Despliega el menú
Aragón

terremotos

¿Hay probabilidad de terremotos en Aragón?

Los terremotos han sacudido de manera continua a Granada y alrededores en la última semana. En Aragón, el último terremoto perceptible se produjo en octubre de 2020, cuyo epicentro se situó en Navarra.

Mapa general de la sismicidad de la Península Ibérica.
Mapa general de la sismicidad de la Península Ibérica.
Instituto Geográfico Nacional

Una de las noticias que ha mantenido en vilo a España durante esta última semana ha sido el registro de una lista interminable de terremotos que ha sacudido a Granada y su área metropolitana desde el pasado sábado. El denominado ‘enjambre sísmico’ ha dejado terremotos de más de cuatro puntos de magnitud en la escala Richter. Una situación que ha obligado a los ciudadanos a salir a la calle debido al miedo de permanecer en sus casas ante tal oleada sísmica, caracterizada por las réplicas continuas.

En el país, las zonas con más terremotos se encuentran en la cordillera bética, con las provincias de Málaga, Granada, Almería, Huelva, Cádiz, Murcia y Alicante como puntos más propensos a sufrir este tipo de movimientos naturales de la tierra. Lugares donde colisionan las placas tectónicas euroasiática y africana, con riesgo de producirse terremotos destructivos.

Los Pirineos, zona propensa

De acuerdo con el Instituto Geográfico Nacional, la segunda zona con más peligrosidad sísmica de la Península Ibérica son los Pirineos, debido a la colisión de las placas tectónicas ibérica y europea. En estas zonas, al igual que en Galicia, el riesgo destructivo de los seísmos es inexistente. Por tanto, en Aragón, la mayor actividad sísmica se encuentra en la cordillera pirenaica, provincia de Huesca. Esto, como veremos a continuación, no descarta que en las provincias de Zaragoza y Teruel se registren movimientos sísmicos de menor escala.

Según los últimos datos que ofrece el IGN, el último terremoto registrado en la comunidad aragonesa se produjo el pasado 25 de enero, con una magnitud de 1.6 localizado en Sallent de Gállego (profundidad 11). Por su parte, otras actividades sísmicas más recientes han tenido lugar en el municipio zaragozano de Cuarte de Huerva, los días 18 y 19 de enero, con una magnitud 1.7 (profundidad 6) y 1.6 (profundidad 20) en la escala Richter, respectivamente. Estos movimientos, por debajo de los 2 puntos, solo quedan registrados por los sismógrafos. Suelen producirse de manera continua en diferentes zonas del país, pero no causan vibraciones perceptibles.

Los terremotos empiezan a sentirse a partir de los 3 puntos de magnitud, notándose el movimiento de los objetos dentro de los hogares. No obstante, no es hasta los 4 cuando el seísmo empieza a ser perceptible, aunque sin apenas riesgo de causar destrozos. Los daños mayores se producen en movimientos de 5 puntos o más, una situación donde ya hay que extremar al máximo las precauciones, siendo a partir de los 6 cuando el riesgo destructivo es alto y la intensidad violenta.

De 1923 a 2020

Muchos fueron los aragoneses los que se alarmaron al sentir un movimiento sísmico el 1 de octubre del año pasado. El seísmo de 4,6 grados con epicentro en Navarra, en el valle de Egüés, se dejó notar en varias zonas de las provincias de Zaragoza y Huesca y causó un gran revuelo en redes sociales. Este seísmo se produjo por el desplazamiento de una falla y su percepción en Aragón reside en la transmisión a lo largo de la corteza terrestre. Nada fuera de lo normal.

Aragón cuenta con la falla norpirenáica, donde se concentra la mayor parte de la actividad sísmica del Pirineo. Debido a esta condición terrestre de la comunidad, el 10 de julio de 1923 ocurrió el denominado ‘terremoto de Martes’, motivado por su cercanía a la localidad de la Jacetania en la que tuvo lugar y cuyos temblores duraron varios días . Un importante seísmo que causó gran alarma entre la población, numerosos destrozos y fue perceptible en otras zonas de la comunidad, como Zaragoza.

Etiquetas
Comentarios