Aragón
Suscríbete

Los tejidos más idóneos para hacer frente al frío y cómo conservarlos

La lana, la pluma y la piel son los tres materiales más indicados para protegerse de las bajas temperaturas.

Varios jerséis de invierno.
Varios jerséis de invierno.
Unsplash

La camiseta interior térmica, el jersey de lana, el cortavientos, el chaleco acolchado, el abrigo, la bufanda, el gorro, los guantes… la denominada 'cebolla meteorológica' fue tendencia hace unas semanas cuando bajaron las temperaturas, pero con la llegada del 'chorro polar' se ha convertido en una cebolla de más capas. Sin embargo, no todas las prendas abrigan igual y eso depende del tejido con el que se han confeccionado.

¿Cuáles son esos tejidos? La lana es uno de esos tejidos "fundamentales", tal y como lo califican en las tienda de ropa. "Podemos destacar la lana por varios beneficios", explica Ana Domínguez, de las tiendas Cloê de Zaragoza. "Por una parte se trata de una fibra natural y una de las más eficaces en la protección contra el frío -sostiene Domínguez-. También es renovable y biodegradable, ya que solo se necesitan unos pocos años para descomponerse y se puede utilizar para dar fertilidad al suelo". Hay varios tipos de lana, que dependen de la procedencia de los animales.

A todas las prendas de lana se suman las parkas rellenas de plumón o de pluma sintética. ¿En qué se diferencian? "Las de relleno sintético están elaboradas con fibras de plástico, son más polivalentes y más económicas. Sin embargo, las de plumas natural o plumón ofrecen más calidez y más ligereza, otro punto a su favor", aporta Ana Domínguez.

Desde la Federación de Industrias Textiles y de la Confección de Aragón (FITCA) también señalan la piel como uno de los tejidos más apropiados para estas fechas. "Se ha utilizado desde siempre, es una forma de abrigarse que aporta un calor natural que regula la temperatura", apunta Belén Morales, diseñadora de Peletería Gabriel.

No todas las pieles abrigan igual. En el 'ránking' de las más abrigadas está la de cordero, visón y zorro porque aíslan, comenta Morales, que agrega que entre las más ligeras están las de astracán y conejo.

Desde hace un tiempo esta peletería zaragozana ostenta el Certificado Furmark, que garantiza que las pieles que se utilizan en las prendas "velan por el bienestar animal y que están realizadas con un proceso respetuoso con el medio ambiente, no contaminante y que es biodegradable", detalla Morales. Se trata de piezas que no se han curtido con plomo y que no producen alergias en la persona que lo lleva.

Su conservación

Con la llegada del invierno también llegan los estrenos de ropa. Y también surge ese miedo: a ver cómo se lava para que no encoja ni sufra daños. En cuanto a la lana es "resistente". Ana aconseja que se laven a mano, con agua fría y jabón neutro. En cualquier caso, "se mantiene en buen estado durante mucho tiempo", añade la responsable de estas tiendas del paseo de Fernando el Católico y de Gran Vía.

En el caso de las pieles el consejo es claro: "Lo mejor es utilizarla para que mantenga la flexibilidad y si se ha rozado con el uso, se puede llevar a un taller de peletería”. El armario en el que se guarda debe de estar libre de humedad y sin fuentes de calor.

Baja el mercurio y sube el interés por estas prendas de abrigo. “Nuestro trabajo está relacionado con el frío, cuento más bajan las temperaturas, más vendemos”, indica Belén Morales. El cambio climático hace que los inviernos sean más cálidos, pero episodios como Filomena hacen que las ventas se animen, así como el ocio en terraza.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión