Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

zaragoza

Declarados BIC los yacimientos del Círculo Católico y de Megaplanolites

El conjunto del Círculo Católico conservado en Huesca se incorpora con dichos restos a las escasas muestras conservadas y musealizadas en los cascos históricos de algunos municipios aragoneses. Por lo que respecta al yacimiento turolense, se trata de un nivel vertical margocalizo que ha quedado expuesto por la erosión.

Fósil marino en el yacimiento de megaplanolites
Fósil marino en el yacimiento de megaplanolites
Laura Uranga

El Consejo de Gobierno ha aprobado este miércoles sendos decretos por los que se declaran Bien de Interés Cultural el yacimiento arqueológico Círculo Católico, situado en Huesca, y el yacimiento de Megaplanolites de Bueña (Teruel).

En el primer caso, en la categoría de conjunto de interés cultural, zona arqueológica, y en el segundo, también en la categoría de conjunto de interés cultural, pero zona paleontológica.

Por lo que respecta al yacimiento ubicado en el Círculo Católico, de todas las intervenciones arqueológicas realizadas en el casco histórico de Huesca, son las excavaciones en el antiguo solar del Círculo Católico las que han supuesto un salto cualitativo y cuantitativo en el modo de ver la arqueología urbana en esta ciudad.

A los más de seis años de actuaciones más o menos continuadas en este solar, hay que añadir la publicación de varios trabajos de investigación en los que se han dado a conocer la secuencia estratigráfica, las estructuras y los materiales más representativos asociados a cada fase de ocupación, todo ello en un sector de la ciudad que representa la zona más rica y representativa de la arqueología oscense.

Se trata del conjunto arqueológico de estructuras de cierta monumentalidad que permite conocer parte de la trama urbana de la ciudad de Osca, con presencia de elementos inmuebles bien diferenciados que representan diversos elementos representativos de una ciudad romana y de su distribución urbana, como las viviendas, un templo, las calles, así como otros edificios emparentados con el núcleo del Foro Sertoriano y Cesariano, con pervivencias hasta finales del siglo I d.C.

Es uno de los pocos ejemplos en Aragón en los que se ofrece la oportunidad de conocer el origen y evolución de una ciudad, Huesca, desde la Prehistoria hasta época romana y alto medieval islámica, a través de los materiales arqueológicos recuperados y conservados en el Museo de Huesca y de sus estructuras de habitación o monumentales asociadas a éstos.

El conjunto del Círculo Católico conservado en Huesca se incorpora con dichos restos a las escasas muestras conservadas y musealizadas en los cascos históricos de algunos municipios aragoneses, entre los que cabe destacar los ejemplos de Caesaraugusta-Zaragoza, Bilbilis I-Calatayud, Turiaso-Tarazona, o Daroca.

Por lo que respecta al yacimiento turolense, se trata de un nivel vertical margocalizo que ha quedado expuesto por la erosión y que muestra un conjunto de grandes bioturbaciones.

Se sitúa geológicamente en los afloramientos jurásicos del sector de la Sierra Palomera dentro de la rama aragonesa de la Cordillera Ibérica donde existe otro importante yacimiento paleontológico clásico de una gran relevancia científica y patrimonial, como es la Sección de la Rambla del Salto (Jurásico inferior y medio).

La singularidad de las estructuras halladas en el yacimiento dieron lugar a la definición de una nueva categoría taxonómica denominada Megaplanolites ibericus, caracterizado por su gran tamaño, forma tubular, unilobulado y carecer de ornamentación.

Megaplanolites ibericus son descritos como galerías horizontales y de desarrollo principalmente rectilíneo, algunas veces sinuoso, paralelo a la estratificación, aunque ocasionalmente oblicuo profundizando en el estrato del orden de un decímetro.

Las grandes dimensiones de las galerías y la ausencia de otras estructuras internas que hubieran haber sido producidas por patas o pinzas hace que no se sepa con certeza qué organismo pudo ser el productor que las originó a día de hoy, siendo uno de los candidatos a ello un crustáceo de gran tamaño habitante del lecho marino jurásico.

Según el Gobierno de Aragón, su declaración como BIC se justifica en que las grandes dimensiones de las bioturbaciones son un caso único en el registro fósil nacional e internacional y en que, desde el punto de vista científico, su estudio aportó la definición de un nuevo taxón, el icnogénero e icnoespecie Megaplanolites ibericus.

A partir del estudio del yacimiento, Bueña es la Localidad Tipo y referencia obligada de este fósil.

El yacimiento ha quedado registrado con una conservación excelente, tanto en la definición de las galerías como en el tamaño total de la superficie expuesta, donde se puede ver en un mismo plano la trama formada por las distintas galerías fosilizadas. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión