1956 fue nombrada corresponsal en Roma, una decisión que fue bien acogida por sus compañeros, quienes alabaron "su capacidad de análisis y su destreza con los idiomas". Más tarde, asumió la corresponsalía de París y finalmente llegó a ocupar el cargo de directora adjunta.

Entre los galardones recibidos por su trayectoria se cuentan, entre otros, el Premio Víctor de la Serna de Periodismo en 1973 y el Premio Antonio Mompeón Motos de HERALDO en 2009. Su estado de salud le impidió desplazarse a Zaragoza y la presidenta de HERALDO DE ARAGÓN en ese momento Pilar de Yarza se lo entregó en su casa de Madrid .En una entrevista en Medinaceli (Soria), detalló que, aunque se había jubilado en 1983, con 61 años, separándose del mundo del periodismo, seguía leyendo a diario tres periódicos españoles y lamentaba no acceder a internet, porque entonces acudiría a ‘Le Monde’, ‘Le Figaro’ e ‘Il Corriere de la Sera’. 

"No estaba muerta, pero me han resucitado en mi tierra. Además, el HERALDO fue el primer periódico que pisé, con 8 años, cuando estudiaba el ingreso en el Instituto Miguel Servet y fuimos a visitarlo. Al final de tu vida, cuando crees que te han olvidado, es bueno que tus paisanos te den el premio más importante del periodismo en Aragón. Es bueno saber que el año pasado lo recibió Antonio Mingote, porque es muy amigo mío y me satisface continuar esa saga", dijo.

En esa extensa conversación, Narvión reconoció que la gente siempre le recordaba sus crónicas de Mayo 68, un proceso que no le pareció una revolución; ella tuvo la suerte de contar cómo empezó y cómo terminó, desde las raíces de donde surgió al modo en que se disolvió. Pero, de París, hablaba con especial cariño de cuando el actor Paco Rabal le presentó al gran director de cine Luis Buñuel, su paisano. Hablaban mucho más del Bajo Aragón, de los tambores y el bombo, "porque él era de Calanda", que de política. "De Paco Rabal siempre cuento que tenía la obsesión de si yo era virgen y siempre me lo preguntaba, pero se murió sin saberlo", reconoció. Está previsto que el próximo Congreso de Periodismo de Alcañiz, que celebra el diario ‘La Comarca’ en septiembre, esté dedicado a la cultura y se recuerde a la gran periodista Pilar Narvión.

Cuando se le pidió que, tras su dilatada carrera profesional, buscara con qué personaje se quedaría, ella mencionó su etapa de cronista parlamentaria, después de haber regresado a España en 1973, y mencionó como personaje fundamental a Adolfo Suárez, el presidente del Gobierno que hizo brillar la Transición y venció al golpe de Estado del 23-F. "Suárez es el personaje por quien guardo más respeto, porque cubrió una etapa de la historia de España muy difícil con tremenda honradez y sensatez. Y el general Gutiérrez Mellado, ‘el Guti’. Nos dieron una lección de fortaleza, humanidad y pundonor en el Congreso. Me emociono al hablar de ellos. Ellos (Suárez y Gutiérrez Mellado) se enfrentaron con la historia y supieron resolverlo", recalcó. De hecho, asumió que el 23-F solo tuvo miedo un minuto, cuando se llevaron fuera del hemiciclo a Suárez, Carrillo y los demás. "Me fui a las doce de la noche a hacer la crónica al periódico, porque un periodista no sirve de nada si no lo cuenta y está seguro de que llega. Se lo dije al capitán de puerta y me marché", concluyó.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión