Despliega el menú
Aragón

coronavirus

Aragón cerró 2020 con casi 17.000 muertos, 3.000 más que la media de los últimos años

Las olas epidémicas condicionan la curva de fallecidos del año pasado en la Comunidad. Zaragoza registró un 26% más de decesos que en 2019.

El ataúd de un paciente de covid, sellado con cinta aislante, llega al tanatorio de Torrero.
El ataúd de un paciente de covid, sellado con cinta aislante, llega al tanatorio de Torrero.
Toni Galán

Aragón cerró el año 2020 con 16.910 fallecidos. Según los datos del Instituto Nacional de Estadística, el año pasado perecieron 12.009 personas en la provincia de Zaragoza, 2.907 en la de Huesca y 1.994 en la de Teruel. El impacto de la pandemia se observa de forma nítida cuando estas cifras se comparan con las de los años anteriores. Los casi 17.000 muertos de 2020 son un 24,4% más de los hubo en 2019; un 20,2% más que en 2018; un 19,5% más que en 2017 y un 25,9% más que en 2016.

El coronavirus lleva la firma de un buen número de estas muertes. Las cifras oficiales hablan de que esta enfermedad se ha llevado a 2.822 personas en Aragón, aunque la cifra real es algo mayor, ya que hay un número indeterminado de fallecidos que no fueron diagnosticados con la covid. El desfase de los muertos de 2020 con respecto a la media de fallecidos de los cuatro años anteriores es de más de 3.000 personas.

En sus dos primeros meses, 2020 estaba siendo uno de los años con menos fallecidos del último lustro. Sin embargo, a lo largo del mes de marzo, cuando la covid-19 comenzó a extenderse por la Comunidad, el número de fallecidos empezó a ser extraordinariamente elevado. El pico más alto de la pandemia llegó en la semana del 30 de marzo, cuando fallecieron en Aragón 595 personas, más del doble que en esa misma semana de los años anteriores. Para la primera semana de abril, 2020 ya era el año con la mortalidad más alta de los últimos cinco en esas mismas fechas.

Loading...

La evolución de la curva de fallecimientos dibuja a la perfección el ritmo de las olas epidémicas en Aragón. En abril se siguió arrastrando el impacto en forma de muertos de la primera oleada, fruto de las personas que se contagiaron en febrero o marzo cuyo estado se fue agravando. Sin embargo, para mayo ya se notó el efecto del confinamiento. De hecho, en mayo y parte de junio las cifras de fallecidos en Aragón fueron más bajas de lo normal. En la semana del 18 de mayo se registraron 195 decesos, un 22,5% menos que el año anterior.

Pero la pandemia no dio respiro, y la segunda ola tardó poco en llegar a Aragón. Lo notaron los hospitales a comienzos del verano, y poco después también los cementerios: para la última semana de julio, las cifras de fallecidos volvían a estar disparadas. En agosto, en la Comunidad hubo unos 350 fallecidos por semana, lo que viene a ser en torno a un 40% más de lo habitual por esas fechas en otros años.

En septiembre y principios de octubre la mortalidad descendió algo, aunque siempre por encima de los valores habituales. La tercera ola ya estaba aquí, y tras el puente del Pilar comenzó a notarse en las cifras de fallecidos. La curva volvió a crecer hasta llegar al segundo mayor pico de la pandemia, que se registró la semana del 2 de noviembre. Fueron 509 fallecidos en siete días, el doble que cualquier otro año en una semana similar.

En diciembre la curva volvió a coger tendencia descendente, y algunas semanas se quedó al mismo nivel o incluso inferior al de otros años. Ahora, en este inicio de 2021, la irrupción de la cuarta ola hace presagiar lo peor para las próximas semanas. El nivel de contagios está subiendo a niveles que se acercan con rapidez a los de los peores momentos de la pandemia. La presión hospitalaria de momento crece de forma lenta, pero si este rebrote sigue el comportamiento de los anteriores, su impacto llegará poco a poco a las plantas de los hospitales, luego a las ucis y, por último, a los cementerios de Aragón.

Por provincias, la de Zaragoza ha sido la más afectada. Su variación de defunciones en 2020 ha sido del 26,07% con respecto a 2019. En el caso de Huesca, este porcentaje ha sido del 21,87% y en el de Teruel, del 18,56%.

El 24,4% de incremento de fallecimientos en Aragón está por encima de la desviación nacional. En España, en 2020 hubo 499.764 muertes, un 20,45% más que el año anterior. Las comunidades autónomas que tuvieron un aumento mayor fueron Madrid (41,64% más de fallecidos), Castilla-La Mancha (35,58%), Castilla y León (28,88%), Cataluña (27,22%), Aragón (24,4%) y Navarra (22,84%). En el extremo contrario están Galicia (6,18% más de fallecimientos que en 2019), Canarias (6,52%), Islas Baleares (8,39%), Cantabria (9,19%), Andalucía (12,99%), País Vasco (13,05%) y Comunidad Valenciana (13,13%).

Etiquetas
Comentarios