Despliega el menú
Aragón

sucesos

Atracan con una navaja y una recortada una sucursal de Cosuenda

Dos encapuchados asaltan Caja Rural de Aragón tras entrar con un cliente amenazado desde la puerta. 

Calle de Cosuenda
Calle de Cosuenda
Laura Uranga

Un atraco bancario que recuerda a los que habitualmente sucedían en los años 80. Esa comparación usaron quienes conocieron los detalles del asalto que ocurrió este miércoles, hacia las 13.30, en la sucursal de la Caja Rural de Aragón en Cosuenda. Dos encapuchados, cubiertos también con las mascarillas anticovid, protagonizaron un robo que apenas duró 25 segundos de reloj utilizando una navaja y una escopeta de cañones recortados. Huyeron con el botín por el cementerio de la localidad y atravesando a la carrera unos barrancos.

"Entraron con un cliente al que amenazaron. Me encañonaron con una recortada y se llevaron el dinero", relató el trabajador de la sucursal a HERALDO. Fuentes de la Guardia Civil indicaron que hacía meses que no se producía un delito de esta naturaleza. Efectivos de la Benemérita del cuartel de Cariñena se presentaron en el lugar poco después de que ocurrieran los hechos y abrieron una investigación para localizar a los asaltantes.

Al parecer se trata de dos jóvenes que podrían ser españoles, si bien estaban muy tapados para poder dar datos de su fisonomía, aunque quedaron grabados por las cámaras de seguridad. Los ladrones aprovecharon la llegada de un cliente a la sucursal (cuyo horario habitual es de 12.00 a 14.00), que llamó al timbre para que el empleado abriera la puerta. Uno de los encapuchados sacó una navaja para amenazarle y le espetó: "Tira para adelante".

Ya en el interior de la oficina, uno de los ladrones colocó al cliente contra la pared y lo vigiló, mientras el segundo sacó una recortada para intimidar al empleado. Le intimidó y le ordenó sacar efectivo de la caja: "Dame el dinero en esta bolsa".

El trabajador de la entidad introdujo una cantidad de dinero, que no puede facilitar, y los encapuchados salieron corriendo en dirección al cementerio de Cosuenda, para después abandonar el término municipal por una zona con varios barrancos.

Fuentes de la entidad se mostraron sorprendidos con el suceso, ya que hacía tiempo que no veían "nada similar". En cualquier caso, la crisis económica derivada de la pandemia ha dado pie a una serie de robos en el mundo rural.

Etiquetas
Comentarios