Aragón
Suscríbete

economía

La letra pequeña de las tarifas de las eléctricas: ni tan planas ni tan baratas hasta que se dispararon los precios

La escalada del coste de la luz se convierte en una oportunidad para practicar el busque y compare y plantear el salto al mercado libre, pero sin dejarse cegar por las rebajas que pueden salir caras a largo plazo.

Factura de la luz y calculadora.
Factura de la luz y calculadora.
EP

La factura de la luz sigue disparada con los precios en el mercado mayorista sin bajar de los 200 euros el megavatio hora. Este jueves vuelve a fijarse en 207 euros con máximos de 250 euros. Los consumidores tratan de capear esta época de récords históricos buscando ofertas entre las eléctricas, en un momento en el que las compañías aprovechan para lanzarlas a los clientes, a veces mediante el bombardeo telefónico. Desde las asociaciones de consumidores avisan de que, como ocurre siempre que se contrata un servicio, hay que estar atentos a la letra pequeña.

Desde OCU vienen advirtiendo de que la cantidad de tarifas que lanzan "mensajes o denominaciones tales como tarifas tranquilidad, a precio fijo, etc. y que nos plantean un precio fijo a largo plazo (hasta 5 años), pueden ser perjudiciales y no competitivas". Si los precios bajan en los mercados esto "provocaría que estas tarifas resultaran gravosas para los consumidores". 

"Hay que valorar el cambiar de tarifa siempre que se trate de un consumidor activo, es decir, que compare, sepa interpretar las tarifas así como sus necesidades energéticas, y saltar de compañía en compañía en busca de la mejor"

Sin embargo, la subida "excepcional y sin precedentes históricos" del precio de la electricidad puede hacer que ahora se encuentren en el mercado libre "alternativas más interesantes que la PVPC". Eso sí, mantienen las recomendaciones de prudencia. "Hay que valorar el cambiar de tarifa siempre que se trate de un consumidor activo, es decir, que compare, sepa interpretar las tarifas así como sus necesidades energéticas, y saltar de compañía en compañía en busca de la mejor". Una tarea nada sencilla.

"En este momento la tarifa regulada está resultando puntualmente más cara que las tarifas del mercado libre, pero cuando las comercializadoras revisen los precios de las tarifas libres, también repercutirán la subida del precio del mercado mayorista", advierte José María Yusta, profesor de la Universidad de Zaragoza y experto en mercados energéticos.

Sorpresas

Alejandro Marín, delegado de OCU en Zaragoza recuerda que los informes de la asociación de principios de año, antes de que se desbocaran los precios en el mercado mayorista, "mostraban que las denominadas como tarifas 'planas', que se anuncian como justas y sin sorpresas, ni son planas ni son baratas, y tienen letra pequeña". Según los cálculos de la organización, a la larga pueden resultar hasta un 46% más caras que la tarifa regulada por el Gobierno, el llamado precio voluntario para el pequeño consumidor (PVPC).

"Históricamente la CNMC ha evidenciado que la tarifa regulada era más barata que el mercado libre. Y volverá a ser así cuando el mercado mayorista se normalice"

Desde la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), también vienen afirmando que a la larga resulta más económica la tarifa del Gobierno, aunque es la que recoge antes el impacto de incrementos como los actuales. Las libres negocian un precio tasado para un tiempo determinado, al menos un año. "Históricamente la CNMC ha evidenciado que la tarifa regulada PVPC era más barata que el mercado libre. Y volverá a ser así cuando el mercado mayorista se normalice", asegura Yusta. El año que viene también espera precios altos de la energía, atendiendo a los mercados de futuros.

El experto recuerda que "las comercializadoras que sirven la tarifa regulada cobran por ese suministro un coste establecido por el Gobierno", pero es "mucho menor" que el beneficio que obtienen de esos mismos consumidores en el mercado libre. Sin embargo, "el margen de beneficio de las comercializadoras con los contratos de consumidores domésticos en el mercado libre es elevado" y estima se sitúa entre 10-20 euros/MWh. Con los industriales es alrededor de 1-2 euros/MWh, apunta el también miembro del Colegio Oficial de Ingenieros Industriales de Aragón (COIIAR).

El ahorro "no es seguro"

Por su parte, la asociación de consumidores denuncia que se esté intentando "demonizar" por parte de las compañías eléctricas la tarifa regulada. Detrás de ello ven "un interés espurio en que se produzca un trasvase de clientes hacía el mercado libre". La liberalización del sector se produjo hace unas dos décadas, pero sigue faltando todavía información entre los consumidores. Muchos desconocen en qué mercado se encuentran, el libre o el regulado. En el caso de Aragón son más de 300.000, un tercio del total, los que siguen con la PVPC al no haber cambiado de compañía.

Yusta recalca que "no es seguro" que se pueda conseguir un ahorro cambiando al mercado libre, ni siquiera en un momento de precios altos como ahora. Cree que el argumento de que ahora pueden ser tarifas más bajas "favorece la estrategia de las grandes eléctricas, que se han lanzado a la caza de consumidores de tarifa PVPC".

Ventajas e inconvenientes de la tarifa regulada

1. Más barata pero refleja antes las subidas. La tarifa regulada por el Gobierno o PVPC, como se especifica en la factura de la luz, históricamente resulta "una de las alternativas más económicas para el consumidor", destacan desde OCU, aunque no hay estudios que incluyan subidas tan elevadas como las actuales. 

2. Menos sorpresas pero con facturas también complejas.  Las asociaciones de consumidores  aseguran que esta tarifa da "más seguridad frente a las condiciones que se le van a aplicar en las sucesivas renovaciones" porque están supervisadas por el Gobierno y responden a un modelo regulado de factura. Eso no quita para que resulte compleja de entender y con letra pequeña.

3. Única con el bono social. Solo con la tarifa regulada se puede beneficiar el usuario del bono social que se aplica a colectivos vulnerables con descuentos de entre el 25% y el 40%. Si se cambia al mercado libre se pierde la rebaja, pero es posible dar marcha atrás y volver a contratar la tarifa regulada. Habrá que estar atento a si hay penalizaciones.

En qué fijarse en una tarifa fija

1. Nombre de la comercializadora. El cliente debe saber con claridad con qué compañía está contratando en el mercado libre, su nombre y relación con la comercializadora con la que tiene el contrato actual, según las normas de transparencia que destaca OCU. 

 2. Claridad en la tarifa. Debe incluirse en el proceso de contratación información clara del precio que se aplica para su comparación y correcta valoración. Se debe conocer si existe permanencia y su coste asociado. Revisar el precio, que suele ser anual, aunque desde OCU están viendo revisiones a los 2, 3, y 5 años. Hay que tener en cuenta que hay un precio de la potencia y otro de la energía cuando se comparen ofertas. Se aconseja buscar en la letra pequeña si es obligatorio contratar servicios adicionales de mantenimiento u otros.

3. Por escrito. Debe remitirse en "soporte físico" la contratación, así como facturas que permitan contrastar la tarifa aplicada. La comercializadora debe poner a disposición de los clientes su libro de tarifas (todas) para optar por la más adecuada. Las nuevas facturas de la luz incluyen un código QR en el que se puede descargar una comparativa de precios entre las decenas de comercializadoras que existen en el mercado.

Además, desde OCU aconsejan "estar atento a las comunicaciones remitidas con la renovación que se producen de nuestra tarifa en el mercado libre" porque ahí las compañías pueden aprovechar para "aplicar importantes subidas en los precios pactados". Yusta añade que  en la cláusula de prórroga o revisión anual del precio puede que se indique que se referencia al IPC o a otro índice "cuando debería estar referenciado a las variaciones del mercado eléctrico". Y advierte que a veces se proponen fórmulas con descuentos "que solo se mantienen durante 6 ó12 meses".

Las compañías eléctricas únicamente comunican las tarifas desde su creación a la CNMC pero "no informan al supervisor de los cambios que se realizan en las distintas revisiones", alerta Marín. En las páginas web no se puede acceder a las condiciones activas existentes, situación denunciada por la organización por falta de transparencia. Todo ello hace que haya que estar más pendiente de la factura si se contrata en el mercado libre.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión