Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

La DGA y la Cámara de Zaragoza apuestan por impulsar el aeropuerto para que sea referente en España

Lambán asegura que si Barcelona no quiere inversiones para su aeródromo, Aragón está dispuesta a recibirlas. La institución cameral se reivindica como "faro de las empresas" en la celebración de su 135 aniversario.

El presidente del Gobierno de Aragón, Javier Lambán, quiere demostrar con hechos que la colaboración de la Cámara de Comercio de Zaragoza con las instituciones, resaltada este jueves en el acto de celebración de los 135 años de andadura de la institución cameral, ha de continuar para seguir impulsando la economía. Lambán reveló en la clausura del evento que está en conversaciones con el presidente de la Cámara, Manuel Teruel, para favorecer el impulso del aeropuerto de la capital aragonesa para que del mismo modo que es referente por su actividad de carga (es el segundo de España, por detrás del de Madrid), lo sea en lo que atañe al transporte de pasajeros.

El presidente aragonés indicó ante un público mayoritariamente empresarial que "si hay algunos que desprecian las inversiones que se quieren hacer en sus territorios en materia aeroportuaria", en clara referencia a la debatida ampliación del aeródromo de Barcelona, "aprovechemos nosotros esa oportunidad".

Lambán insistió en la importancia de convertir al de Zaragoza en "el aeropuerto del valle del Ebro" y destacó que la infraestructura es "fundamental para nuestra logística y nuestra economía y es hora de que estalle definitivamente en todas sus posibilidades". La Cámara, ahondó, trabaja en ello desde hace tiempo, de ahí que los contactos con Manuel Teruel en la materia puedan servir para "relanzar" una idea que se ve favorecida por "el vigor y la pujanza de la economía aragonesa y el empuje de los empresarios aragoneses, acompañados del Gobierno".

Las palabras del presidente de la DGA sirvieron de colofón a una gala en la que la Cámara de Zaragoza se reivindicó como "faro de las empresas", una suerte de lema en el que, con la imagen de la torre que preside la sede de la institución en Isabel la Católica, Teruel y su equipo pusieron de manifiesto el trabajo que realizan en el impulso del bien común de las compañías aragonesas. Una forma de actuar y hacer que aspira a seguir la estela de Basilio Paraíso, que fue presidente de la institución cameral aragonesa entre 1893 y 1919, y que da nombre a una fundación que funciona hoy como "brazo armado" de la Cámara para promover la actividad de las compañías de carácter familiar en Aragón y que da nombre a premios como los entregados este jueves.

El presidente de la Cámara de Comercio destacó al reseñar la trayectoria de la institución a lo largo de tanto tiempo el haber sobrevivido a conflictos bélicos y a duras crisis económicas, pero también vivir "momentos gloriosos" como la celebración de dos exposiciones internacionales, la última en 2008. Su discurso se centró más específicamente en las últimas décadas, con palabras de reconocimiento a sus antecesores José Luis Martínez Candial -artífice del actual recinto ferial zaragozano, el de la carretera de Madrid, llamada en su día "la Feria de los incrédulos-, Miguel Monserrat y Javier Rico Gambarte.

El "gran secreto"

Desde 2002, el también presidente de la empresa industrial Taim Weser pilota los destinos de una Cámara que ha funcionado a buen ritmo por un "gran secreto" que el dirigente empresarial reveló ante todos los asistentes: el haber tenido la suerte de contar con "los mejores colaboradores, liderados por dos personas excepcionales, José Miguel Sánchez y Nieves Ágreda". Un aplauso del público coronó a continuación esta declaración.

Manuel Teruel hizo también referencia al periodo en el que presidió el Consejo Superior de las Cámaras de Comercio de España entre 2011 y 2014, unos años complicados ya que se acababan de suprimir las cuotas que todas las empresas estaban obligadas a pagar a estas instituciones. José Luis Bonet Ferrer, actual presidente de las Cámaras de España, elogió el papel del dirigente empresarial aragonés en un momento en el que "tocaba bailar con la más fea".

De ese periodo surgió la nueva Ley de Cámaras nacional y, después, la aragonesa, que en ambos casos consagran a estas organizaciones como entidades de derecho público que ofrecen servicios que ayudan a internacionalizar a las empresas, campo en el que siguen siendo un referente.

En el transcurso de gala intervinieron también Arturo Aliaga, vicepresidente del Gobierno aragonés, y -de modo telemático- la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, que se mostró convencida de que la recuperación económica tras la crisis causada por la pandemia de coronavirus está en marcha, entre otras razones por el concurso de las Cámaras de Comercio, muy activas -como reseñó Teruel- en los meses más duros del confinamiento por la covid-19.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión