Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

demografía

Así sería Aragón si volvieran todos sus emigrantes: algunas comarcas duplicarían su población

Si regresaran todos los nacidos en la Comunidad que viven fuera, la población crecería casi un 21%. Barcelona, Madrid, Valencia y Tarragona son las provincias con más aragoneses.

Imagen de esta semana de las calles de Aliaga, donde quedan unos 250 de los 2.000 que llegó a tener.
Imagen de esta semana de las calles de Aliaga, donde quedan unos 250 de los 2.000 que llegó a tener.
José Miguel Marco

El Gobierno de Aragón quiere ofrecer ayuda a los aragoneses en el exterior que quieran volver a su tierra. Pero, ¿qué pasaría si todos los emigrantes regresaran? Dibujar el mapa poblacional del territorio si regresaran a su lugar de nacimiento todos los que se fueron es un ejercicio utópico e imaginario, pero que permite comprobar las regiones que han sufrido una emigración más fuerte. De hecho, algunas localidades e incluso comarcas enteras tienen más vecinos fuera de Aragón que dentro de las fronteras de la Comunidad.

Según los datos del Instituto Aragonés de Estadística, el 1 de enero de 2019 había 228.715 personas nacidas en Aragón que residen en alguna otra comunidad autónoma. A esos hay que sumarles los 47.445 aragoneses que, según el Instituto Nacional de Estadística, viven en el extranjero. En total, por tanto, más de 276.000 personas nacidas en la Comunidad viven fuera de ella. Eso supone que, si todas volvieran de golpe, Aragón aumentaría un 20% su población, hasta rozar los 1,6 millones de habitantes.

La provincia que más aragoneses acoge es Barcelona, donde el último censo habla de que hay 65.165 personas nacidas en Zaragoza, Huesca o Teruel. Le siguen Madrid (33.400), Valencia (23.128), Tarragona (13.066), Navarra (10.995), Lérida (10.750) y Castellón (10.630). Barcelona es el destino más recurrente para los habitantes de 25 de las 33 comarcas aragonesas, mientras que Valencia lo es para cuatro (Jiloca, Comunidad de Teruel, Sierra de Albarracín y Gúdar-Javalambre), Navarra para dos (Tarazona y Campo de Borja), Castellón para el Maestrazgo y Madrid para la Comarca Central. Todas las provincias y ciudades autónomas españolas tienen representación aragonesa, pero las que cuentan con una menor presencia son Ceuta (216), Melilla (252), Ávila (268), Zamora (280), Segovia (301) y Lugo (308).

En el extranjero, los países que acogen a más personas nacidas en Aragón son Francia (9.883 aragoneses), Argentina (6.294), Reino Unido (3.744), Alemania (3.386) y Estados Unidos (3.145). La emigración también ha llevado a algunos vecinos a países más pequeños o remotos, como Luxemburgo (147 aragoneses), Senegal (92), Sudáfrica (33), Costa Rica (128), Filipinas (71), Qatar (21) o Nueva Zelanda (24).

Si todos ellos volvieran a Aragón, el efecto repoblador sería fulminante. Si, además, esos regresos se colocan en el lugar del que salieron, se puede comprobar que el impacto sería desigual. Algunas de las comarcas que han sufrido el fenómeno de la despoblación más que duplicarían su población, mientras que las que tienen núcleos de población o producción más fuertes lo notarían menos.

Loading...

Solo con el regreso de sus vecinos que viven en España -habría que sumar los que haya en el extranjero o en otras zonas de Aragón-, el Maestrazgo aumentaría un 120,4% su censo. A fecha 1 de enero de 2019 tenía 3.151 habitantes; pero hay 3.826 personas nacidas dentro de sus fronteras que residen en alguna provincia española. El efecto en Gúdar-Javalambre sería parecido, ya que dispararía un 109,3% su población: tiene 7.363 habitantes, pero fuera de Aragón (sin contar en el extranjero) residen otros 8.044.

Las siguientes comarcas que más notarían el impacto de este hipotético regreso también serían turolenses, lo que demuestra la cantidad de personas de la provincia que, a lo largo de las últimas décadas, han tenido que salir de la Comunidad para poder ganarse la vida. Así, la Sierra de Albarracín crecería un 77% su censo; las Cuencas Mineras, un 64,6%; y el Jiloca, un 51,5%. Dentro de los malos datos generales de Teruel, Andorra-Sierra de Arcos ‘solo’ crecería un 38%, aunque el panorama podría cambiar tras el cierre de la central térmica, con un efecto similar al que tuvieron hechos similares en comarcas cercanas.

En el Pirineo, el regreso de sus emigrantes en otras comunidades tendría un efecto potente en tres de sus cuatro comarcas: La Jacetania, Sobrarbe y La Ribagorza aumentarían su población entre un 30% y un 47%. Sin embargo, el Alto Gállego solo crecería un 11%.

Las comarcas que menos crecerían en caso de una vuelta masiva de sus emigrantes son las que tienen núcleos potentes de población y las que están ubicados en el valle del Ebro o los alrededores de Zaragoza. Estos últimos son los casos de la Ribera Alta del Ebro y de Valdejalón, que solo crecerían un 6,8% y un 7,5%. La Comarca Central, en la que se ubica Zaragoza, subiría un 10,3%, al pasar de los 756.291 a los 834.866 habitantes. Las siguientes comarcas menos afectadas serían Campo de Cariñena (10,8%), Campo de Borja (11,03%), Alto Gállego (11,6%) y Cinca Medio (13,4%).

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión