Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

coronavirus

Los mayores de 60 años pasan de copar el 80% de los ingresos por covid en Aragón a solo el 15%

La vacuna permite reducir los tanto el número de ingresos en el hospital (han bajado un 70% en un mes) como la edad media de los contagiados (de 49 a 33 años desde diciembre).

FIlas para la recibir la vacuna de la covid-19 en el centro de salud de La Almozara de Zaragoza.
FIlas para la recibir la vacuna de la covid-19 en el centro de salud de La Almozara de Zaragoza.
Francisco Jiménez

La expansión de la vacuna contra la covid tiene un efecto cada vez más directo en los hospitales de Aragón. Tanto las UCI como las plantas de los centros sanitarios respiran ahora con algo de alivio, gracias a que en solo un mes se ha reducido un 70,5% el número de ingresados por coronavirus: si el 24 de mayo había 251 hospitalizados, este viernes ya eran 74.

El efecto del proceso de vacunación es aún más evidente si se disecciona la edad de quienes acaban en el hospital tras haberse contagiado. Las franjas más altas de edad, que han sido las primeras en acceder a la vacuna y que ya están casi totalmente inmunizadas, representan ahora un porcentaje mínimo del total de hospitalizados en Aragón, cuando hace solo unos meses eran las que copaban los ingresos.

El caso más extremo es el de los mayores de 70 años. A finales del año pasado, justo cuando se empezaron a poner las primeras dosis, los grupos de edad de 70 a 79 años y los mayores de 80 suponían casi el 70% de los ingresados en el hospital por coronavirus. Ahora, menos de seis meses después -y con el 93% de estas personas vacunadas con la pauta completa-, apenas suman el 5,6% del total de hospitalizados.

Los aragoneses de entre 60 y 69 años llevan el mismo camino. Esta franja de edad tiene un grado de inmunización inferior, ya que muchos de ellos estaban a la espera de su segunda dosis de Astra Zeneca. Van a recibirla de forma masiva esta misma semana. Pese a ello, la primera inyección -que ha recibido en torno al 85% de este grupo- ya ha hecho su efecto, ya que las hospitalizaciones también han caído para ellos: en abril -cuando ya se notaba la reducción del impacto de la covid en los más mayores-, el grupo de 60 a 69 años copaba el 25% de los ingresos hospitalarios; ahora, con su proceso de inmunización bastante avanzado, está por debajo del 10%.

Loading...

Si se agrupan las tres franjas hasta ahora mencionadas, el resultado es aún más evidente: a finales de diciembre, todos los mayores de 60 años suponían casi el 80% de los ingresos por covid en los hospitales aragoneses; ahora, su peso en el total de hospitalizados apenas es del 15%. Como han reiterado los expertos, la vacuna no impide la transmisión del SARS-CoV-2, pero sí la entorpece y, además, minimiza los daños de la infección. Aunque los hospitales están registrando ingresos de personas vacunadas con una y hasta con las dos dosis, son casos minoritarios y mucho más leves de lo habitual, por lo que requieren un menor tiempo de hospitalización.

La reducción del impacto de la covid en los más mayores ha hecho que el resto de franjas de edad, aún menos inmunizadas, ganen protagonismo. No quiere esto decir que haya más ingresados de franjas jóvenes -de hecho, hay menos-, sino que el peso que tienen sobre el total de hospitalizados es mayor. Así, el grupo de entre 50 y 59 años es ahora el dominante en el porcentaje de personas ingresadas, ya que suponen alrededor del 35% del total, seguidos de los de 40-49 (casi el 30%). Hay que tener en cuenta que la vacunación de estos grupos está avanzando en estos momentos, y que las hospitalizaciones suelen responder a contagios que se han producido hace varias semanas, cuando el grado de inmunización era aún menor.

El efecto de la vacuna también se refleja en otra estadística: la de la edad media de los contagiados. Aunque las inyecciones no blindan al ciudadano de la enfermedad, sí complican la transmisión, lo que ha hecho que el contagiado tipo en Aragón haya pasado de tener 49 años de promedio el pasado mes de diciembre a los 33 de ahora.

Esta evolución positiva tiene su reflejo también en el riesgo que supone contraer la enfermedad en Aragón. Poco a poco, las posibilidades de acabar en el hospital, en la UCI o de morir si se contrae el coronavirus se van reduciendo, aunque siguen siendo importantes. Según los datos recopilados desde julio de 2020, los aragoneses que contraen la covid tienen un 8,75% de posibilidades de tener que ingresar en el hospital, un 0,78% de entrar en la UCI y un 2,17% de fallecer. Estos porcentajes (datos acumulados desde julio del año pasado) se han reducido algo en los dos últimos meses, ya que a mediados de abril había un 9,91% de posibilidades de entrar hospitalizado, un 0,84% de ingresar en la UCI y un 2,29% de morir.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión