Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

coronavirus en aragón

Esperando la segunda dosis a los 67 años: "Nosotros poco hemos avanzado. Seguimos haciendo vida monacal"

Aragoneses de 60 a 69 años vacunados con Astrazeneca en abril aguardan impacientes a ser inoculados de nuevo. La pauta de vacunación recomienda un intervalo de entre 10 y 12 semanas.

Mabel Domínguez en casa de un familiar, este martes en Madrid.
Mabel Domínguez en casa de un familiar, este martes en Madrid.
M. D.

Salir a comprar, paseos y poco más. Mabel Domínguez y su marido Roberto, ambos de 67 años, siguen un año después de la irrupción del coronavirus sin pisar un restaurante ni un bar por "miedo" a contagiarse al ser población de riesgo debido a su edad. El 27 de abril ambos recibieron, en el centro de salud de Castejón de Sos (residen en Benasque), la primera dosis de la vacuna Astrazeneca y están a la espera de que el próximo 20 de julio le sean administrada la segunda. "Hasta ahora hemos estado aguantando con lo cual seguiremos haciéndolo. No vamos a bajar la guardia ahora con todo lo que nos ha costado", dice resignada al ver que otros grupos de edades más jóvenes están ya totalmente inmunizados.

La pauta de vacunación del fármaco anglosueco -administrado a las personas de 60 a 69 años- recomienda un intervalo de entre 10 y 12 semanas entre la primera y la segunda dosis. En Aragón, el 88,7% de la población comprendida entre los 65-69 años tiene al menos una dosis y el 45,9%, la pauta completa, según los datos del portal de transparencia del Gobierno autonómico a fecha 27 de junio. Mientras, en la franja de 60-64 años solo el 13,4% cuenta con las dos dosis y el 84,3%, al menos con una.

A Mabel le hubiera gustado que le hubiera administrado la Pfizer ("es la que da más inmunidad", dice) y considera que deberían estar ya totalmente vacunados. "Tenemos más riesgo que los de 50 y estamos igual que el año pasado: no podemos ni quitarnos la mascarilla ni entrar a ningún sitio porque si nos pilla el bicho nos llevan a la UCI. Nosotros poco hemos avanzado. Seguimos haciendo vida monacal. Todos los que estamos como yo pensamos lo mismo, que tenemos que seguir con muchísimo cuidado porque estamos en esa edad mala. Gracia a Dios mi marido y yo estamos bien y no tenemos patologías", indica esta aragonesa desde Madrid, a donde se desplazaron en su coche para cuidar de un familiar enfermo.

También José Julián Gracia, de 62 años y de Casetas, lleva mal esperar casi tres meses a que le administren la segunda dosis de Astrazeneca (la primera fue el 20 de abril). "Me parece fatal porque somos personas de riesgo. Hasta el 13 de julio, que es cuando me vacunan de nuevo, tengo que tener mucho cuidado de no salir porque me arriesgo a contagiarme. Y más ahora con los casos de Palma (hay 10 comunidades autónomas afectadas por ese brote). Los que estamos sin la segunda vacuna podríamos haber caído perfectamente", advierte desde la localidad tarraconense de Salou, donde tiene casa y pasa temporadas ya que está prejubilado.

"Paradójico y un poco hiriente"

Mientras, Víctor O., zaragozano de 60 años, recibió la primera dosis de Astrazeneca a finales de abril en el centro de salud de La Almozara y tiene fecha para la segunda el 26 de julio. Para él, es "paradójico" y "un poco hiriente" que personas de 45 años ya tengan sus dosis completas de Pfizer o Moderna y que gente como él, "con un porcentaje de riesgo bastante mayor en caso de enfermar", tengan que esperar aún tres semanas o un mes. "No debería ser así. No sería lo lógico porque en todo el proceso de vacunación se ha ido buscando dar prioridad a los grupos de mayor riesgo", destaca.

No obstante, este aragonés afirma que no quiere que le adelanten la fecha de vacunación. "No me parecería bien que me la pusieran 20 días antes porque si no se altera la pauta establecida en los estudios que se hicieron con Astrazeneca sobre la marcha sin tener muy claro si eso es mejor, peor o igual. Aguantaremos un poco más por cuidado y ya está", dice.

Por su parte, Inmaculada Cuesta, enfermera aragonesa jubilada que forma parte del grupo técnico de trabajo de la vacunación frente a la covid-19 del Ministerio de Sanidad, señala que las personas de 60 a 69 años vacunadas con la primera dosis de Astrazeneca tienen que estar "tranquilas" porque ya han creado anticuerpos que les han protegido frente a la enfermedad. "La segunda lo que hace es reforzar esos anticuerpos para que sean mayor en número y, sobre todo, se prolonguen en el tiempo sin descuidar las medidas de protección. Cuando nos referimos a vacunas frente al coronavirus estamos hablando de lo bueno y lo mejor. En la Unión Europea nos tenemos que sentir superprivilegiados y superagradecidos por tener una herramienta que nos está protegiendo frente a la enfermedad. Hay muchos países que no tienen todavía acceso a ellas. Todo lo demás sobra", asegura.

"No es ningún agravio comparativo. Las recomendaciones de la administración entre el tiempo que tiene que transcurrir entre una dosis y otra viene recogido en la ficha técnica de la vacuna"

Asimismo, Cuesta resalta que no hay "ningún agravio comparativo" con la inoculación entre otros grupos de edades. "Las recomendaciones de la administración entre el tiempo que tiene que transcurrir entre una dosis y otra viene recogido en la ficha técnica de la vacuna. En Pfizer y Moderna el intervalo es de 21 y 28 días, respectivamente, y en Astrazeneca se recomiendan entre 10 y 12 semanas", detalla.

Precisamente, ella está también a la espera de recibir la segunda dosis de Astrazeneca el 20 de julio. "Estoy muy contenta de que me pudiera vacunar en abril y que no haya tenido que esperar hasta mayo o junio para recibir otra. Mientras me han vacunado ya he generado anticuerpos y estoy protegida frente a la enfermedad. Se utilizó esa vacuna porque era en ese momento la que teníamos en numero suficiente en España y autorización para utilizarla en ese grupo de edad", concluye.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión