Aragón
Suscríbete por 1€

aragón

Aragón, tierra de acogida: 5.100 refugiados en ocho años de más de 70 países

Ucrania lleva camino de convertirse en el primer país de procedencia de las personas que buscan empezar una nueva vida en la comunidad, que ahora encabezan Venezuela, Siria, Colombia, Afganistán y Malí. 

Familias refugiadas en Aragón de Ucrania, Venezuela y Siria.
Familias refugiadas en Aragón de Ucrania, Venezuela y Siria.
Javier Belver/Francisco Jiménez/Toni Galán

La solidaridad de los aragoneses con las personas que huyen de la invasión rusa de Ucrania, a punto de cumplir un mes, ha quedado demostrada con los viajes organizados por particulares casi desde los primeros días del ataque. Personas de todos los perfiles localizan a  familias que querían huir del país y recorrido miles de kilómetros en furgonetas alquiladas para llevar hasta la frontera o países limítrofes como Polonia, productos de primera necesidad y, en el viaje de vuelta, traen a quienes podían escapar del horror de la guerra. A estos viajes de voluntarios se han sumado después iniciativas de empresas que han fletado autobuses y llevan camiones de ayuda o convierten parte de sus almacenes en puntos de recogida.

En algunos viajes hay lazos personales, como los creados por las familias aragonesas de la Asociación Asistencia a la Infancia, creada a partir del accidente en la central nuclear de Chernobyl en 1986, que venían acogiendo en verano y Navidad a niños y niñas de orfanatos y familias muy necesitadas de Ucrania, que hoy ya son padres. Muchos han conseguido traerlos en estos viajes solidarios, aunque otros no han podido hacerlo aún por ser menores no acompañados. En otras ocasiones son ucranianos residentes en Aragón que van a buscar familiares o a otros compatriotas por sentirse útiles. 

Sin embargo, en la mayoría son desconocidos que se embarcan en un viaje de largas horas al volante movidos por la necesidad de ayudar en una guerra a las puertas de Europa que nadie esperaba. La crisis humanitaria desatada por el ataque de Rusia ha provocado el éxodo de personas más rápido desde la Segunda Guerra Mundial, como han alertado desde ACNUR, la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados.

Las otras guerras

La guerra en Ucrania se suma a otros conflictos todavía vivos, aunque han ido quedando en un segundo plano en los últimos años. La salida desesperada de familias ha recordado las escenas vistas en el regreso de los talibanes a Afganistán el verano pasado o en el conflicto en Siria. Todos ellos son países desde los que siguen llegando personas que piden protección a Aragón. A la comunidad han venido 4.670 refugiados entre 2015 y 2021, de más de 70 nacionalidades, según los datos del año pasado de que dispone la consejería de Ciudadanía del Gobierno de Aragón. Sumados a las alrededor de 500 personas llegadas de Ucrania en las últimas semanas superarían los 5.100. Se trata de personas con estatus de refugiado, que participan en los programas del Gobierno central. En el caso de la crisis humanitaria en Ucrania, pueden optar por una "protección temporal" especial, diseñada ante la masiva salida de personas del país.

La acogida de refugiados es competencia del Gobierno central, a través del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones. En Aragón, la ONG Accem se encarga de la "primera acogida" de los que llegan. Debido al volumen de llegadas se ha pedido apoyo en esta fase a otras ONG como Cruz Roja.

Loading...

Puede solicitar la protección como refugiada de toda persona que tenga "fundados temores" de ser perseguida por motivos de raza, religión, nacionalidad, opiniones políticas, pertenencia a determinado grupo social, de género u orientación sexual o al apátrida, quien carece de nacionalidad, por los mismos motivos, según el Programa de Protección Internacional de España, que depende del Ministerio del Interior. 

De Kiev a Maella: "Cada vez que tenía que coger a los tres niños y bajar al sótano me daba miedo no llegar a tiempo"
Cristina, con su madre Marina, familia ucraniana en Maella.
1

Cristina mira con sus enormes ojos azules todo lo que le rodea, con curiosidad, y una sonrisa tras la que cuesta imaginar que hace solo una semana huía de las bombas que caían cada vez más cerca de su casa, en una pequeña población junto a Kiev, la capital de Ucrania asediada tras la invasión de Rusia. Sus padres, Marina, enfermera, y Yaroslav, empleado del sector logístico, huyeron dejando atrás su casa y al resto de sus familiares para protegerla y a los pequeños Misha y Zajar, de solo cuatro meses. El padre pudo acompañarles porque pese a ser joven, no tenía obligación de quedarse en el país al tener familia numerosa.
En el albergue de la localidad zaragozana de Maella han encontrado un segundo hogar junto a otras dos compatriotas que, como ellos, llegaron hace una semana en furgonetas desde la ciudad polaca de Cracovia, en un viaje humanitario organizado por un grupo de zaragozanos. <<

El ritmo de llegadas de ucranianos hace pensar que el país se colocará este año en el primer puesto de los lugares de donde proceden los refugiados en Aragón. El mayor número ha venido desde Venezuela, donde la situación política llevó a salir del país a miles de personas. A Aragón han llegado 776 venezolanos, según los datos entre 2015-2021. Algunos de ellos se han agrupado en la Asociación Civil Ibero Venezolana (Asoiven). La llegada desde el país sudamericano a Zaragoza "se acentuó en el 2008, y paulatinamente en los años posteriores", explica Wilson García, su portavoz. "Son familias que han perdido todo, sus pymes, sus, casas y vehículos", explica, tanto en la etapa del Gobierno Hugo Chávez como en la actual del presidente Nicolás Maduro. La comunidad venezolana de refugiados defiende la legitimidad del líder opositor Juan Guaidó, reconocido con un gobierno "interino" por unos 60 países, entre ellos España, tras las elecciones de 2019. 

"Lamentablemente, la grave situación política venezolana ha pasado de la resonancia mediática global, a escasos escenarios televisivos y prensa en general", señala García, aunque apunta también como causa la "manipulación de la información" de la que considera la "organización criminal que usurpa el poder en Venezuela".  Y confiesa su "sorpresa" tras la propuesta de Estados Unidos para negociar la compra de crudo a Maduro, a raíz de la reducción de suministro y subida de precios por la guerra con Rusia, siendo que ofrece una recompensa de 15 millones de dólares por su captura. "Parece que ahora, se han replanteado dicha negociación". Sobre la acogida en Zaragoza solo tiene buenas palabras, pero pide más agilidad en los trámites burocráticos.

De Venezuela a Zaragoza: "Todos sentimos añoranza de dejar nuestro país y angustia sobre el futuro para saber qué hago ahora"
Martha Lasprilla, venezolana en Zaragoza.
2

"Todo empieza poco a poco. Primero te enteras de que se va uno del país, que no conoces, luego otro y se va cerrando el círculo hasta que es un amigo o un familiar". Martha Lasprilla, colombiana de nacimiento, pero que creció en Venezuela, afirma que nunca pensó que tendría que dejarlo todo y marcharse de su casa, aunque de pequeña tuvo que salir también con su familia de su país de origen. Llegó a España en 2017 con su marido y cuatro hijos, aunque tardaron seis meses en agruparse por las dificultades para abandonar Venezuela.
Cree que hay sentimientos comunes cuando alguien tiene que huir de su patria, sea cual sea su nacionalidad, porque "todos sentimos añoranza de dejar nuestro país y angustia sobre el futuro, 'qué hago ahora'". En su caso, lo que hizo fue "reinventarse". <

Siria ocupa el segundo lugar en la lista de países de los que proceden los refugiados que viven en Aragón, con 583 personas, de ellas 343 hombres y 240 mujeres. Le sigue Colombia con 470 (277 hombres y 193 mujeres) y Afganistán con 234 personas, en su mayoría hombres, llegados todos el año pasado, tras la salida de las tropas internacionales del país y la vuelta al poder del régimen talibán. Casi el mismo número de personas llegó desde Malí, que ocupa el quinto puesto en número de refugiados con 276 (168 hombres y 108 mujeres). 

De Alepo a Las Fuentes: "Al principio todo el mundo hablaba de la guerra de Siria, luego pararon"
Lian Alahmad, refugiado sirio en Zaragoza, cofundador del restaurante Syriana.
3

El restaurante Syriana cumple el mes que viene un año. Sus fundadores, dos jóvenes sirios que huyeron de la guerra y que se han asentado en Zaragoza. Yousef Shahibar y Lian Alahmad, reviven estos días  lo que sufrieron cuando residían en su país al ver las imágenes de los bombardeos de Rusia sobre Ucrania. Lian recuerda que en su país la guerra continúa. "Al principio todo el mundo quería ayudarnos, todo el mundo estaba hablando de la guerra en Siria, pero luego pararon", lamenta, sobre el asedio que sufrió su ciudad, Alepo. Han pasado 11 años.
​Siguen los ataques en algunas zonas. En su ciudad "solo tiene electricidad dos horas al día" y no hay agua corriente. Su familia sigue estando allí y no quieren marcharse. <<

A nivel nacional e internacional, las organizaciones no gubernamentales piden estos días que no se olviden todos los países que siguen necesitando la cooperación internacional. Algunas como Intermon Oxfam han alertado de que hay países que están recortando presupuestos para poder responder a la emergencia actual en Europa. "Rechazamos que haya que elegir entre ayudar a una persona refugiada de Ucrania o a una agricultora somalí hambrienta", ha dicho su director, Franc Cortada. En muchos países como Siria y Yemen el hambre es otra emergencia. Ha pedido que no se "penalice" a unos países ni paguen el precio "por nuestra obligación de atender al pueblo de Ucrania". Consciente de que los presupuestos tienen límites ha planteado que se busquen otras soluciones.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión