Despliega el menú
Aragón

coronavirus en aragón

Las familias apuestan por la presencialidad y vuelven a exigir medidas de conciliación

Los directores de los centros avisan de que el refuerzo de profesorado se queda corto y urgen más personal de limpieza.

Vuelta al cole en septiembre.
Unos niños acuden al colegio en una imagen de archivo.
Aránzazu Navarro

La comunidad educativa respaldó este jueves la apuesta por la presencialidad en las aulas con la que el Gobierno de Aragón está organizando el inicio del curso escolar, pero las familias exigieron de nuevo medidas de conciliación para hacer frente al más que previsible cierre de aulas y colegios por culpa de la pandemia.

Mientras tanto, los directivos urgieron al Departamento de Educación un mayor esfuerzo en las contrataciones de profesores y personal de limpieza, una reivindicación en la que coincidieron con los sindicatos. Estos últimos lamentaron la improvisación del equipo liderado por el consejero Felipe Faci.

La Federación de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos de Aragón (Fapar) insistió en su apuesta por la presencialidad como garante de la igualdad de oportunidades, pero en condiciones de seguridad. En un comunicado, urgió a Educación a trasladar a las familias la información específica de cada centro, a aclarar dudas "de inmediato por personal cualificado" y a acelerar la dotación de ordenadores a los alumnos que desde 3º de ESO se tendrán que quedar en casa en días alternos.

Cuidar a los hijos

Tampoco se olvidó de reclamar otras medidas de conciliación más allá de las aulas de madrugadores, de modo que las familias puedan cuidar a sus hijos cuando no puedan acudir a los centros por razones de salud.

Desde la Federación Cristiana de Asociaciones de Madres y Padres de Aragón (Fecaparagón) también consideraron imprescindible el regreso presencial al aula y contar con más opciones para la conciliación, en especial, cuando las familias tengan que estar en cuarentena por sus hijos. La presidenta, Concepción Ibáñez, destacó el trabajo llevado a cabo por el Departamento de Educación desde el primer momento y que ha tenido que ser «modificado» por la evolución epidemiológica.

Respecto a la propuesta de la ministra de Educación y Formación Profesional, Isabel Celaá, de que los padres firmen un documento de responsabilidad, consideró más apropiada la intención de Faci, que se centró en la firma de un documento en el que los padres quedan informados de todas las medidas organizativas e higiénico-sanitarias tras la entrega de la guía a las familias.

La presidenta de la Asociación de Directivos de Centros Educativos de Aragón (AdiAragón), Eva Bajén, demandó autonomía para que cada centro pueda organizar el escalonamiento en el inicio de curso y lamentó que el refuerzo de docentes, 350 contrataciones, no haya llegado en la proporción que demandaban. Igualmente, urgió a reforzar el personal de limpieza, de modo que se pueda organizar y formar a los trabajadores en los diez días que restan para el inicio del curso.

Críticas de los sindicatos

Los sindicatos salieron en tromba a criticar la "improvisación" y la falta de concreción y reclamaron más contrataciones para asegurar la presencialidad con garantías.

La central mayoritaria, CSIF, lamentó que el consejero apenas haya dado datos que no se conocieran ya por los medios de comunicación, aunque compartió la apuesta por la presencialidad. "Esperamos la orden para conocer el nivel de concreción de los protocolos tan necesarios para el inicio de curso", señaló.

Desde CGT se criticó la "absoluta improvisación" de Educación, con hasta cuatro cambios sobre la presencialidad en las aulas y la implantación en el último momento de la jornada continua. «Si querían acelerar el inicio del curso, ahora una parte importante de los trabajadores no tenemos claro que estén en sus puestos el primer día", dijo.

Las críticas también llegaron por parte de STEA, que tildó las medidas de "insuficientes" y advirtió de que no garantizan la seguridad para la comunidad educativa. Así, valoró que las 350 nuevas contrataciones de profesores no permitirá reducir las ratios a niveles adecuados.

UGT insistió en su apuesta por la presencialidad por lo que urgió igualmente a aumentar las contrataciones. Por su parte, desde CC. OO. también enfatizaron en este punto, "fundamental para el inicio del curso", y reclamaron que se especifique la situación del alumnado y personal vulnerable.

Etiquetas
Comentarios