Aragón
Suscríbete

vuelta al cole

"Hay familias que han traído al colegio a los hermanos de alumnos que dieron positivo"

Las primeras horas de la vuelta al cole se viven con nervios, bajas entre el profesorado y algunas conductas irresponsables.

Entrada al colegio Valdespartera I este jueves.
Imagen de archivo de la entrada al colegio Valdespartera I.
Toni Galán

Las primeras horas de vuelta al cole tras las vacaciones siempre es momento de ciertos nervios entre padres, alumnos y profesores. Pero el regreso a las aulas tras esta Navidad, con el pico de contagios más alto de toda la pandemia en Aragón, tiene unos condicionantes especiales. El arranque del trimestre está salpicado este lunes del miedo a los brotes en las aulas, las bajas entre el personal de los colegios y algún que otro comportamiento irresponsable entre los padres.

El barrio zaragozano de Valdespartera se ha llevado la palma en cuanto a contagios en la capital aragonesa durante esta séptima ola. El distrito más joven de Zaragoza es el que más casos ha registrado, por lo que muchos focos se pusieron antes de Navidad en los colegios. La enorme incidencia que arrastra se ha notado en los centros.

Las familias tienen dudas sobre la efectividad de la aplicación del nuevo protocolo de cuarentenas pero valoran que favorece la conciliación.

Mercedes Ramos, directora del colegio Valdespartera I, señala que estas Navidades “el 15% del alumnado o ha sido positivo o ha estado en cuarentena por ser contacto”. Esto ha hecho que en el arranque del trimestre muchos se hayan tenido que quedar en casa. Entre el profesorado también hay bajas, pero algunas se han podido cubrir y no hay grandes problemas.

No pueden decir lo mismo en el Valdespartera III. “Estamos mal no, lo siguiente; nos falta la cocinera, varios maestros, una auxiliar de especial… Esperemos que se cubran, porque es una locura”, comenta Rebeca Ramírez, su directora. Además, están teniendo que comprobar que los alumnos guardan adecuadamente las cuarentenas que marca el protocolo sanitario: “Hay familias que han traído al colegio a los hermanos de alumnos que han dado positivo. Estamos llamando para que se los lleven... Al final nos toca pelearnos con todo el mundo”, señala.

En el Valdespartera I, su directora comenta que durante las Navidades ha estado en contacto con las familias y han dejado claro “cuándo tenía que volver cada alumno según nos marcaban los pediatras”, así que de momento no han tenido este problema. La mayor dificultad se la han encontrado este lunes en el comedor, ya que los alumnos de infantil tienen que comer en horario independiente, lo cual no es fácil. “Tenemos jornada partida, así que este año muchas más familias han tenido que dejar a los niños. Tenemos 450 comiendo, cuando el año pasado teníamos 220. Así es complicado organizarlo”, lamenta Ramos.

En el instituto de Miralbueno también se han encontrado con un buen número de bajas en este reinicio del curso. Además de las ausencias habituales por motivos rutinarios, hay “cinco o seis” profesores en sus casas por covid, según señala su directora, Mayte Herrero. Según cuenta, se arreglan como pueden, “cubriéndonos entre compañeros y con el equipo directivo”. 

“De momento nos estamos apañando, pero estamos rezando para que no nos llame nadie más para decirnos que se tiene que quedar en casa, porque si no tendríamos un problema”. Según apunta, la vuelta al cole está siendo “anómala” y con un punto “caótica”, ya que se han tenido que modificar varias rutinas que ya se habían establecido, como las tutorías presenciales, las visitas de las familias para elegir centro, etc. “Esperemos que bajen los contagios y todo vuelva a la normalidad”, señala.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión