Despliega el menú
Aragón

sector primario

Ocho siglos velando por la ganadería de Caspe

La Junta Local de Ganaderos de Caspe celebra este año su octavo centenario. Se trata de la segunda organización más antigua de España.

La junta la forman 73 socios, que totalizan unas 25.000 cabezas de ganado.
La junta la forman 73 socios, que totalizan unas 25.000 cabezas de ganado.
Junta Local de Ganaderos de Caspe

La adjudicación de marcas para el ganado, el control de enfermedades y la disposición de zonas de cuarentena, la negociación con los propietarios de la tierra y el arrendamiento de pastos, la defensa de pasos y cabañeras, o la mediación en conflictos entre ganaderos y agricultores o entre los propios ganaderos, son algunas de las labores que lleva a cabo desde hace ocho siglos la Junta Local de Ganaderos de Caspe.

Además, se ocupan del reparto equitativo de pastos entre los socios, que se lleva a cabo una vez al año en una reunión en la que cada pastor da a conocer cuántas ovejas posee y dónde quiere llevarlas a pastar. Posteriormente, la junta directiva se reúne y adjudica las zonas en función de las solicitudes y de algunos derechos adquiridos por cada ganadero, como la antigüedad, la ubicación del corral o los años que cada pastor lleva pastando en la zona.

Actualmente componen la sociedad 73 socios, 16 de ellos mujeres, y totalizan una cabaña de unas 25.000 cabezas de ganado. En los mejores momentos, llegaron a ser 110 socios y contabilizaron hasta 40.000 cabezas de ganado. Para ser miembro hay que cumplir dos requisitos fundamentales: estar empadronado en Caspe y poseer un mínimo de 51 ovejas.

Se trata de unas cifras que atisban los retos a los que actualmente se enfrenta la organización y, por tanto, el sector: «Los precios están por los suelos y nos falta relevo generacional, porque el ganado es un trabajo que requiere una dedicación total», lamenta el presidente de la Junta Local de Ganaderos de Caspe, José Manuel Marco, quien pide además, apoyo de las administraciones para que esta actividad se mantenga y fortalezca y «poder servir además como instrumento de atracción y retención de población en el medio rural». Un apoyo que debería traducirse en «menor burocracia» y un apoyo económico más sólido. «Estamos cobrando las subvenciones en tierras», denuncia Marco.

Los primeros datos históricos de la Junta se remontan al año 1220, en el que el señor Temporal, conocido por Bailío, cedió unas fincas al entonces llamado Capítulo y Ligallo de Ganaderos de la Villa de Caspe en una zona denominada Gabardera. Las primeras ordenanzas conocidas, copiadas presumiblemente de otras anteriores, datan del 12 de abril de 1771, y fueron aprobadas por el Real y Supremo Consejo de Castilla. El volumen se encuentra en los archivos de la Junta y en él se hace referencia a que es copia de un ejemplar anterior que data del año 1500.

La Junta Local de Ganaderos de Caspe es la segunda institución privada más antigua de España, por detrás de Casa de Ganaderos de Zaragoza, y por delante de la Mesta Castellana, nacida 53 años después y ahora desaparecida.

Durante su dilatada trayectoria, la Junta Local de Ganaderos de Caspe ha permanecido fiel a sus orígenes y sigue siendo hoy en día la defensa de los ganaderos y de sus intereses la base de su existencia, manteniendo la misma estructura organizativa: hay tres componentes (presidente, vicepresidente y secretario) con poder ejecutivo mancomunado, hasta el punto de que son los únicos tres que tienen sendas llaves de un arcón archivador con tres cerraduras del año 1865 que solo podía abrirse en presencia de los tres. Completan la Junta, que se somete a elecciones cada dos años para cambiar una parte, dos vocales.

La celebración del 800 aniversario ha tenido que retrasarse debido a la pandemia, una circunstancia que ha complicado aún más la situación del sector debido al cierre temporal de los establecimientos hosteleros, uno de los principales canales de venta para estos ganaderos.

- Ir a Heraldo del Campo

Etiquetas
Comentarios