Aragón
Suscríbete

educación

Cinco errores al ventilar un aula: "Abrir las ventanas solo 10 minutos no sirve de nada"

Los expertos aconsejan reforzar las medidas de prevención ante la vuelta a las clases esta semana en plena séptima ola de covid en Aragón, que mantiene los contagios en cifras récord por la expansión de la variante ómicron.

Simulación de un aula.
Simulación de un aula.
Heraldo

Esta semana muchas familias cruzan los dedos para que la vuelta al colegio tras las vacaciones navideñas no comience como terminó en diciembre, con un goteo de contagios y cuarentenas por contactos estrechos. La "explosión" de la variante ómicron de covid-19 está tensionando el sistema sanitario con unas cifras de contagios nunca vistas en toda la pandemia y también el educativo, con las bajas de profesores, aunque ahora haya menos casos graves. Las aulas refuerzan las medidas de prevención que los expertos centran en no relajarse con la ventilación, pese al frío que viene, y mantener la distancia y mascarilla

El zaragozano José Luis Jiménez, catedrático de Ciencias Ambientales y Química en la Universidad de Colorado, en Estados Unidos, ha alertado esta semana de que las clases podían convertirse en esta nueva oleada de contagios en un "criadero de ómicron". Los espacios cerrados concentran el mayor riesgo de contagio del virus, sobre todo, si se ventila menos ahora que hace frío en el exterior. Las recomendaciones para prevenir la expansión del virus se mantienen respecto al inicio de la pandemia. Aunque el comportamiento en los colegios sea el mismo, con la variante más contagiosa el riesgo de contagio se multiplica, al igual que ocurre en el resto de la sociedad a medida que sube la incidencia.

"Como en el curso pasado conviene mantener los grupos burbuja", recalca Carlos López Serrano, presidente de la Comisión de ventilación y climatización de espacios del Consejo General de Ingenieros Industriales. Para intentar hacer los espacios interiores más seguros plantea que "lo que se puede hacer es que se parezcan a un espacio exterior, ventilando, o abriendo ventanas y puertas o con máquinas que metan aire de la calle", mediante filtros HEPA.   

Medidores de CO2

La ventilación permite diluir los aerosoles que se emiten al aire al respirar y que quedan en suspensión varias horas. "El comportamiento es similar al humo del cigarrillo. Si no hacemos nada, el humo permanece en la habitación", indican desde el equipo de expertos de Liftec, el Laboratorio de Investigación de Fluidodinámica y Tecnologías de la combustión, de la Universidad de Zaragoza y el Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). La ventilación tiene que hacerse "de forma continua", señala Javier Ballester, catedrático del departamento de Ciencia y Tecnología de Materiales y Fluidos de la Escuela de Ingeniería y Arquitectura (EINA), al frente del equipo, que se trasladó a colegios en el curso pasado a realizar mediciones. El profesor asegura que "abrir solo 10 minutos no sirve de nada". 

El aire debe regenerarse mientras hay alumnos en clase y no solamente cuando salen al recreo. Hay que abrir puertas y ventanas, señalan desde Liftec. Para saber qué abertura hay que dejar es necesario utilizar medidores de CO2, que no están extendidos en los colegios, pero que los expertos insisten en que ayudarían a conocer la situación de cada clase. El aparato debe colocarse en clase alejado de puertas y ventanas, en la zona central de la estancia y a la altura que estén respirando los alumnos. Para una calidad óptima del aire, el medidor debe marcar entre 400 y 700 ppm (partes por millón). En el comedor el límite bajaría a 550 ppm, porque allí no se usa mascarilla, y en los pasillos, para mejorar la ventilación de las clases.

El objetivo será ajustar la ventilación para conseguir la combinación perfecta de calidad del aire y confort térmico. "No hay que abrir del todo", insiste Ballester, ya que es consciente de que esta conducta errónea lleva a que al final "como hace frío no se abre" y solo se consigue "pasar frío innecesariamente", lamenta. Si se usan filtros HEPA para ventilar recomienda que complementen la ventilación natural, no que la sustituyan.

Lo que no hay que hacer 

El grupo de investigación Liftec y el CSIC cuentan con una guía específica para la ventilación de las aulas desde el inicio de la pandemia, que recoge consejos y casos prácticos de cómo debe realizarse de forma correcta. El documento incluye un capítulo sobre las dudas y los errores más frecuentes. Serían los siguientes:

1. Si está bien ventilado, ¿me puedo quitar la mascarilla?

No. Todas las medidas de protección son necesarias. El límite de 700 ppm está definido para ocupantes con mascarilla. Sin mascarilla: la cantidad de aerosoles emitidos al ambiente aumenta significativamente y estamos menos protegidos. Cuando no se pueda utilizar mascarilla (por ejemplo, en el comedor), será necesario ventilar más (y aplicar un límite de CO2 más restrictivo).

2. Renovar el aire cinco veces por hora, ¿equivale a abrir 5 veces en una hora durante unos minutos?

No. Cinco renovaciones/hora quiere decir que cada hora debe entrar una cantidad de aire limpio equivalente a, al menos, 5 veces el volumen de la habitación. Por ejemplo, para un aula de 100 m3 (40 metros cuadrados de superficie y 2,5 metros de altura), es necesario un caudal de 500 m3/h de aire limpio.  

3. Si uso un purificador, ¿puedo comprobar su funcionamiento con el analizador de CO2?

No. El purificador filtra los aerosoles, pero no el CO2. Si el purificador está bien dimensionado, incluso no sería necesario vigilar los niveles de CO2. Pero si el purificador no tiene la capacidad suficiente, debe medirse el CO2 aunque los límites permitidos pueden ser más altos, puesto que el purificador ya está aportando una parte del aire limpio necesario.

4. Cuando el aula está vacía (en recreos o antes/después de clases), ¿es necesario mantener las ventanas de par en par durante mucho tiempo?

No. Basta con ventilar abundantemente hasta que el CO2 baje hasta unas 450 ppm. Ventilar más no aporta beneficios para la calidad del aire y consume calefacción innecesariamente.

5. ¿Puedo cerrar la puerta si las ventanas están abiertas?

No. Ambas son necesarias. Si se cierra, debe ser por periodos muy breves: bastan 10 minutos para pasar de aula bien ventilada a concentraciones que superan el límite recomendado.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión