Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Heraldo del Campo

heraldo del campo

Un goteo de (nuevos) jóvenes agricultores

El regadío social está demostrando su atractivo para nuevas generaciones de agricultores. Prueba de ello es el relevo generacional que ha propiciado en la localidad de Fayón.

El consejero de Agricultura con jóvenes agricultores de la localidad zaragozana de Fayón.
El consejero de Agricultura con jóvenes agricultores de la localidad zaragozana de Fayón.
DGA

Jordi Recha y Gustavo Escobedo son dos jóvenes agricultores de Fayón que trabajan sendas explotaciones extensivas de olivo y almendro, que se incorporaron a la actividad en 2016 al calor de la convocatoria de las ayudas públicas destinadas a favorecer el relevo generacional en el sector.

Pero, Recha y Escobedo son también el ejemplo de cómo la puesta en marcha del regadío social ha favorecido la llegada y el asentamiento de los jóvenes en los municipios en los que los secanos áridos y prácticamente improductivos se transforman en cultivo con modernos sistemas de riego en los que la facturación bruta de las explotaciones y el empleo puede llegar a multiplicarse por veinte. Porque los regadíos sociales son aquellos incluidos en el Plan Nacional de Regadíos, que se localizan en pequeñas superficies y se ubican en zonas desfavorecidas, en declive o en proceso de despoblamiento y que tienen como fin evitar la degradación de las tierras, favorecer la recuperación de acuíferos y espacios naturales, proteger la biodiversidad y reducir la desertificación.

Esta realidad puede comprobarse en Fayón, una pequeña localidad zaragozana de apenas 436 habitantes que puede presumir de contar con uno de los territorios más extensos de olivar de la comarca del Bajo Aragón-Caspe. El municipio cuenta, además, con un proyecto de regadío social, del que se benefician ya 180 usuarios, con el que se ha desatascado una de sus demanda históricas. Su puesta en marcha ha supuesto una inversión de 12 millones de euros, cofinanciados al 50% por la empresa Acuaes, a través de los fondos de cohesión, y la otra mitad a partes iguales por parte del Gobierno de Aragón y de la Comunidad de Regantes de Fayón.

No toda la obra está aún concluida. La iniciativa consiste en la captación de aguas del río Ebro, concretamente del embalse de Ribarroja, a través de la construcción y colocación de dos estaciones de bombeo, tuberías, una balsa de regulación, una planta fotovoltaica y un edificio para el control de instalaciones y servicios de los regantes.

El objetivo es transformar 1.288 hectáreas, pero en estos momento se riega por goteo "a demanda" en 700 hectáreas, que representan el 60% de esta superficie. Y es que, como han explicado sus impulsores, el inicio de la crisis sanitaria provocada por la covid ha ralentizado "el ritmo transformador del regadío", que, sin embargo, está previsto que se retome "tan pronto como se establezca la nueva normalidad".

Leñosos como protagonistas

En estas nuevas tierras, bañadas ahora con el riego por goteo, son los cultivos leñosos los que han tomado el protagonismo. El 50% de la superficie está ocupada por olivos y almendros autóctonos, mientras que en el resto se produce fruta de hueso, principalmente melocotón, nectarina, ciruela y cereza temprana. En este último cultivo juega papel decisivo el microclima de la zona, que añade una buena rentabilidad al fruto por su mayor valor añadido de comercialización.

El consejero de Agricultura, Joaquín Olona, que visitó recientemente la zona para conocer los detalles del proyecto, insistió en la importancia del regadío social "que contribuye a vertebrar el territorio, fijar la población, a crear y sostener el empleo agrario". Y destacó especialmente su satisfacción por comenzar a ver hecho realidad un proyecto como el de este municipio zaragozano, no solo "porque se trata de una reivindicación histórica que este municipio llevaba esperando más de 50 años", sino, especialmente, porque ha permitido el asentamiento de los jóvenes agricultores, vecinos de la localidad, así como el impulso de la agroindustia en la zona.

Jordi Recha y Gustavo Escobedo, con sus explotaciones de olivar extensivo, son claros exponentes de esta afirmación.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión