Aragón
Suscríbete

CULTURA

Dance aragonés, trap y reguetón: así es el espectáculo que Longines y Berna estrenan hoy en el Teatro Principal

'Oturia', que se representa desde esta tarde y hasta el día 14, trata de "hacer ver a la gente joven que la tradición no tiene por qué estar desfasada", en palabras del coreógrafo.

Una imagen de los ensayos previos al estreno de esta tarde.
Una imagen de los ensayos previos al estreno de esta tarde.
Antigravedad Estudio

Parece el más difícil todavía. Investigar, apasionarse y conocer a fondo la tradición para luego romperla. Este es el propósito de ‘Oturia. Intima peregrinatio’, que hoy estrena el Teatro Principal y en el que el bailarín Miguel Ángel Berna sale de su zona de confort para afrontar las siempre arriesgadas propuestas del coreógrafo Alejandro Álvarez Longines, que en esta ocasión entremezcla el dance aragonés con el baile contemporáneo con escenas en las que incluso suena algo de bachata, trap, electrónica y reguetón.

“Oturia nace de la idea de entremezclar la tradición con lo actual. Participan seis bailarines de contemporáneo y otros dos tradicionales. También hemos dado una vuelta de hoja al vestuario y a las músicas para que el espectáculo sea muy elocuente”, explica Longines.

"Hay desnudez, sensualidad y una intención
de encontrar a la jota su punto sexy"

La pieza recrea la romería de Santa Orosia que cada 25 de junio atraviesa ocho ermitas hasta llegar a la de Yebra de Basa. Allí los danzantes con coloridas cintas y acompañados de la música del salterio y el chiflo escalan hasta la cima del monte Oturia.

“La música la ha hecho Guillermo Mata y está compuesta al 100% para el espectáculo. Él hace tiempo que inició una investigación sobre las músicas e instrumentos del Alto Aragón, mientras que yo estaba haciendo algo parecido en la danza. Al ponerlo en común vimos que estábamos contando la misma historia desde perspectivas artísticas diferentes”, señala el coreógrafo, que ha contado en la creación con la ayuda de su asistente Laura López.

Ambos se han basado en el trabajo de Berna -en otro registro al que el bailarín está habituado- y en la evocación de la atmósfera de la romería, pues hay “subidas, mesetas, picos y bajadas, como siguiente el perfil recortado en el horizonte del monte Oturia”, explican. Físicamente la coreografía sigue el mismo camino y trata de plasmar el trance de los danzantes, la angustia en ciertos momentos de la romería y la alegría de la llegada al sobrepuerto. Todo en 70 minutos, sin pausa (los bailarines no salen de escena ni una sola vez) y con la extenuación física por bandera, que es método de trabajo preferido de Longines. “Me gusta llevar al bailarín al extremo para ver cómo resuelve las cosas”, explica el coreógrafo zaragozano que se formó en Londres con Tamara Rojo y formó parte del Ballet Nacional de Marsella.

El vestuario de ‘Oturia’ es obra de Pepa Durán y está basado en las chaquetillas y los mantones de los danzantes, pero reinterpretados, incluso, con cadenas y la espalda al descubierto, para "dar un toque más provocador”. “Hay desnudez, sensualidad, una intención de encontrar a la jota y los bailes tradicionales su punto sexy”, señalan, al tiempo que insisten en que el objetivo es “hacer ver a la gente joven que la tradición no tiene porqué estar desfasada”.

No hay pausa en todo el montaje. El trabajo coreográfico se basa en la extenuación física 

Nicolas Fischtel se hace cargo del diseño de luces, basado en buscar los puntos fuertes de la romería, “como el amanecer en la ermita de San Cornelio o los reflejos del agua al llegar a la cueva”. Por su parte, la cantante oscense Vicky Lafuente -muy conocida por su paso por un concurso televisivo- pone la voz en los temas que bailan Iván Errante, Pablo Pérez, María Sordo, Laura López, Sofía Berna, Ramón Valls, Patricija Crnkovic e Irene Alcoceba, además del propio Berna.

"Es un viaje trascendental por uno mismo y por toda esa historia, por el monte Oturia y por los danzantes. No podemos olvidarnos de lo nuestro porque es lo que explica cómo hemos llegado al hoy", asegura el bailarín y director de la compañía, Miguel Ángel Berna, que desde esta noche revisitará las raíces aragonesas desde un punto de vista más moderno con el propósito de ‘arrastrar’ a las nuevas generaciones al teatro y de generales interés por una tradición que también tiene su lado transgresor y provocativo.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión