Aragón
Suscríbete por 1€

movilidad

Los usuarios de patinete de Zaragoza se revuelven contra la norma que ilegalizará sus vehículos en 2027

Los actuales patinetes no podrán circular en cinco años por los nuevos requisitos de la DGT. Una manifestación recorrerá el domingo las calles de la capital aragonesa.

Los convocantes de la concentración, de la Asociación de usuarios de VMP de Zaragoza (Azuvemp), ayer en Gran Vía.
Los convocantes de la concentración, de la Asociación de usuarios de VMP de Zaragoza (Azuvemp), ayer en Gran Vía.
Guillermo Mestre

Los patinetes que hoy circulan por Aragón y por el resto de España serán ilegales en 2027. Un cambio en los requisitos aprobado recientemente por la Dirección General de Tráfico (DGT) va a provocar que en menos de cinco años los vehículos deban tener una certificación a la que los actuales modelos no pueden acceder. Los usuarios de VMP (Vehículos de Movilidad Personal) de Zaragoza se rebelan contra la nueva norma, que obligará a “tirar a la basura más de tres millones de vehículos ligeros y no contaminantes”. Por eso han convocado una manifestación -en patinete, claro- que recorrerá este domingo las calles del centro de la capital aragonesa.

A partir de enero de 2024, todos los modelos que se comercialicen en España deberán tener una nueva certificación. Esta se dará a los fabricantes que cumplan con los nuevos requisitos que exige la DGT, que fundamentalmente cambian con respecto a los actuales en la potencia máxima de los patinetes, el mecanismo de frenado, el sistema antimanipulación… Los vehículos que se hayan vendido antes de 2024 tendrán una moratoria para circular hasta 2027, según recoge la resolución de la DGT publicada recientemente en el Boletín Oficial del Estado (BOE). Pero no más allá de esa fecha.

El objetivo del organismo es mejorar la seguridad de estos vehículos. Los patinetes han irrumpido con fuerza en las calles, y ya se calcula que todos los días hay un millón de unidades rodando por España. Este nuevo protagonista de la escena de la movilidad provoca nuevas situaciones de riesgo tanto para quienes los conducen como para quienes comparten el espacio público con ellos. Así, los choques y colisiones son cada vez más habituales, como ven a casi diario en los servicios de Urgencias de los hospitales.

Los nuevos patinetes deberán tener una potencia máxima de 1.000 watios. Aunque la mayoría de los que se comercializan no superan este límite, en algunos casos “se puede quedar justo”, sobre todo “en ciudades con cuestas o para gente con más peso”, señala Guillermo Royo, presidente de la Asociación de Usuarios de VMP de Zaragoza (Azuvemp). Además, el nuevo certificado incorpora nuevas exigencias en aspectos como los sistemas de frenado (deberán tener dos frenos independientes), las luces, los avisadores acústicos o el tamaño y rugosidad de las ruedas.

Cuestiones que la asociación zaragozana, en algunos casos, ven como mejoras positivas para el sector. Lo que critican es que los patinetes que ahora circulen se quedarán inservibles. “No es normal que haya que tirar tres millones de patinetes al vertedero”, apunta Royo. Según señala, los vehículos que actualmente se comercializan cuentan con el marcado CE de la Unión Europea. “No sé por qué tenemos que ser aquí más exigentes que en el resto del continente”, reflexiona Royo, quien teme que algunos fabricantes “renuncien al mercado español” ante estas exigencias, lo que -de producirse- limitaría la oferta existente de estos vehículos.

Desde la tienda Ecoridershop, especializada en patinetes eléctricos, señalan que el problema será para los usuarios que les gusta usar “patinetes de más de 1.000 watios”, cree Juan Pérez, propietario del establecimiento. En cuanto al resto, apunta que los fabricantes ya están trabajando para que los vehículos que se vendan a partir de ahora cuenten con la certificación de la DGT necesaria para que puedan circular en el futuro.

A juicio de Royo, sin embargo, la norma puede ser “una traba” para el crecimiento de un vehículo que cada vez suma más adeptos. “En los días laborables si vas por un carril bici ves tantos o más patinetes que bicicletas”, apunta. Según señala, los VMP se usan más entre semana por “el miedo que da aparcarlos en la calle”. En los días laborables el trayecto clásico es de casa al trabajo y del trabajo a casa, por lo que el patinete puede subir con el usuario y no quedarse en la vía pública.

La manifestación que ha convocado Azuvemp -el fin de semana estuvieron repartiendo octavillas entre los usuarios para anunciarla- comenzará el domingo a las 11.00 en la plaza de España de la capital aragonesa. Desde allí, emprenderán una marcha en patinete que recorrerá el paseo de la Independencia, el paseo Pamplona, María Agustín, Echegaray y Caballero, Coso y  vuelta a la plaza de España. La marcha, además, también servirá para reivindicar "un carril bici para el paseo Pamplona y María Agustín", que ahora mismo "son autopistas",  por las que "es extremadamente peligroso circular" tanto en patinete como en bicicleta, denuncia Royo.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión