Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

embalses

Agricultores y regantes, entre la cautela y la crítica hasta conocer a fondo el plan

Quieren leer "la letra pequeña", pero destacan la importancia de que se respeten las obras "más urgentes".

Los embalses de Yesa, Almudévar y Mularroya, y el recrecimiento de Santolea (abajo a la derecha).
Los embalses de Yesa, Almudévar y Mularroya, y el recrecimiento de Santolea (abajo a la derecha).
Francisco Jiménez/Rafael Gobantes/Macipe/Acuaes

Muy diferentes son las primeras impresiones que ha generado entre agricultores y regantes la propuesta del plan del Ebro para los próximos siete años. Los hay que mantienen la cautela, porque aseguran que no han tenido tiempo para estudiar a fondo el documento y porque incluso se abre ahora un proceso de alegaciones que se alargará durante seis meses en el que podría haber cambios.

Pero también los hay críticos, porque la primera impresión de lo publicado les parece poco ambicioso para las necesidades presentes del sector agroalimentario y los retos que este tiene planteados, especialmente los derivados del cambio climático.

Hay división de opiniones entre las organizaciones agrarias. Desde UAGA, David Solano, miembro de la Ejecutiva, destaca el hecho de que las grandes obras están contenidas en el plan, aunque manifiesta la preocupación de la organización agraria a la que pertenece por el futuro de los regadíos de la margen derecha así como por la situación de la cuenca del Guadalope tras el cierre de la térmica de Andorra.

Pero el sindicalista insiste en que "habrá que ver qué dice la letra pequeña del plan", porque "hay cosas más importantes que las grandes infraestructuras" y entre ellas señala el fin de las concesiones de determinadas centrales hidroeléctricas, "porque tiene mucha afección en los regadíos". José Manuel Roche, secretario general de UPA en Aragón, mantiene también la cautela hasta disponer de más información. Porque tras los sobresaltos que han supuesto las decisiones de Teresa Ribera, su organización no se fía nada de una ministra "que no mantiene el equilibrio entre lo medioambiental y lo económico y nunca ha hecho valer el modelo agrario actual".

El líder de UPA en la Comunidad asegura que el compromiso por obras como Almudévar, Yesa, Santolea y Mularroya "es un paso", pero insiste en que "es fundamental la regulación hídrica para mantener la población en el medio rural".

Un "error monumental"

Mucho más crítico se muestra el presidente de Asaja en Huesca, Fernando Luna. Muy contundente, el también presidente de la patronal oscense, recuerda que "todos los países, entre ellos Estados Unidos y China, están apostando por disponer de suficientes reservas de agua como estrategia para asegurar la alimentación del futuro". Por eso, en su opinión, es un "error monumental" que la ministra Ribera se aleje de estos planteamientos porque "es el futuro", no solamente para el sector agrario sino también para responder a las necesidades de la industria y de futuras inversiones en el medio rural. Luna lamenta que la ministra solo esté preocupada en preservar el medioambiente ya que, advirtió, "la próxima crisis mundial será una crisis alimentaria y habría que estar preparado".

En opinión del presidente de Asaja, Jorge Valero, la propuesta presentada por el Gobierno central demuestra "su falta de ambición" y con este plan el Ejecutivo "se está guardando las espaldas, ya que solo defiende las obras que ya están empezadas. Valero critica "esta política cortoplacista, que no tiene visión de futuro y que es contraria al cambio climático".

Tras las críticas manifestaciones del presidente de la Federación de Regantes del Ebro, César Trillo, los máximos responsables del sistema de riego de Canal de Aragón y Cataluña, José Luis Pérez, y de Bardenas, José María Vinué, se mostraron cautos hasta "estudiar el plan a fondo".

Pérez explica que la impresión general de lo conocido hasta ahora es que "lo medioambiental es el tema estrella", aunque reconoce que es importante que se respeten los "embalses más urgentes y necesarios". Lamenta eso sí, "que de regadíos se habla poco".

Para Vinué, que la propuesta del Ministerio recoja el compromiso de respetar Yesa es motivo de "satisfacción" para los regantes de Bardenas, aunque suscribió la necesidad de que se dé respuesta a las necesidades de los regadíos de los distintos sistemas de la cuenca del Ebro.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión