Aragón
Suscríbete

coronavirus

Cuando no hay vuelta al cole para el niño: "Hay padres que tienen mucho miedo"

Son casos "puntuales", pero que han repuntado: un buen número de familias prefieren dejar a los hijos en casa hasta que pase el temporal de la séptima ola de covid.

Entrada este lunes de escolares al colegio María Zambrano (Parque Venecia) de Zaragoza
Entrada este lunes de escolares al colegio María Zambrano (Parque Venecia) de Zaragoza
Francisco Jiménez

El peor repunte de contagios de toda la pandemia y la vuelta al cole han sido un binomio que ha dado, al menos, respeto a la comunidad educativa. La séptima ola de coronavirus ha llevado la transmisión del virus en Navidad a cotas que casi no se podían ni imaginar, por lo que el regreso a las aulas se veía como un momento complicado que afecta, además, a la población menos vacunada actualmente, aunque afortunadamente también sea la que menos afecciones sufre por la enfermedad.

Ante esta perspectiva, hay familias que han optado por dejar a sus hijos en casa estos días. En la vuelta al cole ha habido ausencias por ser positivo, por ser contacto estrecho… y también por el miedo a los contagios en el aula. Tanto desde el departamento de Educación como desde los propios centros dicen que son casos “puntuales”, pero que al final se dan en casi todos los colegios. Muchas veces son chavales que tienen familiares de riesgo con los que conviven (padres, hermanos…) y que, ante el desbocado nivel de contagio, prefieren evitar riesgos. En general, simplemente se deja al alumno en casa un par de semanas -quien puede hacerlo, claro- mientras se mantenga lo más duro de la séptima ola.

“Tenemos varios casos, tanto en Infantil como en Primaria. Son familias que por prudencia o precaución los deja en casa siete o diez días, no tenemos a nadie que piense dejarlos todo el año”, señala Esperanza Díez, directora del colegio Río Ebro de Zaragoza. Cree que, en general, las familias “confían en el colegio”, pero hay algunas que “si la madre está embarazada, o tienen algún hermanito vulnerable”, prefieren tomar más precauciones.

En el colegio Parque Goya, Alejandra Angoy, su directora, también dice que tienen casos: “Llamas a los padres y te dicen directamente que tienen mucho miedo. No son muchos, pero los hay”. En su caso, detectó “más miedo” en la vuelta al cole de septiembre de 2020. Hay que tener en cuenta que entonces aún no se había comenzado el proceso de vacunación, por lo que el temor a contagiar a abuelos o familiares vulnerables era mucho mayor.

En el colegio Miguel Vallés de Teruel, por poner otro ejemplo, directamente han cerrado un aula de Infantil por la ausencia de niños. El colegio informó a los padres de que había habido algún positivo y, aunque no se cumplían las normas del protocolo para cerrar el aula, las familias han optado por no llevarlos durante unos días. En estos casos -sobre todo en Primaria y Secundaria- la solución son las clases online, algo que en este colegio, por ejemplo, tienen muy rodado: “Se les manda el enlace y trabajan las cinco horas exactamente igual que si estuvieran aquí”.

Algo parecido ha pasado en el Joaquín Costa de Tarazona, donde también han faltado estos días varios niños de un aula en la que se notificó un positivo. “Una familia, por ejemplo, ha decidido dejar a su niño en casa esta semana porque tiene asma, pero es hasta comprensible”, señala Ana Urriza, la directora del centro.

Por lo demás, la primera semana de vuelta al cole ha transcurrido entre nervios y alguna que otra situación de apuro entre el profesorado. Primero, por las bajas entre compañeros que no se han cubierto o que han tardado varios días en cubrirse. Y además, por el control que deben llevar de las familias que llevan a sus hijos cuando deberían dejarlos en casa. La situación que ya se denunció en Valdespartera se repite en otros centros, como el de Parque Goya. “En general, la gente es responsable, pero hemos tenido casos. El otro día vino un niño cuya madre era positivo. A los días dio él y ha habido que aislar a sus compañeros del comedor”, cuenta la directora del centro, Alejandra Angoy.

Ante el repunte de contagios, los colegios han reforzado sus medidas de seguridad ante el virus, o al menos han reafirmado lo que ya se venía haciendo. En el colegio de Parque Goya, por ejemplo, se ha recomendado a las familias que lleven a los niños de infantil con mascarilla, a pesar de que no es obligatorio. “La mayoría lo están cumpliendo”, cuenta su directora. “Estamos aumentando la ventilación en las aulas, al final nos dará una pulmonía”, bromea la del Río Ebro.

En el Joaquín Costa de Tarazona, por su parte, también han recordado a todos los profesores ahora la importancia de ventilar “diez minutos cada hora” -además de dar el resto de la clase con una ligera apertura de ventanas-, mientras que en el Miguel Vallés de Teruel han vuelta a separar las pocas aulas que se juntaban puntualmente para realizar actividades conjuntas.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión