Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Zaragoza

PP-Cs cerró el presupuesto de 2020 con un agujero de 10,3 millones de euros

Hacienda achaca el déficit a la pandemia y a la falta de ayudas y dice que se enjugará  en 2021. El PSOE critica la "mala gestión" de la coalición.

COMISION EXTRAORDINARIA EN EL AYUNTAMIENTO DE ZARAGOZA / 05/11/2020 / FOTO : OLIVER DUCH [[[FOTOGRAFOS]]][[[HA ARCHIVO]]]
En primer plano, la concejal de Hacienda, María Navarro, en una comisión de su Área. Al fondo, la edil del PSOE, Ros Cihuelo.
Oliver Duch

El gobierno PP-Cs del Ayuntamiento de Zaragoza va a liquidar el presupuesto de 2020 con un remanente de tesorería negativo de 10,3 millones de euros, lo que obligará a hacer ajustes. El Área de Hacienda achacó el agujero a la situación vivida por la pandemia, que ha supuesto un desplome de los ingresos de 36 millones de euros. También citó como causas el aumento de gasto social, las ayudas a los sectores afectados por la crisis y, sobre todo, la falta de apoyo económico por parte del Ejecutivo central.

El déficit aparece reflejado en los informes que acompañan a la liquidación del presupuesto de 2020, que llevan las firmas del tesorero y del interventor y que se debatirán en la próxima comisión de Hacienda. Ante casos como este, la ley da tres opciones: la primera es recortar gastos por 10,3 millones en el presupuesto que acaban de aprobar PP, Cs y Vox y que ronda los 824 millones.

El ajuste no se puede hacer de cualquier manera. No se pueden tocar los gastos obligatorios o con financiación afectada, como ocurre con muchas inversiones. Habría que reducir gasto voluntario, pero el tesorero asume que este "puede estar condicionado por líneas políticas conducentes a hacer frente a los efectos económicos y sociales derivados de la pandemia". En definitiva, todo queda al albur de una decisión política.

El tesorero también apunta que las medidas son de "aplicación sucesiva pero no estancas". Por eso, el Ayuntamiento de Zaragoza podría esperar al presupuesto de 2022 y aprobarlo con un superávit de 10,3 millones, para compensar el agujero. En principio, según fuentes consultadas, se va a aguardar a que la gestión del presupuesto y la liquidación de las cuentas de 2021 resuelvan el problema total o parcialmente, por ejemplo con un remanente de tesorería positivo este año.

La deuda, descartada

Hay una última alternativa prevista por la ley, que es un crédito que debería estar devuelto antes de la finalización del mandato, en 2023. De este modo, se cubriría el agujero que ha destapado la liquidación del presupuesto de 2020. No obstante, el tesorero lo rechaza, porque las amortizaciones e intereses que generaría la operación en las arcas municipales derivarían en un ahorro neto negativo proscrito por la ley.

Desde el Área de Hacienda que dirige la concejal del PP María Navarro se transmitió que una evolución positiva de los ingresos a lo largo de 2021 permitiría enjugar el déficit. Fuentes del gobierno apuntaron además que la DGA, gobernada por el PSOE, cerró 2018 con 809 millones de remanente negativo y que esta situación se ha dado en el pasado en la ciudad con gobiernos socialistas.

Hacienda aseguró que el principal motivo del desfase presupuestario es la acusada disminución de los ingresos por el impacto de la pandemia de la covid-19. En total, indicaron las citadas fuentes, el erario se dejó 36 millones por el efecto del confinamiento, las ayudas y exenciones fiscales y la ralentización de la actividad económica.

Además, desde el gobierno PP-Cs subrayaron el mayor esfuerzo en materia de gasto en servicios públicos y en acción social, así como en los programas de apoyo a los sectores afectados por la crisis, como otras causas. Pero destacaron la falta de ayudas por parte del Estado como un motivo determinante del agujero.

"Es un problema grave"

"Van de buenos gestores, pero de eso nada de nada. Ha habido previsión cero", lamentó la concejal del grupo socialista Ros Cihuelo. Explicó que este agujero se produce pese a que en 2019 quedó un superávit de 40 millones que se destinó a pagar deudas con las contratas. "Las grandes empresas tienen las cuentas saneadas, mientras que el Ayuntamiento de Zaragoza se enfrenta este año a un problema grave", afirmó.

Cihuelo señaló que el gobierno municipal debería haber hecho proyecciones de cómo iba a liquidarse el ejercicio y haberlas tenido en cuenta a la hora de utilizar los ahorros de 2019. "Ha sido una irresponsabilidad. Hubiéramos entendido un remanente negativo si este ayuntamiento hubiera dado ayudas directas, pero solo se ha convertido en prestamista de los zaragozanos. Ahora estamos fastidiados y vamos a arrastrar este remanente negativo en 2021 y 2022", criticó.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión