Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

movilidad

Más de 160 ciclistas recogen sus nuevas bicis holandesas en el Parque Delicias

Durante dos intensos días, en un goteo continuo cada diez minutos, se han ido entregando los velocípedos del proyecto Quierounbici.eu. Se trata del primer envío que ha llegado a Zaragoza, pero vista la gran demanda podrían hacerse más.

Decenas de bicis holandesas, almacenadas en la antigua iglesia del Psiquiátrico del Parque Delicias.
Decenas de bicis holandesas, almacenadas en la antigua iglesia del Psiquiátrico del Parque Delicias.
Heraldo

La imagen era realmente curiosa. Dentro de la antigua capilla (ya desacralizada) del Parque Delicias se amontonaban más de 160 bicicletas holandesas a la espera de que sus nuevos dueños fueran a buscarlas. El camión desde Ámsterdam llegó el pasado viernes a Zaragoza y durante el fin de semana se han ido repartiendo los velocípedos a aquellos ciclistas que se dejaron seducir por la propuesta de Quierounbici.eu.

“Antes de entregarlas, les doy a los nuevos propietarios una explicación de cinco o diez minutos sobre cómo funcionan estas bicis”, cuenta David Saiz, que es junto a la zaragozana Ana Castán, el creador y promotor principal de la plataforma. “Les cuento que primero tienen que hacerse con la bici, así que es mejor que practiquen un poco por el parque antes de salir a la calzada. Muchos no están acostumbrados al freno-contrapedal, pero pronto se dan cuenta de que es muy útil porque deja las manos libres para marcar los giros”.

David Saiz, junto a algunos ciclistas que han ido a buscar sus bicis.
David Saiz, junto a algunos ciclistas que han ido a buscar sus bicis.
Heraldo

Castán y Saiz se han dedicado durante los últimos meses a reclutar cientos de bicis que son abandonadas cada año en la ciudad de los canales donde parece que las tiene por castigo. Allí, tras un par de avisos municipales con forma de pegatina, si el propietario no aparece se llevan la bicicleta a los depósitos. “Después, los talleres las compran en paquetes de cientos y las que mejor están se restauran y las llevamos a España para reintroducirlas en el mercado”, cuentan los jóvenes. Tras haber llevado la operación con éxito en ciudades como Valladolid o Burgos, en Zaragoza han encontrado un público muy receptivo, que “hasta nos han acercado bollos para almorzar”, relatan.

“Estas bicis están pensadas para el ciclismo urbano y es algo que en España se ha descuidado desde que en los años 80 se introdujeran con fuerzas las ‘mountain bikes’ y arrasaran con el resto del mercado. Hasta hace unas décadas aún se veían algunas pocas BH por las ciudades pero después llegó la fiebre de las bicis de montaña, que son incómodas para ir por el entramado urbano”, explican.

Las bicicletas holandesas son “resistentes, prácticas, sencillas… Son fáciles de usar y resultan, incluso, icónicas en Centroeuropa”. Tienen el manillar alto por lo que la posición de la espalda es recta y no cuentan con marchas complicadas. “Son bicis pesadas porque son de hierro, pero resultan ideales para el ciclismo urbano porque te permiten conducir en una posición ergonómica, ver toda la calzada y que el resto de usuarios de la vía también te vean enseguida”, dice Saiz. La gran mayoría de las bicis rescatadas de las calles son de los años 40 y 50 del siglo pasado, pero “también nos ha llegado alguna joya restaurada que había sido fabricada en 1906. Yo creo que es la más antigua que hemos tenido”, cuenta el emprendedor.

La televisión holandesa viajó a Zaragoza para interesarse por el proyecto.
La televisión holandesa viajó a Zaragoza para interesarse por el proyecto.
Heraldo

Durante su estancia en Zaragoza -ahora Saiz va a continuar el periplo viajero por Madrid- ha acudido la televisión holandesa a entrevistarle, dado que en Países Bajos se sorprenden mucho de la acogida de esta iniciativa en España. La tele le ha grabado en la antigua capilla donde se han almacenado las bicis y en el reparto posterior que se ha hecho en Duquesa Villahermosa en las instalaciones de Asapme, la Asociación Aragonesa Pro Salud Mental. “Hemos aprovechado también para hacer un decálogo de los beneficios sociales y mentales que puede tener el circular en bicicleta”.

Ante las cámaras de la cadena NO5 Saiz explica cómo “nuestro objetivo, al fin y al cabo, es humanizar ciudades. Somos dos amigos los que hemos puesto todo esto en marcha y, desde luego, sabemos que no nos vamos a hacer ricos”.

Al reparto que se ha completado durante los dos últimos días en el Parque Delicias han llegado también ciclistas interesados de Tudela, Huesca o Lérida, que habían hecho su reserva previa en la web de Quierounabici. Dado que a orillas del Ebro “la demanda es altísima”, no descartan que se pueda volver a enviar un nuevo cargamento de bicis holandesas en los próximos meses de bicis holandesas, “a precios asequibles y previo interés de los usuarios, que han de apuntarse y adelantar 30 euros en concepto de reserva en la web de la plataforma”. Se descuentan de los 150 que suelen costar las bicis como precio final y son devueltos en caso de que el envío no prospere.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión