Despliega el menú
Aragón

crisis del coronavirus

Aragón recuerda con un sencillo y emotivo homenaje a las víctimas de la pandemia

El acto se ha celebrado de forma simultánea en los 731 municipios de la Comunidad, con una lectura y la plantación de una carrasca, que en Zaragoza han realizado el hijo y la nieta del primer fallecido por covid.

Aragón ha recordado este sábado de forma simultánea en los 731 municipios a las víctimas de la pandemia de la covid-19, que según fuentes oficiales ascienden a 914. Y lo han hecho con emotivos homenajes que han tenido como denominador común la plantación de una carrasca y la lectura de un texto y un testimonio. 

Más de tres meses después de la primera muerte registrada en la Comunidad por coronavirus, el 6 de marzo, un hombre de 87 años vecino de Sierra de Luna, se ha celebrado este emotivo homenaje, con el lema 'A los que nos faltan', para honrar la memoria de los hombres y mujeres que han perdido la vida durante esta emergencia sanitaria. La mayoría, en torno al 83%, usuarios de residencias de ancianos. Precisamente, Carlos e Irene, el hijo y la nieta de este primer fallecido se han encargado en representación de todos los familiares de plantar en Zaragoza la carrasca, que aparece en el escudo de Aragón, y que simboliza la fuerza, fortaleza y justicia. Y lo han hecho en la plaza de la Ciudadanía, en la rotonda situada junto a la Aljafería, donde se ha colocado también una placa cerámica de Muel en recuerdo de las víctimas. Con una leyenda que reza: “La ciudadanía unida en recuerdo de las víctimas de la pandemia COVID-19. Esta carrasca simboliza la memoria que arraiga y crece con nosotros y que debemos vivificar entre todos. Aragón, a los que nos faltan. Junio de 2020".

En Zaragoza, al igual que en la mayoría de municipios aragoneses, el acto ha empezado a las 12.00, bajo un intenso sol. Siete tambores y bombos de diferentes cofradías de la ciudada han roto el silencio, poniendo sonido con una pieza titulada 'Zaragoza' al dolor "desgarrador" que ha dejado tras de sí esta pandemia. El homenaje ha sido conducido por el periodista Lisardo de Felipe.

El acto se ha celebrado de forma simultánea en los 731 municipios de la Comunidad, con una lectura y la plantación de una carrasca, que en Zaragoza han realizado el hijo y la nieta del primer fallecido por covid.

El presidente de Aragón, Javier Lambán, ha hecho alusión a la carrasca, "un símbolo bien elegido", y ha explicado que el acto tenía como objetivo rendir la memoria de quienes han muerto como consecuencia de la covid y de quienes han fallecido durante esta pandemia por otras causas, pero no han podido ser despedidos por sus seres queridos como hubieran deseado. Ha indicado que "en lo fundamental, la crisis sanitaria está próxima a su fin, pero no ha pasado", en clara alusión a seguir manteniendo las medidas de distancia social. Aragón superará esta situación con tres compromisos: "Unidad, para trabajar todos juntos sin distinción de ideologías, sino mirando al frente; responsabilidad individual, porque el virus no ha quedado atrás; y con nosotros mismos".

La actriz aragonesa Luisa Gavasa puso voz al mismo texto que ha aportado a todos los municipios el escritor Manuel Vilas, premio de las Letras Aragonesas. Visiblemente emocionada durante su intervención ha hablado de los "tres meses de angustia y dolor, donde la esperanza también se abría paso en medio del confinamiento y la pandemia": "Podemos salir mejor de lo que entramos en esta pandemia. Podemos salir unidos,  podemos salir pensando que quienes han muerto lo han hecho por nosotros, pues los que se han ido nos regalan la maravilla de su ejemplo y el recuerdo de sus vidas".

El sencillo acto de homenaje a las más de 900 víctimas de la pandemia finalizó en la capital aragonesa con el discurso del alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, y la música, cuyo hilo conductor del relato serán los versos del himno de Aragón. Azcón ha señalado que "el destino ha querido que debamos afrontar esta terrible tragedia, de consecuencias devastadoras que va a condicionar el futuro". Además de la carrasca, ha anunciado que el Ayuntamiento está trabajando en un espacio dedicado al recuerdo de quienes han perdido su vida. "Hay que reconocer -ha añadido- que podíamos haber hecho más cosas de las que hicimos". El artista Ara Malikian puso el punto y final al homenaje con la música de su violín.

Al acto acudieron responsables institucionales, como consejeros del Gobierno de Aragón, miembros de la corporación, agentes sociales y representantes de distintos colectivos que han estado trabajando durante la pandemia de la covid.

Acto en Huesca

En Huesca, una carrasca recuerda a los fallecidos a las puertas del Hospital San Jorge. El acto ha tenido lugar a las 10.00, como muestra de agradecimiento y reconocimiento a todos los profesionales que han entregado su esfuerzo al servicio de toda la sociedad durante la pandemia y como recuerdo a todos los fallecidos. Durante el acto, el alcalde de Huesca, Luis Felipe, acompañado por el vicepresidente del Gobierno de Aragón, Arturo Aliaga, ha hecho entrega de la carrasca que se iba a plantar a las brigadas municipales, que han sido tan importantes desarrollando todas las labores de desinfección durante la pandemia.

Tras el proceso de plantación, se ha montado una baldosa cerámica de recuerdo y una de las participantes en el Consejo de la Ciudad de las Niñas y los Niños de Huesca, Salas Vallés, ha colocado también dos pajaritas de papel. Acto seguido, los periodistas Sergio Lacasa y Verónica de Castro han leído el texto escrito por Manuel Vilas, Premio de las Letras Aragonesas.

Luis Felipe ha destacado en su discurso que no ha sido casual que se hayan elegido las puertas del Hospital San Jorge para plantar este árbol: “Aquí muchas familias sufrieron el dolor de ver como se marchaban sus seres queridos sin ni siquiera poder despedirse y aquí hemos vivido también el valor de nuestros sanitarios”.

“Como alcalde de Huesca, me gustaría destacar también las lecciones aprendidas a lo largo de la pandemia. La lección de solidaridad de los ciudadanos, de todos los ciudadanos, nunca podremos olvidarla. Pese al aislamiento y las dificultades, todos hemos aportado lo que podíamos”, ha añadido. “No quiero olvidarme - ha continuado el alcalde - de las entidades sociales, que con su esfuerzo diario han permitido que las personas más desfavorecidas o los ancianos hayan sido atendidas en medio de las dificultades”.

También ha dicho que "además de recordar a los que nos faltan y acompañar a sus familias por el dolor sufrido", no hay que olvidar que el virus no ha desaparecido. "La responsabilidad individual y colectiva es la mejor vacuna para evitar nuevas situaciones como la vivida desde el mes de marzo. Entre todos hemos superado la situación colectiva más difícil de nuestras vidas, entre todos tenemos que conseguir que ni una sola familia más sufra la pérdida de un ser querido. Juntos y con responsabilidad, todo irá bien”, ha concluido Luis Felipe.

Homenaje en Teruel

La ciudad de Teruel ha rendido esta mañana un homenaje a las víctimas de la covid-19, a sus familiares y a todos los profesionales que han trabajado para hacer frente a una pandemia que en la capital turolense ha acabado con la vida de 105 personas.

El acto ha tenido lugar en el parque de la Glorieta, donde tres niños, miembros del Consejo Municipal de Infancia y Adolescencia, han sido los encargados de plantar una carrasca en recuerdo a los fallecidos. Junto al árbol se ha instalado un monolito con una placa y un texto de Manuel Vilas, premio de las Artes Aragonesas, en memoria de las víctimas. Además, desde esta mañana, la escultura del Torico que preside la plaza del mismo nombre luce pañuelo rojo con crespón negro.

Los acordes del violín del maestro Alberto Navas han dado paso a las intervenciones. La alcaldesa de Teruel, Emma Buj, ha dicho que el de hoy era un acto obligado, pues “debemos saber llorar y recordar a nuestros muertos”. La consejera de Presidencia del Gobierno de Aragón, Mayte Pérez, ha destacado que la carrasca es el símbolo de la fortaleza y las raíces que caracterizan a los aragoneses y ha tenido palabras de reconocimiento hacia la labor de los profesionales sanitarios y de otros sectores laborales que han resultado imprescindibles para la vida de las personas durante el confinamiento.

La directora del hospital Obispo Polanco, Ana Garzarán, ha recordado los difíciles momentos vividos durante la pandemia por los sanitarios y el dolor que han soportado aquellos que han perdido a un ser querido sin poder despedirse apenas de él. “La labor de los sanitarios ha sido fundamental para evitar más tragedias, pero ha sido el esfuerzo de los ciudadanos lo que ha hecho posible el control de la pandemia”, ha dicho.

El inspector jefe de la Policía Local de Teruel, Pedro González, ha advertido de que, tras el estado de alarma, “llega la fase de la responsabilidad”, ya que todos debemos poner de nuestra parte para evitar nuevos contagios.

Especialmente emotivas han sido las palabras de Fina Nadal, cuyo padre, según ha relatado, murió víctima del coronavirus agotado tras varios días de lucha contra la enfermedad en la uci. “Esta pandemia no debe caer en el olvido. Hay que reforzar el sistema sanitario y la ciencia. Quien nos gobierna tiene la responsabilidad de que esto funcione”, ha dicho en nombre de todos los familiares que han perdido alguno de sus seres queridos.

En representación de los comercios y otros servicios esenciales en Teruel ha hablado el presidente provincial de la Asociación de Panaderos, Jorge Sanz, quien se ha mostrado orgulloso de su trabajo y de que “el calor del horno y el saber hacer de los panaderos” haya llegado a la población en unos días tan difíciles como los que se vivieron al principio de la pandemia.

La corporación municipal de Teruel al completo ha asistido al acto, que también ha contado con la presencia del subdelegado del Gobierno, José Ramón Morro, el delegado territorial del Gobierno aragonés, Benito Ros, así como representantes de todos los partidos políticos.

Etiquetas
Comentarios