Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Sanidad prevé renovar a 15 intensivistas para reforzar las uci de Teruel y del Provincial

Para paliar la falta de especialistas, contratará a los nueve refuerzos covid y a los seis residentes que acaban en mayo. Estos profesionales formarán un equipo para cubrir el déficit de guardias.

Planta covid en el Hospital Nuestra Señora de Gracia (Provincial) de Zaragoza.
Planta covid en el Hospital Nuestra Señora de Gracia (Provincial) de Zaragoza.
Francisco Jiménez

Responsables de Sanidad mantuvieron una reunión este viernes con jefes de servicio de algunas unidades de cuidados intensivos de la Comunidad para abordar el funcionamiento de estos servicios de críticos de Aragón y reforzar las plantillas para que se puedan cubrir posibles carencias de personal para atender las guardias. Una situación que se agrava en el hospital Obispo Polanco de Teruel, sobre todo, y en Nuestra Señora de Gracia (Provincial), en Zaragoza.

De esta manera, el Ejecutivo autonómico va a mantener los nueve contratos de refuerzo que se firmaron durante la pandemia para hacer frente a la creciente presión asistencial a consecuencia de la covid y prevé mantener también a los seis médicos residentes que acaban el 26 de mayo su formación: dos en el San Jorge de Huesca, dos en el Clínico y dos en el Servet. La idea es ofrecerles un contrato de un año de duración. Con estos 15 especialistas, se creará un equipo que permitirá cubrir los déficits de guardias, que se dan fundamentalmente en Teruel y en el Provincial.

Félix Pradas, director de área de coordinación asistencial del Salud, explicó que desde el inicio de esta crisis sanitaria se decidió crear una uci única para gestionar todos los recursos, que está coordinada de forma rotatoria por los jefes de intensivos de los cuatro principales hospitales zaragozanos: "Lo hacemos para la circulación de los enfermos cuando es preciso un traslado, pero también nos hemos dado cuenta de que necesitamos poner en marcha este concepto para distribuir los recursos humanos, lo más valioso que tenemos para la atención al paciente crítico". 

Según indicó, a los problemas de falta de especialistas, sobre todo en el Obispo Polanco, se une la situación de Nuestra Señora de Gracia, que tiene una plantilla muy justa para cubrir las guardias. Este ‘pool’ de 15 especialistas podrá atender así, además de la labor en sus propios centros, las necesidades que podamos tener en estos dos hospitales, que son las que se prevén a corto plazo, así como otras que puedan surgir. Pradas apuntó que se valora que vayan a Teruel a cubrir dos guardias al mes, "aunque dependerá de las necesidades". "Si logramos contratar a un profesional fijo, disminuiría el número de guardias", adelantó.

"No nos podemos permitir el lijo de perder esos recursos"

"Para nosotros, una uci es el último escalón de atención, y el que requiere cuidados más especializados, con un personal mejor adiestrado y más especializado, tanto de Enfermería como de Medicina", señaló. Un especialista de intensivos tarda cinco años en formarse: "En esta época de pandemia, con las oscilaciones de las ondas epidémicas, no nos podemos permitir el lujo de perder estos recursos; ya que los hemos formado es una manera de recuperar socialmente esa inversión que ha hecho la Comunidad. Esta decisión nos va a ayudar sobre todo en esos lugares en los que tenemos problemas, y uno de los que nos preocupa es Teruel". 

Respecto a la posibilidad de ampliar los hospitales acreditados para formar a MIR, como podría ser el caso del Royo Villanova, el director de área de coordinación asistencial adelantó que pondrán todas las facilidades a cualquier centro que lo solicite, aunque reconoció que "es un proceso administrativo que no depende solo de Aragón, sino del Ministerio de Sanidad y de la Comisión Nacional de la especialidad de Medicina Intensiva". Según añadió: "Necesitamos intensivistas, no solo nosotros, sino todas las comunidades".

Una opinión que compartió el doctor Juan José Araiz, jefe de servicio de la uci del Clínico, que puso de manifiesto que estas unidades de críticos precisan de una dotación suficiente de personal para poder cubrir los turnos y las guardias. "La última palabra la tienen, no obstante, los profesionales, a la hora de aceptar estos contratos o decantarse por otra Comunidad u hospital privado", dijo. "En cada centro hay una problemática distinta", dijo, aunque todos los asistentes a la reunión celebrada ayer reconocieron que los problemas más acuciantes se registran en Teruel y en el Provincial. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión