Despliega el menú
Aragón

Repollés asegura que la covid no retrasa operaciones de cáncer y garantiza la reserva de camas uci para estos enfermos

Respondió a la diputada del PP Ana Marín en las Cortes, quien denunciado el retraso en la detección porque las pruebas diagnósticas "están paralizadas".

La consejera Repollés en las Cortes
La consejera Repollés en las Cortes
@cortes_aragon

La consejera de Sanidad del Gobierno de Aragón, Sira Repollés, ha asegurado este viernes que la pandemia de la covid-19 no ha retrasado operaciones programadas de pacientes con cáncer y ha garantizado la reserva de camas uci para estos enfermos, que son prioritarias.

Así ha respondido en el pleno a una interpelación de la diputada del PP Ana Marín, quien ha denunciado el retraso en la detección porque las pruebas diagnósticas "están paralizadas", como también "se han visto paralizadas" cirugías de estos pacientes.

"Es muy preocupante para estos pacientes, y hay que hacer algo", ha advertido Marín, quien también ha asegurado que las consultas presenciales se han visto reducidas de manera "muy drástica" y los problemas que genera la atención telefónica, para los pacientes oncológicos "se multiplican por diez, por cien o por mil".

En su respuesta, la consejera ha enfatizado que las intervenciones quirúrgicas son prioritarias en enfermos oncológicos y siempre hay reservadas camas de UCI para estos pacientes.

Ha aclarado, al respecto, que cuando se dan cifras de disponibilidad de camas uci para pacientes de la covid-19 nunca incluyen las camas de los enfermos oncológicos que está previsto operar, porque son "absolutamente prioritarias" y estas intervenciones, ni siquiera en las peores fases de la pandemia, se han retrasado.

Según la consejera, actualmente el 71 % de los pacientes oncológicos que tienen pendiente una intervención, 250 de los 351, llevan menos de un mes en lista de espera.

Además, entre enero y septiembre, el 75 % de los pacientes han sido intervenidos antes de 60 días frente al 80 % en 2019, y el 50 % no ha superado más de un mes este año mientras que el año pasado fue del 56 %.

"Con estas cifras puede corroborar que la asistencia quirúrgica a los enfermos de cáncer se ha mantenido a pesar de la pandemia", ha remarcado la consejera.

Respecto a los tratamientos de radioterapia y de quimioterapia, ha asegurado que los pacientes no sufren demoras. De hecho, ha destacado que en quimioterapia se están ensayando terapias "en tiempo y forma" previas a la intervención quirúrgica.

No obstante, ha admitido que hay un cierto retraso diagnóstico cuando se trata de la detección primera que es "difícilmente cuantificable", pero no hay retraso diagnóstico en las pruebas complementarias, que se abordan también con externalizaciones a la sanidad privada.

Ha reconocido también el problema en la atención presencial en los centros de salud, pero para los pacientes oncológicos se ha arbitrado un sistema para dar prioridad a los casos que requieran ser vistos de manera presencial en el mismo día que se realiza la consulta.

En cuanto los cribados, ha señalado que el programa de cáncer de mama -para una población objeto de unas 170.000 mujeres que se realiza cada dos años con una participación en torno al 75 % de las pacientes, lo que se puede calificar de excelente según los criterios de la OMS- se interrumpió por la pandemia, se reanudó y actualmente funciona de manera normalizada.

En cuando al programa de cribado de cáncer de colon, ha explicado que igualmente se vio interrumpido en marzo por la dificultad de realizar las colonoscopias y ha anunciado que se reanudará al finalizar noviembre, cuando acabe la campaña de gripe, en condiciones especiales para abordar el retraso que ha habido.

Esas condiciones especiales pasan por la creación de una base de datos más importante para que se puedan tomar decisiones basadas en la evidencia, que ya está preparada, y la modificación de las condiciones de la realización del cribado, para que sea más operativo sin necesidad de tantas frecuencias a la atención privada.

"Estamos arbitrando las soluciones y las vamos a poner en marcha en breve tiempo", ha dicho la consejera, quien también ha precisado, respecto del cáncer de cérvix, que en enero de este mismo año se puso en marcha un plan de prevención, que el cribado estaba siendo "oportunista", y no se interrumpió ni con el estado de alarma, y ahora el cribado va a pasar a ser poblacional y ya se está implementado desde mayo en varias áreas de salud.

Etiquetas
Comentarios