Despliega el menú
Aragón

coronavirus

Estudiantes aragoneses en EE. UU.: "Se están poniendo peor las cosas pero en la universidad van a hacernos test a menudo"

Unos 30 estudiantes, principalmente deportistas con beca, estudian en campus estadounidenses este año, según AGM, a la espera de que se abran las fronteras antes de que empiece el curso a finales de agosto.

Marta Falceto, tenista zaragozana que estudia en EE. UU.
Marta Falceto, tenista zaragozana que estudia en EE. UU.
Heraldo.es

La zaragozana Marta Falceto tiene 19 años y se marchó el año pasado a comenzar sus estudios universitarios en Estados Unidos. Cuenta con una beca deportiva que le cubre la matrícula y alojamiento en la Mississippi State University. La mayoría de los aragoneses que estudian una carrera en universidades estadounidenses son deportistas que consiguen ser becados por los campus.

Al igual que los estudiantes del programa europeo Erasmus, muchos de ellos volvieron en marzo cuando se decretó el estado de alarma en España por la pandemia de covid-19. Ahora todavía no tienen una fecha de vuelta concreta, a la espera de que se abran las fronteras antes de que comience el nuevo curso a finales de agosto y están pendientes de las restricciones que pueda hacer el Gobierno estadounidense, tras el anuncio del presidente Donald Trump de que expulsará a los universitarios extranjeros que solo tengan clases 'online' este curso.

"El verano pasado decidí irme a EE. UU. porque quería seguir estudiando y compaginarlo con el tenis que es mi pasión", afirma Marta, un argumento que comparten la mayoría de sus compañeros deportistas. Califica la experiencia de "increíble", tanto en lo deportivo como en lo académico, hasta que se produjo la pandemia. "Fue todo bastante repentino. No notamos nada hasta que a principios de marzo nos fuimos a un torneo a jugar, 10 horas en bus, uno de los más largos que nos han tocado y al día siguiente se suspendió" por el coronavirus.

"Yo me planteé quedarme porque España era en marzo uno de los países que peor estaba pero mis padres me dijeron que me viniera porque tenían miedo de que luego no me dejaran salir del país", explica. Habían cancelado la temporada y las clases hasta final de curso las ha tenido por internet, pero no ha podido seguir entrenando. De momento, en su universidad han dicho que mantendrán la enseñanza presencial. "Tengo miedo de que si se pone peor la cosa con el número de casos lo cambien y nos echen", confiesa, pero confía en que no sea así porque el campus se encuentran en una ciudad "pequeña" para EE. UU., Starkville, con unos 20.000 habitantes, donde no ha habido muchos casos.

"Tengo miedo de que si se pone peor la cosa con el número de casos cambien y nos echen"

Las clases empiezan el 17 de agosto y no sabe si tendrá que hacer dos semanas de cuarentena, pero no ha sacado todavía el billete de avión, a la espera de que se confirme la fecha en la que se autorizan los vuelos desde Europa. El visado  que tiene le dura los cuatro años de carrera. Ahora les han ofrecido un quinto año para jugar a tenis y compensar la temporada perdida este año.

Con todo, le pueden más las ganas de volver a jugar que el miedo a la pandemia. "Tengo ganas de volver y entrenar. Me da un poco de respeto porque se están poniendo peor las cosas allí pero en la universidad van a hacernos test a menudo, van a tener bastante cuidado", explica. Y le tranquiliza que no están cerca de ninguna ciudad grande aunque solo en el campus hay 22.000 estudiantes. El año pasado vivía en una residencia dentro de la universidad y este año "me voy a un apartamento pero a cinco minutos andando del campus".

Dos semanas de cuarentena en el campus

Beatriz Espelosín (tercera por la derecha) con sus compañeras del equipo de golf en EE. UU
Beatriz Espelosín (tercera por la derecha), con sus compañeras del equipo de golf en EE. UU. antes de la pandemia
Heraldo.es

Beatriz Espelosín comparte las ganas por volver a entrenar. Tiene este jueves reunión 'online' con su entrenador para conocer las últimas novedades en la Universidad Lenoir/Rhyne de Carolina del Norte a la que acude desde hace dos años. Cuenta con una beca completa para estudiar Dirección de Empresas y jugar en el equipo de golf. "Es una experiencia muy buena", afirma la joven zaragozana de 20 años, pese a haber regresado este año a mitad de curso por la pandemia. "Volví el 15 de marzo, en cuanto nos dijeron que íbamos a tener las clases 'online'. Nos dijeron que los internacionales no pasaba nada porque volviéramos", recuerda. 

En su campus ya les han advertido de que "los internacionales tenemos que hacer dos semanas de cuarentena". En la misma universidad les dejan habitaciones para pasarla. "Hay que ir con mascarilla en el campus, nos han dicho que han puesto muchos sitios para lavarse las manos y van a intentar dar muchas clases 'híbridas', presenciales y 'online'", explica sobre las primeras indicaciones que le van llegando. No cree que haya problema de aforo en las clases porque la universidad es pequeña con clases como mucho de 30 alumnos. Y como muchos campus estadounidenses se encuentra en un pueblo pequeño, Hickory. También les han planteado alargar un año más la práctica deportiva por la que han perdido este año.

"Estoy muy a gusto allí y tengo ganas de volver, pero a la espera de saber qué pasará", confiesa. En su caso, ha sacado un vuelo para el 3 de agosto. Reconoce que "está todo en el aire", pero confía en que no le afecten las últimas restricciones "porque vamos a tener clases presenciales". Espera que haya alguna excepción para los estudiantes con visado y que puedan volver antes de que empiecen las clases el 24 de agosto.

"Las universidades americanas no pueden dejar de recibir a los estudiantes extranjeros. Hay un millón de estudiantes internacionales"

Quienes organizan estas estancias en Estados Unidos afirman que el país necesita a los estudiantes de otros países. "Las universidades americanas no pueden dejar de recibir a los estudiantes extranjeros. Hay un millón de estudiantes internacionales que pagan y en algunas son un 30%. Al final se acabará solucionando", afirma Álvaro Corrales, cofundador de AGM Educación, sobre las restricciones que ha empezado a lanzar Trump. AGM se dedica a la promoción de estudiantes-deportistas en universidades de EE. UU., a los que ayuda a obtener becas deportivas y académicas.

5.000 estudiantes se tendrán que ir de Harvard

Hasta el momento, los centros han optado mayoritariamente por seguir las clases de forma presencial o combinándola con la enseñanza por internet, por lo que no espera que las nuevas restricciones afecten a muchos alumnos. Sin embargo, algunas universidades emblemáticas como Harvard y Princeton que anunciaron que el curso se desarrollará solo por internet han recibido con sorpresa las nuevas medidas. La primera ha presentado una denuncia en los tribunales junto al Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) contra la Administración Trump. 

De aplicarse la decisión del Gobierno se expulsaría a 5.000 estudiantes extranjeros de Harvard, según ha recogido la CNN. Desde la prestigiosa universidad se ha criticado que la decisión se ha tomado sin previo aviso para "presionar" a los centros y que dieran clases presenciales "sin tener en cuenta la preocupación sobre la salud y seguridad de los estudiantes, profesores y demás personal". 

La firma AGM Educación espera que la medida no tenga gran impacto. "De 2.000 universidades hay unas 1.000 que ya se han decidido y solo hay un 7% donde los estudios serán "online", calcula Corrales. El 65% ya tenían decidido que sus clases serían presenciales y otro porcentaje amplio quiere que sea un "híbrido", explica. El año pasado la consultora asesoró a 268 universitarios españoles en campus estadounidenses, unos 18 aragoneses, según la firma, que les acompaña en todos los trámites del proceso. Hay una treintena de aragoneses que empezaron años anteriores. La beca media en España fue de 27.611 euros por año, principalmente para deportistas que destacaban en fútbol, tenis o baloncesto.

Reconoce que "miedo hay" a la pandemia, pero los campus ya están tomando medidas de prevención. Muchos de ellos se plantean un curso más corto  "sin dejar salir a nadie de la universidad y que cuando se vayan en noviembre con la familia para celebrar Acción de Gracias (sobre el 24 de noviembre) ya no vuelvan hasta enero para empezar el siguiente semestre". 

Queda pendiente que la embajada de EE. UU. vuelva a tramitar visados para quienes van por primera vez al país a estudiar. "Los estudiantes son considerados esenciales y en el momento en que abran las embajadas serán los primeros a los que se les va a atender", afirma. Por ello, "creemos que puede estar abierto en días".

La actualidad del coronavirus, minuto a minuto.

Toda la información sobre la enfermedad, en HERALDO.

Apúntate a nuestro boletín y recibe en tu correo las últimas noticias, claves y datos sobre el coronavirus.

Etiquetas
Comentarios