Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

aragón

Hana Jalloul Muro, tras los insultos xenófobos: "Hay que combatir los discursos de odio"

La política aragonesa denuncia que desde que fue nombrada secretaria de Estado de Migraciones es víctima de este tipo de ataques. "Somos un Gobierno que cree en la inclusión", subraya.

La secretaria de Estado de Migraciones, Hana Jalloul Muro
La secretaria de Estado de Migraciones, la aragonesa-libanesa Hana Jalloul Muro.
Secretaría de Migraciones

"Me llamo Hana Jalloul Muro. De alma aragonesa y libanesa. Soy Secretaria de Estado de Migraciones del Gobierno de España. Y vuestro odio no me va a amedrentar". Así de contundente respondía en Twitter el pasado sábado la dirigente socialista tras recibir insultos xenófobos y racistas en las redes sociales. Ese día dijo basta y decidió no callar tras leer, entre otros tuits, como la llamaban "mora" o "inepta prevaricadora, la primera que habría que deportar". Por ella y por quienes sufren sin tener la "oportunidad" de responder ante el odio, publicó un hilo en el que reivindica "con orgullo" lo que es. "Orgullosa de mis raíces y del país que me vio nacer, mi país: España. También de la unión de culturas que tengo el privilegio de encarnar y que me define como ser humano. Creo en una España inclusiva y solidaria. Y trabajo por ella cada día".

¿Desde cuándo es víctima de ataques xenófobos y racistas en las redes?

Desde que he sido nombrada secretaria de Estado; antes no había recibido ninguno. Los más fuertes fueron los del sábado. 

¿Qué tipo de insultos ha recibido?

Lo del sábado de deportación o mora; esos insultos tan despectivos son bastantes fuertes. Me atacan por mi origen. Es bastante grave y denunciable. Además, yo soy española e implica que no se entiende bien el fenómeno de la diversidad. Moro además de ser despectivo no tiene que ver nada con el Líbano; es un adjetivo despectivo para las personas del norte de Marruecos, que por supuesto criticamos. Es falta de información, estereotipación y falta de cultura; y aparte el insulto y la denigración, que no llevan a ninguna parte.

¿Ha pensado en emprender acciones judiciales?

Creo que sí que lo voy a denunciar, no solo en redes sociales. Son actitudes xenófobas. No podemos pararnos ante este tipo de hechos y, sobre todo, a nivel público. El discurso de odio está catalogado como algo contra lo que hay que combatir. Hay que combatir los discursos de odio.

¿Qué pasó el sábado para decir basta y denunciar su situación? 

El insulto y el hecho de decir: 'si lo paso ahora -como lo he pasado en otras ocasiones- no voy a dar la oportunidad a muchas personas de defenderse y el derecho que tienen para decir quiénes son y la trayectoria de su vida'. ¿Cómo nos atrevemos a insultar a gente con mentiras? Soy una persona española muy orgullosa de mi origen tanto aragonés como libanés. Además, como representante público tengo que salir a denunciar y proteger a esas personas a las que cada día se les insulta y no tienen derecho a defenderse. Tengo una serie de obligaciones morales, no solo políticas. También tengo hijos, familia. Esto no se puede pasar; son insultos bastantes graves.

"Como representante público tengo que salir a denunciar y proteger a esas personas a las que cada día se les insulta y no tienen derecho a defenderse"

¿Hay que poner coto en las redes? ¿Debe ser un sistema de autoregulación o deben ser los Estados los que pongan ciertos límites?

Ese es un discurso muy complejo. Existe todo lo que es el tema de libertad en la red, que se está regulando a todos los niveles y que no pertenecen a mi competencia como secretaria de Estado. Como representante político me tengo que ceñir a denunciar aquellos insultos que van no solo en contra de mi persona sino de aquellas personas migrantes. Sobre todo para no incentivar el acoso a todo lo que son las personas migrantes y lo que potencia la desestabilización social. Tenemos una responsabilidad y eso es lo que me hizo responder el sábado. Somos un Gobierno que cree en la inclusión; yo trabajo en el Ministerio de Inclusión. 

El Gobierno, empezando por el presidente Pedro Sánchez, salió rápidamente en su apoyo. ¿Ha echado en falta algún respaldo más desde otros partidos?

He tenido un gran apoyo por parte del Gobierno, de muchos compañeros y amigos. Ha sido abrumador. Demuestra que en España las personas somos solidarias y muchos más que aquellos que potencian el discurso de odio. Sí que tengo que decir que me ha llamado algún compañero de la Asamblea del PP y una persona del grupo de Vox de la Asamblea, lo cual valoro. Eso demuestra que hay hechos diferenciales. No me esperaba que fuera una respuesta tan contundente ante lo que es el discurso de odio; es algo que me hace plenamente feliz. Somos un país responsable y solidario.

Su padre es de los muchos libaneses que vinieron en una época a Zaragoza a estudiar Medicina.

Sí. Conoció a mi madre mientras estudiaba. Somos cuatro hermanos y tres hemos nacido en Zaragoza. Mis tíos, que ya son mayores, siempre han estado ahí y mi abuela.

"Nací en Zaragoza y mi niñez la he vivido en Sabiñánigo. Somos muy aragoneses. Aragón es mi vida y seguimos yendo muchísimo"

Nació en Zaragoza y creció en Sabiñánigo. ¿Hasta cuándo vivió en la localidad oscense?

Nunca he dejado de estar en Sabiñánigo; es una parte esencial de mi vida. También hemos vivido algunos años en el Líbano, pero nací en Zaragoza, me crié en varios colegios y toda mi vida hasta el día de hoy, que tengo 42 años, he estado yendo veranos, Semana Santa.... a Sabiñánigo. Mi niñez la he vivido ahí: desde las tortas, el empanadico y las romerías hasta irme a esquiar con mis primos. Mi tía reside ahí, mi madre es del Valle de Ordesa… Somos muy aragoneses en casa. Mi abuela y mis tíos tenían un bar en Zaragoza y han vivido toda la vida ahí hasta que falleció mi abuela (murió en Madrid,con nosotros), pero también dormíamos siempre en Zaragoza y pasábamos vacaciones. Aragón es mi vida también y seguimos yendo muchísimo.

Usted ha dicho que durante su infancia tuvo que contar muchas veces sus orígenes. ¿También en Sabiñánigo?

Como es un pueblo pequeño todo el mundo nos quería y nos conocía como las sobrinas de Fina. Sabían que mi padre es libanés. Te preguntan de pequeña en el colegio porque nuestros nombres no son fáciles, no era muy habitual. Siempre relaciones muy sanas con los niños y ya de adolescente tienes que explicar un poco. Pero una cosa es que lo expliques porque las personas quieren saber de dónde eres y otra cosa, que lo tengas que explicar ahora porque te cuestionan y te insultan por los orígenes. El discurso es totalmente distinto.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión