Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

coronavirus

Los pediatras se ven "desbordados" por los contagios de niños y alertan sobre las colonias y campamentos

Los profesionales sanitarios recomiendan limitar los contactos de los más pequeños con las personas mayores y vulnerables cuando vuelvan a casa.

Colonias de verano en Fraga.
Colonias de verano en Fraga, donde se detectaron positivos entre los monitores.
P. P.

Los pediatras aragoneses ven en las últimas semanas un notable incremento de casos positivos entre los más pequeños. Según están detectando en las consultas, cada vez son más los niños que llegan tras haber pasado por algún campamento o colonia de dentro o fuera de Aragón. Por eso, y ante el riesgo que supone esta realidad, recomiendan limitar durante unos días los contactos de los niños con personas vulnerables cuando vuelvan a casa, para evitar riesgos.

La incidencia del virus ha sufrido en los últimos días un fuerte incremento entre los menores de 14 años. Ya son la tercera franja de edad que sufre un mayor impacto del SARS-CoV-2, solo por detrás de los grupos de 15 a 24 y de 25 a 34 años. En muchos casos son por contacto con un familiar -hermanos jóvenes, principalmente-, pero también los hay por haberse infectado en un campamento o en una colonia urbana. “Aquí estamos desbordados, muchísimo peor que el año pasado”, señala Asunción Sánchez, pediatra del centro de salud de La Almozara en Zaragoza.

“Cuando subieron tanto los contagios en jóvenes, ya preveíamos que tendríamos más casos en sus hermanos pequeños. Pero ahora con los campamentos y las colonias estamos viendo casos sin conocimiento”, señala. En su caso son, sobre todo, brotes que surgen en las colonias urbanas, más que en los campamentos. “Hay medidas, pero se han relajado bastante y se dan contagios entre ellos, a través de los monitores… Estamos teniendo muchísimos positivos”, cuenta.

Teresa Cenarro, presidenta de la Asociación Aragonesa de Pediatría de Atención Primaria, lamenta que estos contagios lleguen “después de un curso escolar espectacular, con varias olas en las que apenas ha habido casos en las aulas”. Esta pediatra de Zaragoza pide “que se extremen las medidas de seguridad”, teniendo en cuenta la alta incidencia del virus y el hecho de que en los campamentos se convive 24 horas y se comparten habitaciones.

“Hay bastantes casos positivos, pero también muchos niños que están en cuarentena por ser contacto de compañeros que se han infectado”, observa. Afortunadamente, como suele ser habitual en estas edades, los síntomas, si los hay, “son leves”.

A pesar a ello, y del avanzado proceso de vacunación entre los adultos, Cenarro recomienda a las familias “que cuando un niño vuelva de un campamento esperen unos días hasta comprobar que no aparecen síntomas o que avisen que son contactos antes de visitar a personas mayores o vulnerables, aunque estén vacunadas”.

"Inquietud" entre las empresas

Víctor López, presidente de la Asociación de Empresas de Ocio Educativo y Animación Sociocultural de Aragón, admite que se están detectando positivos en los campamentos y que en el sector se ve con “inquietud” esta sexta ola. A su juicio, se están detectando más casos entre los monitores que entre los chavales. “Aunque hay quienes limitaron su vida social para no quedarse sin trabajo, al final en casi todas las empresas ha habido algún monitor que ha dado positivo”, admite.

Eso ha llegado a suponer algún “problema importante” para alguna empresa, que se encuentra con dificultades para encontrar sustitutos que les permitan atender adecuadamente el campamento y cumplir con el ratio de monitor por niño que se exige. Según apunta, esto “podría haberse evitado” si la DGA hubiera considerado a los monitores personal esencial, como pidieron hace tres meses. “Igual que lo fueron los profesores durante el curso, nosotros deberíamos serlo en julio y agosto, que es cuando lo somos, porque hay miles de chavales con nosotros”, señala.

En el caso de los campamentos en los que se convive las 24 horas durante una semana, “los grupos acaban conformando una burbuja en sí misma”. El problema surge cuando entra un monitor o un chaval infectado pero que es asintomático. En el caso de las colonias urbanas, el control es más complicado, ya que “por las tardes cada persona vuelve a su entorno familiar y social”.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión