Despliega el menú
Sociedad

La ciudad de Los Ángeles prohíbe la venta de pieles

Ni abrigos, ni bolsos, ni chaquetas... las autoridades de la urbe han aprobado una norma para que no se vendan ni se fabriquen prendas de piel en su territorio.

Las prendas de pìel no podrán venderse ni fabricarse en Los Ángeles a partir de 2021.
Las prendas de pìel no podrán venderse ni fabricarse en Los Ángeles a partir de 2021.
HA

Los Ángeles se ha convertido en la primera gran ciudad de Estados Unidos que prohíbe la venta de pieles. El Ayuntamiento de la urbe aprobó este martes una norma que considera ilegal vender o fabricar prendas de piel dentro de los límites de la ciudad.

Según ha explicado el diario 'Los Angeles Times', la norma municipal no entrará en vigor hasta 2021. Como no ha sido aprobada por unanimidad, el texto deberá superar una segunda votación antes de que la firme el alcalde angelino, Eric Garcetti. Un solo concejal, Greig Smith, rechazó la propuesta, lo que hace muy difícil que no salga adelante en esa nueva votación.

Smith considera que la normativa acabará con "negocios legítimos", una comportamiento que según él "no es norteamericano", y cree también que la ciudad no ha tenido en cuenta el impacto económico de la decisión. Según el diario estadounidense, el concejal defiende que "una regulación de la industria peletera, para evitar abusos, sería preferible a una prohibición"

La norma, no obstante, tendrá algunas excepciones. Así, se podrán vender prendas de piel en las tiendas de segunda mano, se admitirán las pieles de animales disecados y se permitirán también las de animales capturados con licencia legal. Pero nada más. No se podrán vender abrigos de pieles, pero tampoco bolsos o complementos, como llaveros. El cuero de vaca y de oveja se salvan de la prohibición.

La decisión ha dividido a las organizaciones animalistas y a la industria peletera de la ciudad. Los defensores de los derechos de los animales consideran que estos negocios son "bárbaros e innecesarios", mientras que los empresarios afectados creen que la norma impiden elegir a los ciudadanos. Según ellos, la ciudad podría haberse limitado a exigir que cada prenda tenga un certificado que demuestre que se ha tratado de forma humanitaria a los animales afectados.

En cualquier caso, la prohibición afecta solo al territorio de Los Ángeles. Así que quienes quieran comprar pieles podrán dirigirse a cualquier ciudad vecina, como Beverly Hills, donde la venta seguirá siendo perfectamente legal.

Etiquetas
Comentarios