Despliega el menú
Aragón

125 historias de heraldo de aragón

De 'La violetera' a la Maña y Carmen París

Pasó de ser la bella Raquel Meller a convertirse en un mito. La Maña, Corita Viamonte, Carmen París y Marisol Aznar continúan su leyenda.

Raquel Meller conoció el éxito y la opulencia en España y en París
Raquel Meller conoció el éxito y la opulencia en España y en París
Archivo HA

Raquel Meller nació en Tarazona en 1888. En la adolescencia, su familia se trasladó a Barcelona y empezó de modistilla. Una compañera la empujó hacia la escena, le presentó a varios representantes, y no tardó en debutar en la Gran Peña, en el Palacio de Cristal y en el Alcázar Español. En 1909 actuó en Madrid en montajes de variedades; poco a poco se iba inclinando por una canción que se estaba poniendo de moda: el cuplé. Los intelectuales y críticos se hicieron eco de su talento.

El escritor y traductor Rafael Cansinos Assens le dio una cal y otra de arena: "Raquel Meller da una sensación de fuerza y salud como la de las estatuas, aunque cultiva un arte decadente". Manuel Machado fue más incondicional: "Juro que Raquel Meller es la más grande actriz que he visto jamás en mi vida". Se hizo famosa por sus canciones, como ‘Ven y ven’, ‘El relicario’ y ‘La violetera’: rodó películas como ‘Violetas imperiales’ (1923), que tendría una versión sonora años después, y ‘Carmen’ (1926); en su gira por Estados Unidos, se sentó a la mesa de Rodolfo Valentino y Douglas Fairbanks, y Chaplin le ofreció un papel en ‘Luces de la ciudad’. Ella no aceptó, pero él le rindió años después homenaje con la música de ‘La violetera’.

Es decir, se convirtió en un mito de su época que, dicen, le partió el corazón a varios hombres: al escritor y embajador Enrique Carrillo, su primer marido, al pintor Joaquín Sorolla, a Alfonso XIII, quizá a César González Ruano, con quien brindó con champán para celebrar el 18 de julio de 1936.

La cuestión es: ¿ha tenido recambio una mujer así en Aragón? En su género, no. Que haya llegado tan alto, tampoco. Que alternase el música, el teatro y el cine con ese reconocimiento, en modo alguno. Con todo, quizá sí se puedan ver sus ecos en algunos nombres. El primero que nos vendría a la cabeza sería Lita Claver ‘la Maña’, la reina del ‘music-hall’, de la picardía, del sobreentendido. Cantante, bailarina y vedete, fue la reina de El Molino, El Arnau y El Paralelo barceloneses.

Con esa mezcla cañí de canción popular y teatro, y sus pizcas de humor, podíamos pensar en Corita Viamonte. Y, sin duda, en Carmen París, Premio Nacional de Músicas Actuales. Ha hecho de todo: cabaret, canción de autor, jota; sin complejos ha desarrollado una carrera indiscutible. Y, entre otras (podríamos aludir a jóvenes como Sylvia Swan, tan versátil: Viki Lafuente, tan arrolladora, etc.), no parece descabellado pensar que Marisol Aznar, actriz, cantante y guionista de ‘Oregón’, pudiera estar en las huellas de su camino.

El 8 de marzo de 1931, la cantante de Tarazona ocupaba dos páginas de HERALDO. No le seducía el cine sonoro pero amaba Zaragoza, y acudió a visitar #a la Virgen del Pilar.
El 8 de marzo de 1931, la cantante de Tarazona ocupaba dos páginas de HERALDO. No le seducía el cine sonoro pero amaba Zaragoza, y acudió a visitar #a la Virgen del Pilar.
HA

La cupletista universal

Francisca Marqués se hizo célebre como Raquel Meller, gracias a su talento como actriz y cantante. Es conocido que deslumbró a Charles Chaplin, que intentó convencerla para que rodase con él, y que tuvo un desencuentro con Margarita Xirgu; y tiene a Javier Barreiro como su mejor biógrafo. El viernes 6 de marzo de 1931 durmió en Gran Hotel de Zaragoza, "cuando llevaba diez años en París", donde "cada vez soy más querida y mimada". Al día siguiente, el periodista T. Royo Bariandarán la localizó con su "silueta exótica" a "la diva universal". Iniciaron un diálogo. Raquel Meller llevaba tres perros pekineses. Le dijo: "No me gusta el cine hablado. Hay artistas que pierden todo el encanto con la palabra". También le explicó que había llegado días atrás a Barcelona, y que la habían llamado "urgentemente" a Madrid. "...y después de hacer mi acostumbrada visita al Pilar, reemprendemos el viaje en seguida para almorzar y esta misma tarde en Madrid".

Rostand había escrito para ella ‘Pomposa’, "que ha de estrenarse en el próximo octubre en el teatro Sarah Bernhardt de París". Confiesa que cada día se siente "más de esta tierra, tanto que quisiera llevarme algún recuerdo de ella a mi rincón de París". No tardará en irse en un coche de lujo, un Pullman. T. Royo la describe así: "Bajo su ‘touche’ de piel, que semeja un turbante, fulguran sus ojos, grandes, acariciadores, de expresión única que, insaciables en busca de otros horizontes, van siempre ávidos en pos de toda sensación artística".

Etiquetas
Comentarios